Cerrar la brecha entre la vida urbana y rural cobra cada vez más importancia en la Unión Europea

Cerrar la brecha entre la vida urbana y rural cobra cada vez más importancia en la Unión Europea

El estudio “Digitising Europe”, encargado por el Instituto Vodafone y realizado por Kantar, tras entrevistar a más de 15.000 personas de 15 países europeos (entre ellos España), arroja algunas conclusiones que dan que pensar. Por ejemplo, un 49% de los urbanitas encuestados afirma que la pandemia influyó o cambió su opinión sobre la vida en el campo. ¿Razones?, la crisis del COVID-19 y sus consecuencias fue el detonante que ha cambió la actitud de los españoles ante la vida en el campo.

Buena parte de la realización de este informe se basó en la celebración de entrevistas informales con departamentos estatales involucrados en este amplio tema. Departamentos pertenecientes a los Ministerios de Economía, Transporte y Comunicaciones de un  grupo de gobiernos europeos, buscando determinar y comprender qué beneficios de la conectividad rural debían ser considerados en el proceso de toma de decisiones para el despliegue de infraestructuras.

Cuando en España se pregunta sobre ventajas y desventajas de la vida en el campo, los dos aspectos más ventajosos para los urbanitas son: los beneficios que aporta el campo para lograr un estilo de vida saludable (73%) y la cercanía a la naturaleza (69%). Sólo el 38% considera que los alquileres más baratos son un beneficio de la vida en el campo. Sus ventajas predominan para el 41% de los habitantes de las zonas urbanas en España. Datos todos estos que también deben tener en cuenta quienes se planteen continuar o bien iniciar el trabajo en un régimen remoto a tiempo completo, ya que pueden transformarse en elementos fundamentales en este nuevo panorama.

Más datos. El 56% del total de urbanitas encuestados en todos los países podría plantearse mudarse al campo durante los próximos dos años (16% “definitivamente” y 40% “tal vez”). Por su parte, la mayoría de los residentes rurales están a gusto con el lugar donde viven (59%); y sólo el 35% podía plantearse mudarse a una ciudad en un futuro cercano.

Ahora bien, conviene recordar que, exceptuando una de cada siete entrevistas con partes interesadas del gobierno europeo, sus representantes no estaban al tanto de estudios que hubieran cuantificado los beneficios más amplio de la conectividad rural. La falta de disponibilidad de datos y metodología para realizar un análisis de costo-beneficios sólido, ha terminado convirtiéndose en una preocupación clave. Sin embargo algunos añaden que la cuantificación de los beneficios será fundamental para tomar decisiones de política y justificar los altos costos de inversión de una mayor cobertura.

Inger Paus, directora general del Instituto Vodafone
Inger Paus, directora general del Instituto Vodafone

Inger Paus, directora general del Instituto Vodafone, ha declarado: “A la luz de las experiencias de la pandemia, cerrar la brecha entre la vida urbana y rural parece que se ha vuelto aún más importante en la Unión Europea. Como puntualiza el nuevo estudio “Digitising Europe”, la conectividad es la condición más necesaria para trasladarse al campo, que todavía resulta insuficiente en muchos países. Con los objetivos de la Década Digital en mente y las inversiones a través de los Fondos de Recuperación y Resiliencia dirigidas hacia la transformación digital, la UE tiene ahora una oportunidad única para fomentar la cohesión y mejorar la calidad de vida de millones de ciudadanos europeos».

La forma en que la UE y los gobiernos pueden aprovechar el potencial de las comunidades rurales y reforzar la digitalización rural a lo largo de los objetivos de la Década Digital, se analiza también en un nuevo informe elaborado por Deloitte y encargado por el Grupo Vodafone «Mejora de la conectividad rural«.

El informe se plantea con mucha objetividad diversos puntos que vale la pena señalar.  Para empezar, lo vital que es la conectividad de alta velocidad. Los investigadores consideran que la conectividad mejorada es un habilitador importante para abordar la brecha digital dentro de los países y promover el atractivo de las áreas rurales mediante el aumento de los niveles de vida. Por ejemplo, algunas autoridades  gubernamentales consideran la conectividad como un derecho social que debe garantizar el acceso equitativo a Internet de alta velocidad en todo el país. Esta postura queda reflejada en las actitudes de los ciudadanos europeos, y los encuestados destacaron que una buena conexión a Internet es la condición más importante para considerar la posibilidad de mudarse al campo.

También se hace especial hincapié en la conexión de alta velocidad  como un cambio fundamental, por lo que todos los representantes consideraron las redes 5G y sus posibilidades, como facilitadores de un cambio radical en la innovación y el desarrollo de ecosistemas. La mayor parte de los consultados estuvo de acuerdo en la importancia de implementar la infraestructura de las comunidades rurales, incluso antes de que el uso de elementos innovadores se haga evidente, con el fin de evitar una ampliación de la brecha digital entre las zonas urbanas y reales.

La conectividad es la condición más necesaria para trasladarse al campo

Las asociaciones público-privadas que establecen un objetivo claro e involucran a las partes interesadas de la industria en el proceso de toma de decisiones, se mencionaron como un componente clave para segurar una implementación exitosa de la infraestructura. La reducción de la carga administrativa para simplificar y acelerar el proceso de solicitud de permisos para los operadores se ha destacado como otra política importante.  Además se ha sugerido que el uso compartido de infraestructuras para reducir costos pueden ser  efectivos y que el uso de la caja de herramientas de la UE como guía para el despliegue de la banda ancha rápido y el 5G constituyen un marco tremendamente útil.

Al mismo tiempo hay que destacar por sus repercusiones socio económicas, los beneficios de la conectividad rural. Las áreas interesadas de los gobiernos consideran la conectividad como un elemento facilitador para aumentar la actividad económica en las áreas rurales. Por ejemplo, las ganancias de productividad y las oportunidades de empleo se han declarado como el beneficio clave de la conectividad rural. Además, también se consideraron importantes beneficios más amplios como la salud, la educación, la movilidad y el medio ambiente.

A modo de conclusión

La UE prevé comunidades rurales prósperas  que puedan atraer y desarrollar empresas innovadoras y vanguardistas, utilizando todo el potencial del talento en esas zonas. Por ello, uno de los componentes clave de la visión a largo plazo de la Europa rural, pasa por una estrategia para crear puestos de trabajo y apoyar el espíritu empresarial y la innovación rurales. El apoyo de la pymes apoyadas en la digitalización será importante a la hora de abordar las disparidades entre las zonas rurales y urbanas, ya que desempeña un papel clave en las economías rurales.

En efecto, el apoyo a las Pymes en línea con la estrategia de la UE para aumentar su capacidad, utilizando la tecnología, accediendo al mercado y participando de las cadenas de valor será, por tanto, crucial para el desarrollo de las áreas rurales.

Pero a su vez, las mejoras en el número y la calidad de los empleos pueden ayudar a reducir a la migración de trabajadores altamente cualificados y educados desde las áreas rurales a las urbanas (fuga de cerebros), que son los más bajos en promedio que en las comunidades rurales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.