Alianza de los mayores proveedores mundiales de ciberseguridad

Alianza de los mayores proveedores mundiales de ciberseguridad

“Gobiernos y empresas deben impulsar la digitalización y ciberseguridad tanto a nivel nacional como internacional”, manifestó Roland Busch, Chief Technology Officer y miembro de la comisión directiva de Siemens AG, recordando que “la seguridad cibernética se ha convertido en uno de los mayores retos a nivel mundial hoy en día”. Ahí están y en constante aumento, los ataques cibernéticos en todo el mundo, cuyos resultados causan escalofríos, “nada menos que pérdidas de hasta tres billones de dólares anuales, lo que equivale al PIB conjunto de países como Francia y Alemania”.

En el reciente Foro Económico Mundial de Davos, Busch insistió en que empresas y organismos deben protegerse y adaptarse a la era digital, ya que la inteligencia artificial, el análisis de grandes volúmenes de datos, el blockchain y la Nube están mejorando el mundo en innumerables sentidos. Pero también – subrayó -, llevan consigo la introducción de nuevas vulnerabilidades, como la reciente revelación del fallo de seguridad en el procesador Spectre y Meltdown que afectó la privacidad de los datos de miles de millones de dispositivos, afectando a infraestructuras críticas como bancos, ministerios e incluso hospitales.

La advertencia es clara: fallar en la protección de sistemas que conectan y controlan nuestras casas, hospitales, fábricas, infraestructuras y redes energéticas conlleva consecuencias devastadoras. El mundo digital precisa nuevos protocolos para combatir los ciberataques y complementar las medidas de seguridad tradicionales. Ahora bien, fomentar la confianza en la ciberseguridad exige una amplia y sólida alianza en la que formen parte empresas y gobiernos, pero ninguna entidad puede hacerlo sola y las decisiones deben tomarse ahora. En este ámbito, empresas y los gobiernos deben asumir la responsabilidad conjuntamente. Es preciso estructurar un enfoque coordinado para gestionar acciones relevantes. Acciones de todos los participantes (público y privado) serán necesarias para proteger mejor a la gente en el ciberespacio y garantizar un Internet fiable, esencial para la confianza y la digitalización de la empresa.

Resulta interesante ver lo que hemos avanzado desde que los últimos grandes ciberataques. Un ejemplo. Ha pasado un año desde el famoso ataque de ransomware WannaCry, pionero de los ciberataques de quinta generación, que impactó en 150 países. Aunque todavía no estamos seguros del coste de los daños, se estima que podría haber superado los 4.000 millones de dólares. ¿Y qué hemos aprendido durante todo este año? Aparentemente, no mucho. Según una investigación de Check Point, sólo el 3 % de las empresas declaran estar preparadas para defenderse contra estos ciberataques de quinta generación.

Nuevos protocolos para combatir los ciberataques

Un mundo cada vez más globalizado y digital exige una fuerte colaboración multilateral entre administraciones y empresas, pero la responsabilidad debe tomarse en los niveles más altos del gobierno y las entidades corporativas. Una responsabilidad que debe extenderse a lo largo de toda la cadena de valor digital para garantizar la ciberseguridad más completa. Esto demanda la formación de las nuevas generaciones en el campo de la ciberseguridad. Empresas y políticos deben profundizar su comprensión de lo que precisan para la innovación continua y la adaptación de tecnologías, regulaciones y estandarización. Los flujos de datos tampoco se detienen en las fronteras nacionales, de modo que las reglas internacionales ayudarían a todos.

Una iniciativa que hacía falta

El sector tecnológico tiene una responsabilidad específica para hacer que la experiencia digital de la gente sea segura. Plenamente consciente de este panorama, Telefónica ha reunido a más de 30 compañías líderes en tecnología y de seguridad para fundar Cybersecurity Tech Accord, que fue presentada el pasado 17 de abril durante la RSA Conference en San Francisco. Este acuerdo marca un hito entre el grupo más grande de compañías hasta la fecha que haya acordado defender a todos los clientes en todo el mundo de los ataques maliciosos.

