Ante una IA que crece la empresa no debería ignorar su impacto

Dr Joseph Reger,
CTO, Fujitsu EMEIA

381

Las discusiones en torno a la Inteligencia Artificial (IA) proliferan en todo el mundo y continuarán aumentando durante el próximo año, ya que el mundo empresarial  comienza a valorar su favorable impacto sobre una amplia gama de sectores. No puede extrañar entonces que en el mercado surjan cada día nuevos estudios sobre un tema que – todo hay que decirlo – provoca cierta reticencia a causa de la eliminación de múltiples puestos de trabajo. La expansión de la IA y sus aplicaciones ya no es un secreto. En Inglaterra por ejemplo, la policía de Durham ha empezado a utilizar un sistema que clasifica a los sospechosos en rangos que van desde bajo, medio, hasta alto riesgo. Lo  que ayuda a los oficiales a revisar sus sentencias. Mientras que la Inteligencia Artificial, la automatización y el machine learning rompen barreras en todas las industrias, los negocios tendrán que aceptar  estas tecnologías y entender que resultan una fuente de múltiples beneficios.

Si es cierto que la IA cambiará los modelos de cómo operan los negocios, los líderes empresariales deberían tomarlo con optimismo. Un estudio dirigido por PwC encontró que la IA podría ayudar al GDP global a ganar 15.7 billones de dólares, un crecimiento del 14% desde 2016 hasta el 2030. El detallado análisis concluyó que el impacto de la IA es tan vasto que la productividad se incrementará drásticamente hasta el año 2030. La verdad  es que podría parecer mucho tiempo, pero en el mundo de los negocios la preparación es la clave de todo.

A  medida que la IA se convierte en parte integral en los procesos de trabajo, los beneficios se verán más claros. Al automatizar tareas se libera capital humano  que puede enfocarse en aspectos más interesantes de su trabajo. Tomemos por ejemplo la innovadora firma de Abogados Berwin Leighton Paisner., de Gran Bretaña, que desarrolló un negocio novedoso y diferente basado en un sistema de IA para trabajar en ciertos conflictos relacionados con la propiedad intelectual.  El sistema extrae  datos y verifica detalles básicos necesarios que sirven para las notificaciones legales de la propiedad correspondiente. El ahorro de costo es claro, pero la diferencia en tiempo es sustancial – un asunto que podría tardar semanas ahora se resuelve en minutos. Y esto, utilizando una simple automatización de IA. Mientras los negocios de cualquier tipo invierten en IA, los sectores  evolucionarán rápidamente, haciendo imposible mantenerse al día de todos los desarrollos que van surgiendo. Hará falta especialización. Por ello, los líderes deberían enfocarse en sus negocios y analizar de que forma  la inteligencia artificial podría beneficiarlos en su organización.

¿Que puede hacer la Inteligencia Artificial hoy en día? 

Las aplicaciones de IA son bastante amplias y su tecnología esta desarrollándose positivamente, posiblemente más rápido que las predicciones realizadas por el mundo de los negocios. Desde la clasificación de la información, hasta las máquinas automatizadas en el proceso de manufactura.

Nuestro reciente motor IA de Fujitsu, Zinrai ha sido utilizado por compañías de Ingeniería Geológica japonesa como Kawasaki, para detectar y prevenir hundimientos subterráneos antes de que ocurran. Esta tecnología usa mecanismos de aprendizaje para analizar y procesar el volumen de imágenes de radar captadas con un equipo subterráneo de sonda. Empresas y gobierno podrían beneficiarse de esta mayor eficiencia operativa y cavar en puntos efectivos antes de que se manifiesten hundimientos. Otro ejemplo es la herramienta conversacional que puede ser usada para analizar el sentimiento de las llamadas de los clientes, facilitando que el anfitrión se adapte a cada conversación con un cliente. Claramente, la Inteligencia Artificial se está desarrollando a un ritmo significativo. Sin embargo, formamos parte de un escenario relativamente temprano de AI y las compañías deben reconocer que el verdadero potencial no se alcanzará sin el desarrollo de tecnologías realmente innovadoras. Por ejemplo, mejoras en “imagification” (proceso de convertir datos de negocio en imágenes) serán vitales para que las máquinas procesen problemas. Resulta una prioridad la aceleración a través de sistemas computarizados potentes para apoyar la transición del aprendizaje automático.

Dr. Joseph Reger Fujitsu, CTO, Fujitsu EMEIA
Dr. Joseph Reger Fujitsu, CTO, Fujitsu EMEIA

Por qué las empresas deberían estar invirtiendo en IA

El futuro avanza rápidamente y las empresas no pueden permitirse ignorar la inteligencia artificial. La tecnología continuará irrumpiendo en los negocios y la IA impactará en mayor o menor medida en el mundo empresarial.  Lo crucial es determinar hasta qué punto está preparado para ello. Resulta entonces de vital importancia que las compañías maduren digitalmente y de inmediato, ya que sólo con sus datos digitalizados pueden beneficiarse de la Inteligencia Artificial.

En otras palabras, la implementación de procesos empresariales más inteligentes y compatibles con IA es un facilitador para el negocio y permitirá a los trabajadores enfocarse en asuntos mucho más importantes. El personal altamente calificado es la columna vertebral de cualquier compañía y esas personas no deberían evitar invertir su tiempo en tareas repetitivas, ya que los sistemas de IA pueden completar (o casi completar) estas tareas más eficientemente y de forma precisa. Se trata de identificar dónde las personas pueden generar más valor, ya sea apoyando en áreas determinadas o bien participando en los sistemas de aprendizaje automático.

Los beneficios económicos son evidentes. IA puede no sólo ofrecer enormes ahorros de eficiencia, sino que también facilita el desbloqueo de capacidades de gestión empresarial nunca vistas, mejorando la calidad de trabajo y la satisfacción laboral. Si quieren prosperar, los negocios necesitan preparar su organización para la inteligencia artificial, mejorando su fuerza de trabajo, proveyendo la inversión monetaria y trabajando con expertos en tecnología. Esta última será de vital importancia a medida que se vuelva más compleja. Entender cómo, dónde y por qué aplicar soluciones de IA será un imperativo en cada negocio, y exigirá especialistas en el área y en el negocio.

En conclusión, las empresas tendrán que adaptarse y afrontar las ideas que las preparen para el futuro. Pero necesitamos un debate social acerca de las consecuencias del despliegue de la IA a gran escala, se deben acordar reglas y un marco, como sociedad, para la aplicación de las mismas. Hay que reeducar a la fuerza de trabajo y desarrollar un plan para asegurar que la productividad pueda ser transformada en un valor más alto, no sólo para el negocio sino también para toda la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here