AMETIC analiza las claves de las empresas colaborativas impulsadas por las plataformas tecnológicas

Nuevos paradigmas de colaboración

A lo largo de esta última década la estrategia de colaboración se está convirtiendo en factor clave de éxito en el mundo empresarial. De lo que no cabe duda es que estamos en el umbral de una nueva época. Las empresas colaboran cada vez más con sus clientes, competidores y proveedores con el fin de obtener beneficios que no podrían lograr por sí solas, compartiendo riesgos e inversiones, canales de distribución, procesos de innovación, aprovechando el potencial de los modelos de negocio impulsados por las plataformas tecnológicas, con el fin de poder crecer exponencialmente en tamaño y escala, lo que exige conexión entre usuarios y productos/servicios más rápida y eficiente, además optimización de activos y de la cadena de valor, reducción significativa de los costes de transacción, etc…

No puede extrañar entonces que el Grupo de Reflexión de AMETIC, la patronal de la industria digital, considere esta tendencia como un factor clave de éxito empresarial. Un reciente informe, señala el caso de compañías como Amazon, YouTube, Uber, Airbnb o Rakutan, que han sabido aprovechar el potencial de los modelos de negocio impulsados por las plataformas tecnológicas para crecer exponencialmente en tamaño y escala.  Empresas que han sido capaces de generar ecosistema de relaciones novedoso, transformando progresivamente el entorno competitivo, y modificando las fronteras entre sectores.

Pedro Mier Albert Presidente AMETIC
Pedro Mier Albert Presidente AMETIC

A estos efectos, AMETIC, a través de su presidente, Pedro Mier, invitó a un grupo de profesionales del ámbito académico y empresarial, de gran prestigio, para crear un grupo de reflexión que debatiera sobre el impacto de la digitalización en el sector industrial en España.  El objetivo de este grupo –  compuesto de momento por 11 personas – es elaborar reflexiones sobre temas relacionados con la reindustrialización y sus profundas conexiones con el resto de los asuntos de la economía, así como sensibilizar a la opinión pública y dar recomendaciones a Gobiernos, Administraciones, Empresas, Instituciones, medios de comunicación, etc..

En este ámbito, una de las ventajas competitivas con mayor impacto de esta nueva tendencia es su capacidad para atraer y optimizar la inversión, gracias a la compartición entre los diferentes agentes y al impacto en el número creciente de usuarios. Y es que las compañías colaborativas precisan una visión compartida, liderazgo en todos los niveles de la organización, continuidad y esfuerzo, y un ecosistema basado en un entorno de confianza con objetivos similares para los participantes.

Pero la iniciativa de AMETIC no es de hoy, ya que hace tiempo se viene preocupando de su desarrollo. Ahí está su informe: Nuevos paradigmas de colaboración. De la “Innovación abierta” a la “Innovación en plataforma”, en el que señala: “A medida que los límites entre los sectores de la industria se difuminan, las compañías más tradicionales se enfrentarán a compañías y sectores que nunca habían percibido como competidores. Para las compañías incumbentes, defender su posición está siendo una misión crítica, pero también lo está siendo capturar las oportunidades en sus sectores conexos antes que otros agentes o competidores. Para decirlo de otra manera: dentro de una década, las empresas definirán sus modelos de negocio no por su forma de jugar contra los pares tradicionales de su industria, sino por lo efectivos que sean en la competencia dentro de los «ecosistemas» que están emergiendo rápidamente, que comprenden una variedad de negocios y de sectores dimensionalmente diferentes”.

Ahora bien , conviene no olvidar que la primera cuestión estratégica es saber cuál va a ser la posición competitiva respecto a las plataformas. Es decir, es necesario conocer si quieren ser socios de referencia, competidores, suministradores, etc. En segundo lugar, es preciso identificar los activos relacionados con los datos, con el fin de poder gestionar una estrategia para gestionarlos y exportarlos.

Hay que tener en cuenta que, principalmente orientadas a la optimización de sus procesos internos, con organizaciones todavía muy jerárquicas y culturas donde impera más el control que la responsabilidad distribuida, la transformación cultural que requiere este nuevo entorno competitivo necesita una visión compartida, liderazgo en todos los niveles de la organización, continuidad y esfuerzo y, lo más importante, un ecosistema de innovación basado un entorno de confianza con objetivos similares para todos los participantes.

No obstante, participar en un ecosistema no es fácil. Las compañías más tradicionales están  en este nuevo entorno es invertir en un modelo de gobernanza para atraer a socios y poder compartir de una manera más activa la inversión que se necesita para adaptarse.

Este modelo de gobierno debe contar con tres elementos clave: objetivos a corto, medio y largo plazo; un modelo de trabajo conjunto y productivo, así como un sistema de protección de la prioridad intelectual.

Además, para tratar de tener éxito en la gestión del ecosistema son necesarios nuevos principios como la evolución y adaptación constante; mayor liderazgo y gestión; simplicidad, transparencia y confianza.

Todo ello sin olvidar el contar con proyectos tractores capaces de aglutinar oferta y demanda en torno a una visión compartida y de largo plazo. De lo que no cabe duda es  que en este contexto, AMETIC tiene la oportunidad cierta de convertirse en la plataforma que impulse un ecosistema innovador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.