¿Cómo puede su organización extraer más partido de la gestión de sus datos?

Por Miguel Reyes, Vicepresidente de Information Builders para EMEA Sur y Latinoamérica

Miguel Reyes, Vicepresidente de Information Builders para EMEA Sur y Latinoamérica

Los profesionales de nuestro sector (Business Intelligence y Analítica) están totalmente volcados en analizar cómo está cambiando nuestra industria debido al ingente volumen de datos que están emergiendo, procedentes de la nube, los dispositivos móviles, las redes sociales y otras fuentes emergentes de información. Craso error.

El fenómeno del Internet de las Cosas está acelerando este diluvio de datos, lo que está ayudándonos a comprender mejor cómo todo este maremagno puede generar nuevas oportunidades de negocio para las compañías, optimizando su eficiencia operacional gracias a un nuevo concepto de información. Segundo error.

No se me malinterprete. El Business Intelligence y la Analítica son importantes, están evolucionando, y los efectos de estos cambios son profundos. Pero no es solo nuestra industria la que está virando. Es el mercado en sí, y no solo debido a la analítica. Si ponemos el foco en un único modelo de empleo de los datos –el momento en que un ser humano usa una herramienta de visualización para manipular grandes cantidades de datos con objeto de encontrar una píldora específica de información-, corremos el riesgo de no disfrutar de los auténticos beneficios que el Big Data, el IoT y otras nuevas tecnologías pueden ofrecernos.

Debemos ampliar la perspectiva e incorporar nuevas vías que nos permitan sacar más provecho del Big Data y, por ende, mejorar la salud de nuestros negocios. Para ello considero fundamental incorporar a cualquier modelo de negocio los siguientes conceptos: armonización, visualización, industrialización y monetización. Estos elementos, combinados, capacitan a las organizaciones para focalizarse estratégicamente en la manera en que emplean los datos y obtener ventajas competitivas a cualquier nivel estructural.

Armonización   

A la gente le encanta hablar sobre la cantidad de datos que genera el IoT. Pero habitualmente se deja pasar el hecho de que la mayoría de sus datos no tienen contexto. Un dato relativo a la geolocalización es importante, pero ha de venir acompañado de otros datos. Al menos que alguien provea el contexto completo del proceso de negocio del que proviene, como los metadatos asociados y otros datos relevantes, nadie sabrá lo que significa.

Por ello hay que tener en cuenta dos aspectos. Primero, esa información puede ser utilizada para tomar múltiples decisiones incluso aunque no haya ningún tipo de análisis implicado. En segundo lugar, habitualmente el dato deja de ser importante en cuanto pierde su rabiosa actualidad. Contar con datos armonizados, en tiempo real, puede ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en torno a cuestiones relevantes para su día a día.

El proceso de armonización de la información a lo largo y ancho de múltiples sistemas,  gestionando estándares de formateo conflictivos, limpiando datos erróneos antes de que infecten los procesos de flujos de datos, normalizando jerarquías y obteniendo fotografías a 360º de sus clientes, proporcionará a las empresas ventaja competitivas significativas frente a aquellas compañías cuyos almacenes de datos se encuentran descontextualizados, fragmentados y escasamente cualificados.

Miguel Reyes, Vicepresidente de Information Builders para EMEA Sur y Latinoamérica

Visualización

En la industria del BI y la analítica, hoy día están tremendamente presentes tendencias como el Big Data y el IoT. Los usuarios de este tipo de herramientas pueden ensamblar sus propios datos desde múltiples fuentes, o desde diversos activos de datos residentes en lagos de datos. El usuario ha de tener cuidado porque estos procesos exigen mucha dedicación, reducen su capacidad de auditabilidad y pueden generar resultados inconsistentes respecto a otros procesos idénticos. También demandan habilidades profesionales en torno al manejo de los datos. Por ejemplo, aunque los fabricantes de software suelen desarrollar mecanismos para ayudar a los usuarios a evitar productos cartesianos, éstos se suelen frustrar cuando no comprenden por qué les están privando de hacer lo que ellos quieren hacer con esos datos.

Aunque los usuarios de este tipo de herramientas pueden extraer sus propios datos, los mejores análisis provienen irremediablemente de datos coherentes, precisos y fiables. Además, para el usuario de negocio y el analista resulta vital poder visualizar aquella parte de los datos que les permita extraer las conclusiones que desean.

También me gustaría enfatizar que, al contrario de lo que señala una firma analista de mucho renombre, no hay nada particularmente “moderno” en hacer analítica ad hoc sin un modelo de datos y sin la injerencia de TI. Algunos fabricantes del mercado llevamos haciendo esto desde hace décadas y lo seguiremos haciendo.

Industrialización

Las herramientas de visualización de datos son importantes, pero el poder de la información se multiplica en función del número de personas que tienen acceso a la misma. Tradicionalmente, la inmensa mayoría de las organizaciones solo consideraban a los analistas y a los usuarios técnicamente capacitados cuando se planteaban incorporar herramientas de BI y analítica. Pero todo el mundo toma decisiones. Cuando las compañías expanden la información a todos sus empleados –proporcionándosela de manera que la puedan consumir y con la que puedan interactuar intuitivamente-, consiguen que muchas más personas tomen mejores decisiones, en lugar de unos pocos privilegiados.

Miguel Reyes, Vicepresidente de Information Builders para EMEA Sur y Latinoamérica
Miguel Reyes,
Vicepresidente de Information Builders para EMEA Sur y Latinoamérica

Por supuesto, cada perfil de usuario requiere un tipo de herramienta diferente. La tecnología que emplea el analista de negocio no es apropiada para el usuario no técnico. Este tipo de usuario necesita apps informacionales altamente interactivas –de manera que pueda obtener respuestas a diferentes cuestiones- y focalizadas en una franja específica de su actividad. Estas aplicaciones intuitivas capacitan a los trabajadores cara al público y a otros usuarios similares para extraer respuestas rápidamente de datos relevantes.

Monetización

Si usted está de acuerdo en que para industrializar la información de manera exitosa se ha de apostar por aplicaciones informacionales de auto-servicio, focalizadas en el negocio y altamente interactivas que empleen datos de confianza, aplique esta filosofía también con sus clientes y socios. Piense en un banco minorista que ofrece a sus clientes la experiencia de operar con extractos digitales interactivos en lugar de con PDFs estáticos o con extractos en papel. O considere la operativa de una agencia digital que facilita a sus publicistas datos para medir el impacto de sus campañas.

El retorno de la inversión más palpable que ofrecen los proyectos de BI y analítica provienen de este tipo de aplicaciones. Cuando su compañía dota a sus clientes y socios de capacidad para entender la relación que sostiene con su empresa y responder a sus cuestiones, no lo dude: todo serán beneficios. Mayor satisfacción del cliente, reducción de bajas en las suscripciones, fortalecimiento de la relación con el cliente…

El círculo virtuoso

Cuando usted le muestre a alguien datos sobre sí mismo, asegúrese de que esos datos se encuentren completos, actualizados y cualificados, es decir, que se hallen armonizados para poder visualizarlos, industrializarlos y monetizarlos. El Big Data e Internet de las Cosas están alterando la forma en que hacemos negocios, y depende de nosotros que cambiemos o no la forma en que gestionamos los datos si lo que pretendemos es capitalizarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.