Aumentan las amenazas a la seguridad de los dispositivos móviles

Las empresas están teniendo grandes dificultades para adaptar su seguridad a la proliferación del BYOD o uso de dispositivos personales en el trabajo

Desde que Internet irrumpió en el mercado, comenzaron a abrirse puertas a nuevas y más eficientes formas de trabajo, sobre todo en el sector terciario. Expectativas que no tardaron mucho en concretarse, ya que las facilidades eran evidentes: se podía ser competitivos utilizando puestos de trabajo flexible sujetos a menos niveles administrativos y/o burocráticos. Se fue imponiendo la libertad y motivación para la toma de decisiones rápidas, lo mismo que los tiempos de producción abreviados que aceleraban la competitividad y el desarrollo de productos, que a la postre se convirtieron en las grandes motivaciones que impulsan hoy en día al trabajador digital. 

En este ámbito entonces, los dispositivos móviles – portátiles, smartphones y tablets – se fueron multiplicando y convirtiendo en un elemento esencial del trabajo empresarial, pero a todos los niveles laborales. Pero también comenzaron a multiplicarse los riesgos vinculados a la popular tecnología inalámbrica, ya que el acceso a datos privados de los usuarios (personales y empresariales) se ha convertido en uno de los objetivos más tentadores para la ciberdelincuencia.  Sobre todo en los ámbitos digitalizados.

“Las empresas están teniendo grandes dificultades para adaptar su seguridad a la proliferación del BYOD o uso de dispositivos personales en el trabajo. Las compañías deben asegurarse de que los empleados puedan acceder de forma segura a los datos desde cualquier dispositivo, incluidos los dispositivos móviles no gestionados. El control, ubicación y acceso a esos datos son capacidades fundamentales para evitar las fugas de información y la piratería informática”, fue una de las principales conclusiones de la conferencia de seguridad Black Hat celebrada en Las Vegas en julio de 2017.

Muchas compañías aún carecen de las herramientas básicas necesarias para proteger sus datos en los entornos de BYOD

Sobre estos y otros puntos ha hecho especial hincapié Bitglass, la compañía de soluciones de agente de acceso seguro a la nube (CASB) de nueva generación, en su recientemente presentado Informe de Seguridad del BYOD en 2018. La investigación se basa en una encuesta a cerca de 400 expertos en tecnologías de la información (TI), que han valorado el estado del BYOD (uso de dispositivos personales en el trabajo) y la seguridad de los dispositivos móviles en sus empresas.

Según el estudio, el 85 % de las empresas permiten el uso de dispositivos personales en el trabajo. Sorprendentemente, muchas compañías aceptan incluso que los contratistas, socios, clientes y proveedores accedan a los datos corporativos desde sus dispositivos personales.

No cabe duda que trabajar con un equipo que se conoce con el que se opera sin problemas, resulta positivo para el trabajador como para la empresa. La facilidad de uso permite un ámbito con condiciones de trabajo flexibles. Pero además, los empleados quieren cada vez más poder trabajar desde casa o desde otro lugar con un equipo portátil.

Y aunque parezca un contrasentido, BYOD también está ganando popularidad entre los empleadores, quienes lo ven como un ahorro de costes, aunque ahí está siempre latente la preocupación por los riesgos de seguridad. Cuando los datos empresariales están accesibles o incluso guardados en dispositivos privados, las organizaciones pueden perder el control sobre estos datos hasta cierto punto.

Rich Campagna, director de marketing de Bitglass
Rich Campagna, director de marketing de Bitglass

En medio de este frenesí del BYOD, más de la mitad de los encuestados consideran que – pese a las advertencias y medidas – el número de amenazas a los dispositivos móviles ha aumentado en los últimos doce meses.

“Aunque la mayoría de las empresas creen que los dispositivos móviles son más que nunca el blanco de los ataques, los resultados de nuestro estudio indican que muchas compañías aún carecen de las herramientas básicas necesarias para proteger sus datos en los entornos de BYOD”, ha comentado Rich Campagna, director de marketing de Bitglass. “Es positivo que las empresas quieran aprovechar los numerosos beneficios que ofrece el BYOD, pero deben contar con una seguridad integral en tiempo real si desean hacerlo de forma segura y exitosa”.

A tener en cuenta
 

Los principales resultados de este interesante estudio, que nos enfrenta a una preocupante situación no siempre controlable, son:

  • Las empresas que adoptan el BYOD, poniéndolo a disposición de los empleados (76 %), contratistas (27 %), socios (25 %), clientes (22 %) y proveedores (19 %).
  • El 51 % de los encuestados cree que la cantidad de amenazas dirigidas a los dispositivos móviles se ha incrementado durante el último año. Sin embargo, solo el 30 % de las compañías considera que cuentan con unas defensas adecuadas contra el malware en los dispositivos personales y móviles.
  • El 30 % de las empresas señala las preocupaciones respecto a la seguridad como el principal factor que frena su adopción del BYOD; en concreto, les preocupan las fugas de datos (61 %), el acceso no autorizado a los datos (53 %) y la incapacidad de controlar las cargas y descargas de archivos (53 %).
  • Una de cada cinco empresas carece de visibilidad respecto a las aplicaciones móviles nativas más básicas (como el correo electrónico) en los dispositivos personales.
  • Solo el 56 % de las empresas pueden emplear una funcionalidad tan importante como el borrado remoto para eliminar datos confidenciales de los dispositivos de punto final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.