Como la IA impulsa beneficios e innovación en la industria

Cómo la inteligencia artificial impulsa los beneficios y la investigación en la industria

¿Qué efecto tendría el incremento del rendimiento económico generado por la IA en la rentabilidad empresarial de diversos sectores?. Como nuevo factor de producción, la IA puede impulsar el crecimiento, como mínimo, de tres maneras importantes. Primero, crear una nueva mano de obra virtual, la automatización inteligente. Segundo, complementar y mejorar las habilidades y capacidad de la mano de obra y el capital físico existente. Tercero, como otras tecnologías previas, puede generar innovaciones en la economía. Con el tiempo, esto se convertirá en un catalizador para una transformación estructural amplia, ya que las economías que utilicen la IA no solo harán las cosas de manera diferente, sino que, además, harán cosas diferentes.

Mark Purdy, Managing Director Accenture Research
Mark Purdy, Managing Director Accenture Research

Las palabras de Mark Purdy, Managing Director Accenture Research en la presentación del estudio Cómo la inteligencia artificial impulsa los beneficios y la investigación en la industria”, dan una idea de de lo que ofrece este interesante estudio, empezando porque la IA puede revertir el ciclo de baja rentabilidad en diversos sectores: automatización inteligente, enriquecimiento de la mano de obra y el capital, y difusión de la innovación”.

Como introducción se reseña brevemente el crecimiento de la inversión en I+D, indicador clave de la capacidad innovadora de un sector que ha sido igualmente lento. Por ejemplo, las cifras de fabricación descendieron del 6,6 % en 2008 al -2,6 % en 2013 en Alemania, y del 7,4 % al -0,9 % en Italia. Pero, aunque las proyecciones puedan parecer pesimistas, la ayuda podría llegar de la mano de un nuevo factor de producción,   la Inteligencia Artificial, definida por Accenture como “una constelación de tecnologías que permite que las máquinas inteligentes mejoren las capacidades humanas detectando, comprendiendo, actuando y aprendiendo –y, por tanto, facilitando más capacidad a las personas”.

En efecto, impulsada por un aumento masivo  de datos, una potencia de computación cada vez mayor a costes decrecientes e innovaciones tecnológicas, la IA – que puede transformar oportunidades, no solo para el crecimiento económico, sino también para la rentabilidad del negocio -, se está confirmando como una realidad alcanzable. Accenture insiste en que “más allá de potenciar la productividad, la IA es un factor de producción totalmente nuevo que puede revertir la tendencia a la baja de los beneficios de tres maneras: optimizando los procesos con sistemas de automatización inteligentes, mejorando la mano de obra humana y el capital físico, e impulsando nuevas innovaciones”.

No obstante – subraya -, para aprovechar al máximo esta tremenda oportunidad, empresas de todos los sectores deberán integrar la Inteligencia Artificial en sus estrategias y desarrollar sistemas de IA responsables, en línea con los valores éticos y morales de la sociedad, y que además, faciliten una mejora de los resultados para todos. Las singulares características de la IA como híbrido de capital mano de obra (como la capacidad de mejorar a la mano de obra humana en escala y rapidez, autoaprendizaje y mejora continua a lo largo del tiempo) requerirán nuevos enfoques y modelos de inversión, innovación y desarrollo del capital humano.

En cuanto a sus perspectivas macroeconómicas y en la primera fase de esta investigación, Accenture Research, en colaboración con Frontier Economics, ha elaborado un modelo del impacto de la Inteligencia Artificial en 12 países desarrollados que, en conjunto, generan más del 50 % de la producción económica mundial.

La investigación revela que la IA podría doblar que las tasas de crecimiento económico anual en 2035, mediante la transformación de la naturaleza del trabajo y la creación de una nueva relación entre las personas y las máquinas, en la que las personas tengan el control y la tecnología se adapte cada vez más a sus deseos y necesidades.

Entre otros logros, se prevé que el impacto de las tecnologías de la IA en las empresas aumentará la productividad de la mano de obra hasta un 40 %, permitiendo que las personas utilicen su tiempo de manera más eficiente.

Impacto económico de la IA por países. Nuestro modelo muestra que la IA tiene potencial para doblar las tasas de crecimiento en los 12 países que analizamos. Tasas de crecimiento anual del valor bruto añadido en 2035 (aproximación ajustada del PIB)

Escenarios más favorecidos

En el sector de la fabricación, precursores como la Internet de las Cosas (IoT) crean condiciones favorables para la integración sin fisuras de sistemas inteligentes. Las tecnologías actuales de IoT permiten que dispositivos físicos, como las cadenas de montaje, se conecten y comuniquen con sistemas digitales. Asimismo, la IA puede tender puentes entre las formas de automatización y aprendizaje actuales con modelos más avanzados. La investigación muestra que la IA podría añadir 3,8 billones de dólares a este sector en 2035 –un aumento prácticamente del 45 % comparado con empresas convencionales.

El sector de los servicios financieros puede utilizar las tecnologías de la IA para relevar a los trabajadores del conocimiento de tareas rutinarias y repetitivas, como consultas genéricas de los clientes, revisiones de hipotecas e investigación de mercado. En general, este sector se beneficiará de 1,2 billones de dólares en VAB (Valor Añadido Bruto) adicional en 2035.

