Aumenta la creación de infraestructuras para el coche eléctrico

IONITY, “joint venture” formada por los principales fabricantes de coches de alemanes (BMW, Daimler AG, Ford Motor y Volkswagen, con sus marcas Audi y Porsche)

“En 2015, aproximadamente uno de cada 150 coches vendidos en Estados Unidos disponía de un conector eléctrico y una batería. Pero la adopción del vehículo eléctrico se avecina y llegará mucho más pronto de lo que la mayoría de la gente cree. Esto se debe a que son como los aparatos electrónicos, se caracterizan por la velocidad de sus cambios tecnológicos” escribía Christopher Mims, analista de automoción de “The Wall Street Journal” en agosto de 2016.

Tras efectuar algunas previsiones sobre las posibilidades de crecimiento a corto y medio plazo de este subsector en todo el mundo, Mims advertía del grave problema generado por los motores eléctricos: la autonomía. “Las baterías actuales” subrayaba – “son insuficientes para trayectos largos, entendiendo por esto que no duran más allá de los 300 km. Son muchos los proyectos que giran alrededor de mejorar esta característica como las baterías de Samsung SDI de 700 km o las de carga rápida de Toshiba. De todos modos son grandes proyectos, pero sigue haciendo falta puntos de recarga”.

Esto es algo que tiene muy claro el sector que hace ya un tiempo comenzó a buscar soluciones. Por una parte, lograr baterías más ligeras, más pequeñas y con mayor autonomía, objetivo en el que empresas como Tesla trabaja hace algunos años. Por otra, la necesidad de multiplicar los centros de recarga. En este sentido, Tesla es la primera gran empresa de automoción que ha desplegado su propia red de recarga rápida a nivel mundial. Su expansión es vertiginosa y en España ha pasado de solo 8 estaciones en 2016 a 22 a principios de 2017, esperando cerrar este año con un total de 24 estaciones que tendrá en marcha en nuestro país a finales de 2017. Una red que se extenderá por casi todo el territorio, realizando una conexión por las principales vías del país, y que se completará con una amplia cobertura de los cargadores en destino, que ya superan el centenar de puntos. Sin olvidar que los  automóviles de Tesla superan los 400 kilómetros de autonomía y sus denominados “supercargadores” permiten recargar 100 kilómetros de autonomía por cada hora de conexión.

IONITY, “joint venture” formada por los principales fabricantes de coches de alemanes (BMW, Daimler AG, Ford Motor y Volkswagen, con sus marcas Audi y Porsche)

La unión hace la fuerza

Recientemente Europa Press anunciaba que IONITY, “joint venture”con sede en Münich y  formada por  los principales fabricantes de coches de alemanes (BMW, Daimler AG, Ford Motor y Volkswagen, con sus marcas Audi y Porsche), ha dado a conocer un ambicioso desafío: la creación de una red de 400 centros de carga para coches eléctricos hasta 2020. En 2018 abrirán 100 estaciones de carga aunque se espera que en 2020  la cifra alcance los 400 emplazamientos.

Cada red de carga tendrá una potencia de hasta 350 kW y permitirá enchufar diferentes tipos de vehículos de las marcas mencionadas de forma simultánea. Esta red utilizará el estándar europeo de sistema de carga combinada – CCS  que utiliza un método de carga rápida con un conector AC/DC; con lo que podrá ofrecer hasta 350 kW, por lo que será más rápida que otros sistemas ya disponibles y – según sus creadores -, permitirá reducir de forma apreciable los tiempos de espera con respecto a los sistemas que se emplean hoy día.

Michael Hajesch y Dr. Marcus Groll. de Ionity, “joint venture” formada por los principales fabricantes de coches de alemanes (BMW, Daimler AG, Ford Motor y Volkswagen, con sus marcas Audi y Porsche)
Michael Hajesch izda. y Dr. Marcus Groll. dcha.

“La primera red paneuropea de HPC (en referencia a Carga de Alta Potencia, por sus siglas en inglés) cumple un rol esencial en la creación de un mercado para los coches eléctricos”, recuerda Michael Hajesch, CEO de IONITY.

Como fondo y para lograr una rápida expansión de la movilidad sostenible es imprescindible disponer de una red de recarga en carretera, o «corredores eléctricos».  De la que ya existen  algunas en Europa, Estados Unidos y China. De modo que, buscando crear la infraestructura necesaria, IONITY espera que antes de que acabe este año contará con un total de 20 estaciones, ubicadas en Alemania, Austria y Noruega, equidistantes entre ellas 120 kilómetros, lo que en lenguaje del sector se llama un “corredor”, centros de carga rápida vinculados entre sí. Ideal para un viaje largo y similar al que ya se ha implementado entre Milán y Roma. A lo largo del próximo  2018 IONITY espera contar con 100 estaciones. El objetivo es que esta cifra aumente con los años hasta unos cuantos “miles” de puntos.

Pese a que se desconoce el monto de la inversión (aunque se calcula en varios miles de millones de euros), el proyecto ya está en marcha y la agrupación ha informado que negocia con diversos proveedores. Gigantes como Siemens también podrán beneficiarse de este proyecto ha comentado la agencia Reuters.

