Commvault señala las tendencias en gestión de datos para 2019

Tendencias, según Commvault, en gestión de datos

El tratamiento y gestión de ingentes cantidades de datos generados en infinidad de fuentes, como las redes sociales y las tecnologías de las comunicaciones, resultan trascendentales en el contexto de la inteligencia corporativa, hecho que ha fomentado el auge de tecnologías y servicios de Big Data. Sin olvidar que los servicios de inteligencia y seguridad centran cada vez más su interés en el proceso de estos datos y en el desarrollo de unas tecnologías más y más vanguardistas, lo que posibilitan su transformación en conocimiento.  Por ello, no puede extrañar que no exista área ni sector que no se haya visto afectado por estas tendencias y sus implicaciones.

Todo esto está ocurriendo en un ámbito en el que durante los últimos años, las organizaciones han convertido en un hábito, el recopilar y retener la mayor cantidad de datos posible. La idea es simple: cuantos más datos se tenga, más valor se podrá obtener de ellos de cara al futuro. Este año sin embargo, las empresas se han dado cuenta de que esto es una postura superada. De hecho, la normativa está obligando a lo contrario.

Tendencias que marcarán el rumbo tecnológico

“2019 será un año que marque un antes y un después en la forma en que las empresas protegen y gestionan sus datos”. Esta es la conclusión de Vincenzo Costantino, director técnico de Commvault para el Sur de EMEA, que ha resumido algunas tendencias que veremos el próximo año en esta industria. Estas son sus impresiones:

a) Durante 2019 se producirán mayores inversiones empresariales cuyo objetivo será pasar de la actual cultura de datos disfuncional a un modelo en el que la gestión de los datos esté más automatizada y dirigida a los procesos. Esto incluirá la inclusión de tecnologías para ayudar a descubrir, perfilar, mapear y saber qué datos se mantienen, independientemente de dónde se almacenen: en las instalaciones del cliente, en la nube/SaaS o en dispositivos de usuario.

Gracias a estos conocimientos, las organizaciones pasarán de tener datos aislados e irrelevantes que aumentan artificialmente, a un lugar donde la calidad de los datos es lo más importante. Este enfoque llevará a reducir costes, disminuir el perfil de riesgo respecto al cumplimiento, y a obtener un mejor posicionamiento para lograr sus objetivos comerciales.

b) A pesar de la prisa por migrar a la nube y el advenimiento del IoT, nuestra infraestructura de TI se encuentra aún muy centralizada, subraya Durante 2019, pronostica, empezaremos a ver un cambio con el aumento de Edge Computing, o computación perimetral, que permitirá que los datos producidos por IoT y dispositivos móviles en el ‘borde’ de la red corporativa, se procesen donde (o cerca de donde) se crean los datos. Esto impulsará innovaciones tales como los vehículos autónomos y ciudades inteligentes. Lo mismo que en el trabajo móvil.

Directores de TI buscan estar al día en los avances de la nube

Comprensiblemente, también se generarán nuevos desafíos en torno a la seguridad,  y la gestión de la velocidad y del tipo de datos que las organizaciones pueden capturar. Veremos emerger nuevos mediante la combinación de fuentes de datos públicas y privadas provenientes de Edge Computing que sin duda se incorporarán a más proyectos de inteligencia artificial y de datos en tiempo real.

c) Los fundamentos de cómo procesamos la información podrían estar a punto de cambiar con la computación cuántica empresarial. Estas ofertas de computación cuántica proporcionarán un nuevo poder de cálculo, que aún está en gran medida en manos del mundo académico. Sin embargo, hacia finales de 2019, podríamos comenzar a ver los primeros ejemplos comerciales reales de computación cuántica en áreas como el almacenamiento y la criptografía. Habrá que estar atentos.

d) Por último, Vincenzo Costantino afirma que “2019 no será el año de blockchain”. Cierto es que Blockchain se ha promocionado a lo largo de 2018 por tener el potencial de revolucionar y reemplazar la tecnología tradicional de gestión de datos, como señaló Gartner a principios de este año. Sin embargo, todavía existe una gran cantidad de confusión acerca de cómo se puede implementar Blockchain de forma práctica en casos de uso de la vida real. Pese a todo el ruido que ha provocado, 2019 no será el año de Blockchain, ya que las industrias continúan experimentando para encontrar ejemplos prácticos de casos de uso. Hasta que no haya una comprensión más amplia por parte de la industria sobre el potencial y la realidad de esta tecnología, incluida la forma en que se ajusta a la normativa de protección de datos como GDPR, es poco probable que Blockchain se convierta en la norma en 2019 para las empresas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.