Barcelona, la cuarta ciudad más innovadora del mundo

2109

A la hora de buscar referentes mundiales en lo que a despegue de smartcities respecta, Barcelona se sitúa en un nada sorprendente cuarto puesto entre las ciudades más innovadoras del mundo, según un estudio realizado la organización británica Nesta. Lo demuestra su vanguardista trayectoria desarrollando y luchando constantemente para poner a punto una serie de proyectos con el fin de continuar transformando a la capital de Cataluña en una ciudad inteligente.

Hace justo un año, un estudio de la firma británica Juniper Research –el más reciente por el momento– le otorgó el primer puesto a Barcelona  entre las ciudades más inteligentes. El segundo puesto a Nueva York, el tercero a Londres, el cuarto a Niza y el quinto a la ciudad asiática de Singapur. Tras liderar el ranking de ciudades inteligentes en España en 2012, posicionada como la cuarta de Europa en 2013 y nombrada iCapital  en 2014 (capital europea de la innovación por «introducir la utilización de las nuevas tecnologías para acercar la ciudad a los ciudadanos»).

Las interrogantes lógicamente abundan. ¿Cuáles son los factores socioeconómicos que han permitido que Barcelona se sitúe en este puesto? ¿Qué tienen en común las ciudades más innovadoras? ¿Por qué hay espacios que se convierten en foco de atención de emprendedores, inversores o talentos? ¿Hasta qué punto influye la cercanía de centros tecnológicos o de organismos tipo clusters? Pero sobre todo,  ¿Existe conciencia global del papel que el ciudadano este debe jugar en este contexto? ¿Qué responsabilidad le cabe en este tipo de decisiones?  

Barcelona-SANTS-CONV

Es importante comprender cuáles son las limitaciones, advierte  la organización benéfica Nesta. Esta Fundación Nacional para la Ciencia, la Tecnología y las Artes de carácter independiente, trabaja para incrementar la capacidad de innovación del Reino Unido y actúa a través de una combinación de programas prácticos de inversión, políticos y de investigación, además de crear asociaciones para promover la innovación a través de una amplia gama de sectores, publicando regularmente trabajos de investigación centrados en cómo la innovación puede impulsar el crecimiento económico.

Ahí está, entre otros, su informe ‘Repensar las ciudades inteligentes’. En él reprocha a sus promotores que impidan a los ciudadanos participar en el diseño y despliegue de las nuevas tecnologías. Como el caso de instalación de sensores en la infraestructura en toda la ciudad o el uso de datos para predecir los patrones de tráfico pueden hacer una ciudad más eficiente y sostenible.


Pero al final – recuerda – los proyectos podrían costar más de lo que se ahorra, sobre todo cuando no se tiene en cuenta el mantenimiento, algo que suelen olvidar los líderes políticos que buscan posicionar a sus ciudades en el ranking smartcities para así ganar prestigio.


Existen múltiples motivos por los cuales una ciudad resulta elegida por los analistas de las tecnologías de vanguardia como base, pero en el caso de Barcelona “es un modelo interesante de éxito del que otros pueden aprender”, han coincidido diversos expertos en mercados digitales. Las razones está a la vista, la Ciudad Condal dispone casi de todo tipo de servicios propios de una ciudad inteligente: transporte, urbanismo, investigación, sostenibilidad, etc. Pero lo  más importante es que, a diversos niveles, la participación ciudadana está colaborando estrechamente con una Barcelona que ofrece cada vez más servicios interconectados e inteligentes. En este ámbito lógicamente, el turismo no podía dejar de aportar su punto de vista. Ahí está el reciente comunicado del hotel más tecnológico y futurista de la ciudad condal, Barceló Sants, indicando cuáles son – a su juicio – los cuatro motivos principales  que convierten a Barcelona en la ciudad del futuro:

Innovación. 

Barcelona es una smartcity que capta a ciudadanos de distintas partes del mundo que vienen con la intención de desarrollar aquí sus ideas y proyectos. Medidas como la iluminación LED en las calles, semáforos con wifi o la linea de metro sin conductor más larga de Europa, la situan en vanguardia. No es de extrañar que compañías de éxito mundial como eDreams, Wallapop o Softonic comenzaran su andadura en la ciudad condal.

Conciencia de la necesidad de eventos importantes. 

Barcelona es sede del Mobile World Congress, una feria que contó en su reciente edición con más de 2.100 empresas de diferentes sectores, como telefonía, Internet, automoción o finanzas, y de las cuales 174 fueron españolas .Una cita mundial obligada que se desarrolla en esta ciudad innovadora y en la que hubo una asistencia  récord de más de 100.000 congresistas, superaron ampliamente las previsiones de concurrencia iniciales.

Conexión con el ciudadano de a pie.

La utilización de la tecnología para conectar con el ciudadano ha sido desde un principio uno de los mayores esfuerzos hechos por la Administración, a cuyos efectos ha impulsado el plan Gobierno Abierto: un portal y una app que permiten seguir, entre otros, los plenos y evaluar las intervenciones de los concejales o las previsiones de cierre trimestral. La mejor manera de hacer partícipes a los ciudadanos de cuestiones importantes.

Laboratorio Urbano. 

“The Barcelona Open Challenge” es un programa de apoyo a emprendedores del Ayuntamiento de Barcelona para que presenten sus proyectos en base a seis retos para transformar el espacio público, los servicios de la ciudad y mejorar la calidad de vida. Las calles de Barcelona se utilizan como laboratorio para probar estas nuevas propuestas. Retos que van cambiando cada año con el objetivo de impulsar la actividad económica en la ciudad.

En cuanto al hotel Barceló Sants – autor del informe – se ha convertido en una estación orbital que ofrece todos los servicios necesarios para disfrutar de un imaginario viaje espacial. Situado sobre la estación del AVE, es el hotel mejor conectado de la ciudad. Un entorno de tranquilidad y confort que se adapta a las necesidades del cliente, que propone además,  a través de la plataforma By Hours, una serie de franjas horarias en las que se pueden reservar sus servicios de una manera fácil y cómoda vía internet, sin tener que ceñirse a un check-in/check-out rígido. Un hotel espacial, con la última tecnología y a la altura del momento en alza que Barcelona vive en el ámbito de las smartcities.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here