Según un informe del pasado mes de junio elaborado por la Agencia Internacional de Energía (IEA), el año pasado se vendieron en el mundo más de 750.000 coches eléctricos, un avance sustancial comparados con los 547.220 vendidos en 2015. Pese a que ya hay más de 2 millones de coches eléctricos rodando por las carreteras, la cifra apenas representa el 0,2% del total de coches en todo el mundo. Poco volumen. En Estados Unidos por ejemplo, el 30% de los usuarios de automóviles considera la posibilidad de adquirir un coche eléctrico, pero la realidad es que sólo el 3% se decide por la compra.

España se retrasa

En lo que a España respecta, como principales barreras a la implantación de vehículos eléctricos se citan el coste inicial, la autonomía en algunos casos y la dificultad en la instalación de infraestructura de recarga privada.

Antonio Castellanos de Toro, responsable del Plan de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA
Antonio Castellanos de Toro, responsable del Plan
de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA

Antonio Castellanos de Toro, responsable del Proyecto de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA, estima que para plantearse el despegue del mercado del vehículo eléctrico, también hay que tener muy en cuenta el desconocimiento existente en la ciudadanía sobre qué es, los beneficios y qué papel va a jugar el coche eléctrico en la sociedad. Dado el mínimo conocimiento existente sobre este tema en el mercado, Castellanos piensa que iniciativas como el “Proyecto de Movilidad Eléctrica de Empleados” de ENDESA, en el que las grandes empresas por su compromiso de promover un estilo de vida más sostenible entre sus empleados, les facilitan vías para adquirir o acceder a estos vehículos, “constituyen un elemento significativo como ayuda a su difusión y conocimiento en un contexto que por el momento es poco propicio.  Sin embargo, episodios de restricciones a la circulación por alta contaminación como las que estamos viviendo estos días en Madrid, hace que los ciudadanos valoren esta alternativa a su necesidades de movilidad. Pero aunque el vehículo eléctrico continuará su rumbo, no podemos olvidar que incluso a nivel de concesionarios y marcas, todavía hace falta mucho conocimiento para vender bien los coches eléctricos”.

ENDESA plan de movilidad eléctrica para empleados

Mientras tanto en España se trabaja en el proyecto CIRVE (Corredores Ibéricos de Infraestructura de Recarga Rápida de Vehículos Eléctricos), que cuenta con el apoyo de diferentes ministerios y cuyo objetivo es una red de 25 nuevos puntos de recarga rápida, a la vez que se adaptan otros 15 puntos actualmente en funcionamiento, con el fin de crear una corredor Ibérico para poder  realizar viajes con vehículos eléctricos a lo largo de los corredores Atlántico y Mediterráneo.  Este proyecto, que cuenta con el apoyo de Portugal, en España está liderado por un consorcio de empresas: Asociación ADIVE, Centro para la Excelencia e Innovación de Portugal (CEIIA), EDP, Endesa, GIC, Ibil (puntos de recarga rápida), Iberdrola, y Renault.

Aunque esta iniciativa está dotada de un presupuesto de 3,5 M€ y financiado al 50% con una subvención de la Comisión Europea, esperándose que los corredores de recarga deberían estar listos para el año 2021. La verdad es que comparativamente hablando, salta a la vista que se trata de una iniciativa que resulta escasamente ambiciosa, ya que en otros países de la Unión Europea están actuando con más decisión creando redes de recarga de hasta 400 puntos, con cargadores rápidos de mucha potencia 350 kW.

Datos para un informe

 

Situación del vehículo eléctrico en España

Objetivo. España debería contar con 300.000 coches eléctricos en 2020, entre 1,6 y 2 millones en 2025 y 6 millones en 2030.
Realidad: Queda mucho camino por recorrer: actualmente circulan en España menos de 10.000 vehículos eléctricos (hay 22 millones de coches)

Situación actual: Las ventas de coches eléctricos en España son muy bajas, actualmente suponen el 0,2% de las ventas totales, lejos de países como Noruega (23%), Holanda (10%). Objetivo: No debería venderse ningún vehículo con motor de combustión interna a partir de 2040

Recarga eléctrica

Objetivo: Postes de recarga eléctrica en la vía pública, imprescindibles en España, donde más del 70% de los vehículos aparca en la calle. Situación actual: Actualmente hay solo 1.700 y muchos no funcionan – estamos lejos de Holanda (18.000), Noruega (7.000) o Alemania (5.500). Objetivo para España: 4.000 postes en vía pública en 2020 y 45.000 en 2025

Electrolineras

Puntos de recarga en centros de trabajo, centros comerciales, estaciones de servicio, garajes públicos, autopistas. Hoy prácticamente inexistentes en España (Endesa es una de las pocas excepciones), el objetivo es que haya 11.000 en 2020 y unas 45.000 en 2025

Inversión necesaria en postes de recarga y electrolineras: 100 millones al año hasta 2030

Fuente: Deloitte. Endesa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.