Estas compañías incluyen a Microsoft, BT, Facebook, SAP, HP, ABB, Oracle, CISCO, Nokia o Simantec, entre otras, juntas representan los operadores claves de tecnologías que empoderan la infraestructura de comunicaciones e información de Internet del mundo y se han comprometido a colaborar en cuatro áreas:

1.-  Una defensa más global y más sólida. Compromiso de proteger a todos los usuarios y clientes de forma global, sean ciudadanos, gobiernos, empresas sin importar el país o los motivos del ataque, criminal o geopolítico, contra los ciberataques sin tener en cuenta la motivación de los ataques online. Para ello se reafirma en sus planes para desarrollar productos y servicios que den prioridad a la seguridad, privacidad, integridad y responsabilidad, aminorando el riesgo de ataques y vulnerabilidad de sistemas.

2.-  Oponerse a cualquier ciberataque a ciudadanos y empresas inocentes desde cualquier lugar. Las empresas no ayudarán a lanzar ciberataques y protegerán contra la interferencia o explotación de sus productos y servicios a través de cada fase de desarrollo, diseño y distribución tecnológica.

3.-   Apoyo y Consolidación de Capacidad. Las empresas intensificarán sus actuaciones para empoderar a  desarrolladores, usuarios y empresas que utilizan su tecnología, ayudándoles a mejorar su capacidad de protección. Esto podría incluir un trabajo conjunto sobre nuevas prácticas de seguridad y nuevas características que las compañías pueden desplegar en sus productos y servicios individuales.

4.-  Acción Colectiva.  Las empresas consolidarán sus relaciones existentes y juntos establecerán nuevas asociaciones formales e informales con la industria, la sociedad civil e investigadores de seguridad para mejorar la colaboración técnica, coordinando  revelaciones de vulnerabilidad, compartiendo amenazas y minimizando su potencial a la hora de introducir códigos maliciosos en el ciberespacio.

Cybersecurity Tech Accord, es el acuerdo entre el grupo más grande de compañías hasta la fecha, para defender a todos los clientes en todo el mundo de los ataques maliciosos.

Este Tech Accord está abierto a la consideración  de nuevos firmantes del sector privado, grandes o pequeños, prescindiendo del sector, pero que sean fiables, que posean unos estándares elevados de ciberseguridad y que cumplan sin reservas los principios del Accord.

Valorar mejor estos acuerdos exige no olvidar que las victimas de ciberataques son empresas y organizaciones de todos los tamaños, con pérdidas económicas que se estima alcanzarán 8 billones de dólares para el año 2022. Recientes ciberataques han provocado los cierres de pequeños negocios, los hospitales  han tenido que retrasar  las intervenciones quirúrgicas  y los gobiernos han frenado servicios, entre otros trastornos y riesgos de seguridad. Sin olvidar sus efectos sobre elecciones democráticas.

Las compañías que firmaron  el acuerdo piensan celebrar su primera reunión durante la próxima RSA Conference 2018 (Asia, Pacífico y Japón, del 25 al 27 de julio próximo) y se enfocarán en la consolidación/fomento de capacidad y acción colectiva. Futuras acciones podrían incluir directrices desarrolladas conjuntamente o características  ampliamente desplazadas, a la vez que compartir información y asociarse para combatir amenazas específicas para hacer que el mundo online sea un lugar más seguro para la gente y las empresas en todas partes – y respetar la promesa y beneficios que la sociedad tecnológica ofrece.

Esta nueva iniciativa complementa los esfuerzos continuados de Telefónica para hacer que la experiencia digital de nuestros clientes sea segura. En efecto, la compañía ha estado apoyando activamente la cooperación internacional entre el sector privado y los gobiernos en esa área y está comprometido a desarrollar y entregar soluciones para ayudar la seguridad online a todo el mundo.  Su ejemplo más reciente es el acuerdo firmado por Telefónica hace poco con Etisalat, Singtel y SoftBank para crear la primera Global Telco Security Alliance con el fin de ofrecer una cartera completa de servicios de ciber-seguridad a las empresas. Con este paso se acaban de unir Etisalat, Singtel, SoftBank y Telefónica en una alianza poderosa en favor de la ciberseguridad, con presencia en más de 60 países en Asia-Pacífico, Europa, Oriente Medio y las Américas, con cerca de 1.200 millones de clientes en total, 22 centros de operaciones en seguridad (SOC) y más de 6.000 expertos en la materia. A través de sus recursos y capacidades combinadas, el grupo puede proteger a las empresas contra los crecientes riesgos de la ciberseguridad mientras el entorno de la seguridad de la información se pone cada vez más complejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.