Competencias del director financiero en la era digital

Competencias del director financiero en la era digital

Desde que una empresa decide iniciar los procesos de transformación digital deberá concentrarse, obviamente, en cambiar su modelo de negocio. Esto significa, actualizar sus objetivos, modificar y/o reinventar la forma de gestionar todos sus departamentos, desde la alta dirección hasta la forma de trabajar y actuar del último operario. Ampliar funciones e impulsar nuevas competencias, ya que frente a esta nueva forma de hacer las cosas, la necesidad de renovación afecta a todas las áreas de la empresa: es que implica a todos, se aplica a todo y nada la puede detener.

En este ámbito estamos viendo cambios y/o variaciones sorprendentes en la forma de gestionar. Un claro ejemplo es la nueva figura del director financiero, cuyas funciones básicas hace tan solo una década pasaban por mantener los costos a raya y preocuparse de la contabilidad e impuestos. Hoy en día, inmersos en la economía digital vemos como cobra cada vez más peso en la gestión empresarial. Como indica un informe sectorial, “su labor trasciende la contabilidad y el contacto con los bancos, el reporting que se les exige cada vez es mayor y ha sido clave para muchas pymes, transformándose  en el encargado de lidiar con la complicada situación financiera que han tenido que vivir la mayoría de sociedades”.

En otras palabras, el director de finanzas o financiero o CFO (por sus siglas en inglés: chief financial officer) se ha transformado en una de las principales figuras de cualquier empresa. En pocas palabras, es el  ejecutivo a cargo de la gestión financiera de la organización, responsable de la planificación, ejecución e información financieras.

Pero para ello requiere de una amplia variedad de conocimientos y habilidades. Así, debe tener conocimientos de tipo jurídico, mercantil, contable y fiscal; tener habilidades de negociación; saber gestionar equipos; tener capacidad de liderazgo; conocer las tecnologías  de vanguardia y sus aplicaciones prácticas; poseer capacidades de comunicación… Son las exigencias de una economía que no admite dilaciones y exige respuestas casi inmediatas, para poder llevar a cabo sus numerosas funciones.

El director financieo en la era digital

Ahora bien, ¿Cómo debe afrontar estas características el CFO? ¿Cómo debe de ser un director financiero para ser S.M.A.R.T? Talentia Software, editor europeo de soluciones de software para la gestión del rendimiento Financiero (Contabilidad, Consolidación, Reporting y Presupuestos) y de Recursos Humanos (nómina RH, soluciones SIRH y Gestión del Talento), y figura destacada en el sector de los sistemas de Gestión del Rendimiento Corporativo, apunta cinco cualidades que debe poseer el actual máximo responsable financiero de la empresa. Este debe ser:

1.- Un director financiero competente, no un obseso del control

La supervisión del rendimiento financiero es un proceso estratégico clave, en cualquier organización o colectivo empresarial. El CFO debe ser consciente de ello y, por tanto, formar parte activa y competente, no sólo de la elección de los indicadores financieros y de mercado. También de las herramientas que le permitan llevar a cabo esa supervisión. Aunque ésta debe desarrollarse de manera racional y razonable, periódica y conforme a unos objetivos.

La obsesión por la supervisión del desempeño financiero puede derivar en resultados diametralmente opuestos a los perseguidos. Tratar de controlar el desempeño hasta el extremo no se traducirá en un control de los condicionantes del mercado o el comportamiento de la organización más allá del área de competencia del director financiero. Se trata de comprobar de manera regular que se está siguiendo el camino trazado previamente en el plan financiero, que las desviaciones son controlables y que no hay comportamientos extraños.

2.-  Debe trabajar con datos, no con suposiciones

No existe la «inspiración», en el mundo de los negocios. Pero sí cuadros directivos con la información adecuada precisamente cuando es necesaria. Esto es lo que les permite tomar las decisiones estratégicas más ventajosas en el momento justo. De esta forma es como se adquiere una ventaja competitiva en el mercado, no con pálpitos, ni corazonadas.

El CFO debe tener a mano datos fiables a la hora de tomar decisiones o decidir cambios de rumbo, en caso necesario. Para ello el software de back-office apropiado es esencial. El director financiero no solo podrá entonces decidir el curso de la acción respaldado por datos en tiempo real. También su plan financiero ganará en solidez y estabilidad.

3.-  Su liderazgo se vincula a la estrategia general

En cualquier situación crítica o comprometida, en los momentos clave de la vida de la empresa, todos los ojos van a dirigirse hacia el director financiero. Como en cualquier barco que se enfrenta a una tormenta, los marineros esperan la guía y el liderazgo del capitán. Y, para que ese liderazgo tenga sentido y los esfuerzos de todos merezcan la pena, el CFO debe tener clara la estrategia general, los objetivos a largo plazo.

El desempeño financiero tiene que tener un sentido y, por ello, debe estar alineado con los objetivos estratégicos. El director financiero, por encima de cualquier otro componente del equipo, debe tener presentes esos objetivos. De hecho, debe haber sido uno de los protagonistas, a la hora de definir la estrategia y establecerlos como meta.

4.-  Debe saber lo que ocurre en todo momento

Aunque tiene que ver con la función de la supervisión, de la que ya hemos hablado, el reporting añade un matiz esencial. Los informes relativos a las acciones llevadas a cabo y sus resultados debe ofrecer el director financiero una fotografía en un instante determinado, con información exhaustiva, en bruto y sin tratar – datos e indicadores –. Como acabamos de ver, dicha información no tiene ningún interés si no se analiza o se pone en perspectiva respecto a los objetivos que se han de alcanzar. A pesar de eso, el director financiero debe contar con una sólida aplicación de reporte, para poder recurrir a los informes en cualquier momento.

5.-  La mentalidad transformadora del CFO decantará la balanza

La transformación positiva que puede aportar la tecnología y la innovación al trabajo del director financiero debe ir en paralelo con su mentalidad. Un CFO capaz de tener un pensamiento disruptivo, vanguardista y, efectivamente, transformador de su actividad puede ser el elemento del que se contagie el resto del equipo para alcanzar cotas más altas de éxito y un desempeño realmente destacado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.