El informe insiste también en que, “Incluso sectores que utilizan intensivamente la mano de obra en los que el crecimiento de la productividad es notoriamente bajo experimentarán aumentos significativos de las tasas de crecimiento del VAB. La educación verá un aumento del 0,9 % al 1,6 % en 2035 y, los servicios sociales, del 1,6 % al 2,8 %, lo cual generará aumentos sustanciales en el rendimiento económico (109.000 millones de dólares y 216.000 millones de dólares en VAB, respectivamente)”.

Dado que la Inteligencia Artificial puede mejorar la productividad de la mano de obra permitiendo a los trabajadores delegar tareas con poco valor añadido en ella y ser más productivos en sus actividades principales, sus aplicaciones se están extendiendo a campos en los que el intelecto y el pensamiento crítico han dominado durante mucho tiempo. La investigación empresarial por ejemplo, señala una tarea que tradicionalmente consume mucho tiempo. El sistema semiautomatizado de business intelligence de Conatix, basado en avances recientes en el aprendizaje de las máquinas, que permite que las empresas descubran, reciban, estructuren y compartan datos previamente desestructurados e información procedente de fuera de sus organizaciones. Trabajando en estrecha colaboración con investigadores, el algoritmo de Conatix puede ajustar su curso basándose en feedback humano, y crear y actualizar información de alta calidad.

La IA puede, además, ayudar a que las empresas maximicen las tasas de utilización de sus activos. Las industrias pesadas, como energía y fabricación, requieren enormes inversiones iniciales, lo que las hace especialmente vulnerables a la pérdida de ingresos asociada al tiempo de inactividad de los activos.

Productividad de la mano de obra en un mundo de IA. La inteligencia artificial promete impulsar significativamente la productividad de la mano de obra en las economías desarrolladas. Diferencia porcentual entra la baseline en 2035 y la situación estable de la IA en 2035.

Potencial económico de la IA

La investigación conjunta de Accenture con Frontier Economics, muestra que la IA tiene un enorme potencial para evitar la espiral de declive de los beneficios y abrir paso a una nueva era de crecimiento para empresas de todos los sectores. Como medida de referencia, han utilizado el crecimiento del VAB, una aproximación ajustada del PIB, ya que el VAB es un indicador de producción que expresa el valor de los bienes y servicios producidos en un sector determinado. Podría entenderse como la contribución de diferentes sectores al crecimiento económico.

Así se ha elaborado un modelo del impacto económico potencial de la IA en 16 sectores que abarcan una gran diversidad, desde la fabricación, pasando por los servicios públicos, hasta la sanidad. Para evaluar este futuro impacto, se compara dos escenarios para cada sector. En primer lugar, el baseline o escenario de referencia muestra el crecimiento económico esperado en los sectores sobre la base de supuestos actuales. En segundo lugar, la situación estable de la IA muestra el crecimiento esperado con su integración en los procesos económicos. Dado que hace falta un tiempo para que el impacto de una nueva tecnología arraigue, se utiliza 2035 como año de comparación

La investigación muestra que los tres sectores que se beneficiarán más de la aplicación de la IA son información y comunicación, fabricación y servicios financieros, con aumentos en sus tasas de crecimiento anual del VAB del 3,4 % al 4,8 %, del 2,1 % al 4,4 % y del 2,4 % al 4,3 %, respectivamente, en 2035.

Ahora bien, ¿Qué efecto tendría el incremento del rendimiento económico generado por la IA en la rentabilidad empresarial de diversos sectores?. Accenture – tras plantear un aumento importante de los resultados – ha identificado tres canales a través de los cuales la IA puede revertir el ciclo de baja rentabilidad en diversos sectores: automatización inteligente, enriquecimiento de la mano de obra y el capital, y difusión de la innovación.

A través de estos canales, la IA ofrece unas oportunidades de rentabilidad sin precedentes. Un buen ejemplo de ello es que en sectores que utilizan intensivamente la mano de obra, como el comercio mayorista y minorista, las artes, los espectáculos y el ocio, y la sanidad, la IA mejora la mano de obra humana, permitiendo que, con el tiempo, las personas sean más productivas, y reorientando su enfoque hacia tareas importantes. En el sector del comercio mayorista y minorista, esto puede llevar a un aumento de los beneficios de prácticamente un 60 % de 17 a 27 dólares por cada 100 dólares de ingresos.

En sectores tradicionalmente intensivos en uso de capital, el impacto de la IA en la rentabilidad puede ser igualmente elevado. En fabricación, por ejemplo, las máquinas defectuosas y los equipos inactivos serán cosa del pasado, ya que los sistemas con IA generan tasas de retorno constantemente en alza debido a su capacidad de aprender, adaptarse y evolucionar con el tiempo. Aspectos como la fabricación rápida de prototipos o la asignación dinámica de recursos pueden reducir significativamente el tiempo para llegar al mercado y reducir costes en el proceso. ¿Resultado neto para el sector? Un aumento de la cuota de beneficio del 39 %.

El estudio se completa con un interesante apartado “Estrategias Multisectoriales para el éxito” insistiendo en que Independientemente del sector, las empresas tienen una gran oportunidad para aplicar ya la IA e inventar nuevas capacidades para experimentar un crecimiento, una rentabilidad y una sostenibilidad sin precedentes. Sin embargo, para alcanzar el pleno potencial de la IA, deben prepararse íntegramente para la consiguiente disrupción”. Apartado que completa con otro apartado “Modelo del impacto  de la IA en el VAB”, que examina el impacto de la IA en 16 sectores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.