Comportamiento Energético de las Empresas Españolas 2017

Informe del Comportamiento Energético de las Empresas Españolas

Analizar la situación energética de nuestras empresas e identificar el potencial de ahorro que pueden alcanzar, es el objetivo del II Informe del Comportamiento Energético de las Empresas Españolas, elaborado a partir del análisis de los datos reales medidos durante los años 2014-2017 en 2.224 empresas repartidas por el territorio español, información fue recopilada a través de equipos de medición instalados en los clientes. Asimismo se analizaron 1.460 auditorías energéticas realizadas, bajo el Real Decreto 56/2016, en las instalaciones de los clientes.

Este estudio, cuya publicación coincidió con el “Día Mundial del Ahorro de la Energía 2017”,  al igual que en su primera edición presentada en 2016 basa sus resultados y conclusiones en el análisis de datos reales obtenidos de clientes de Endesa, analiza la situación energética de nuestras empresas e identifica el potencial de ahorro que pueden lograr.

Los datos provienen de empresas españolas agrupadas en cinco sectores: Industrial, Agrario, Terciario, Hostelería y Residencial, y Comercio. El 85% de las empresas analizadas pertenecen a los sectores de la hostelería, comercio, industrial y agrario. Las empresas analizadas están distribuidas por todo el territorio español, representando Cataluña el 35% de las empresas analizadas.

II Informe del Comportamiento Energético de las Empresas Españolas

El estudio además, da a conocer una serie de interesantes datos de evolución y variables sectoriales que conviene tener en cuenta, como por ejemplo que el sector industrial ha reducido su peso en un 26% desde 2005 hasta 2015 o que el sector que ha experimentado un mayor incremento fue el de servicios, que incrementó en un 45% su peso dentro del total durante el mismo período entre 2005 y 2015, seguido del residencial, que incrementó en un 19% su peso respecto al total. Todo esto sin olvidar que el crecimiento continuado de la demanda energética asociada al conjunto de sectores servicios y residencial ha alcanzado el 31% del total demandado (datos 2015), por delante del sector industrial (23,5%). Razón por la cual las políticas energéticas actuales se están focalizando en estos dos sectores como prioritarios.

Sin embargo y como fondo, resulta evidente que estos datos indican la necesidad de impulsar un cambio de comportamiento energético que permita un desarrollo sostenible y competitivo a las empresas. Por ello, el vector energético debe ser considerado en cualquier planteamiento estratégico y la eficiencia energética un parámetro de competitividad en cualquier sector económico, teniendo en cuenta que:.

■ La energía económica y limpia es la base de todas las actividades empresariales.

■ Las estrategias se basan en el ahorro de consumo de combustibles fósiles y la reducción de la dependencia de importación de recursos.

■ La mejora energética se observa como beneficio económico y aumento de la competitividad.

Los edificios (existentes y nuevos) foco principal de las nuevas políticas europeas.

Sobre este apartado, además de constituir un tema de enorme actualidad y trascendencia, durante la última década se ha desarrollado un marco normativo extenso sobre la eficiencia energética en edificios en la UE. En este ámbito entonces, la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios (EPBD), así como la Directiva sobre Eficiencia Energética (EED) promueven la incorporación de mejoras energéticas tanto en edificios existentes (rehabilitación energética) como en las nuevas construcciones.  A partir de 2020, las políticas intensifican sus políticas de ahorro energético induciendo modelos de consumo casi cero.

Conviene recordar que la eficiencia energética consiste en reducir el consumo de energía sin disminuir el confort ni la calidad de vida, asegurando el abastecimiento, protegiendo el medio ambiente y fomentando la sostenibilidad. Ahora bien, el proceso de convergencia con Europa en materia energética implica la progresiva adopción de una serie de medidas orientadas a la eficiencia, desarrollados a continuación:

Directiva 2012/27/UE: relativa a la eficiencia energética. Crea un marco común para fomentar la eficiencia energética dentro de la Unión Europea y establece acciones concretas. Su trasposición conlleva la elaboración de un Proyecto de Real Decreto en lo relativo a:

■ Auditorías Energéticas.

■ Sistemas de acreditación para proveedores de servicios energéticos y auditores energéticos.

■ Promoción de la eficiencia energética en los procesos de producción y en el uso del calor y del frío.

■ Contabilización del consumo de agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración.

Real Decreto 56/2016, del 12 de febrero: por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, del 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a Auditorías Energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos, y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

La identificación de consumos fantasmas y stand-by permite la eliminación de consumos energéticos innecesarios

El capítulo II desarrolla la Auditoría Energética:

Art. 2: grandes empresas con más de 250 empleados y cuyo volumen de negocio anual excede de 50 millones de euros o cuyo balance general anual es de más de

43 millones de euros (a excepción de las Pymes) tienen obligación de realizar una

Auditoría Energética cada 4 años.

Para justificar el cumplimiento, las empresas obligadas podrán:

– Realizar una Auditoría Energética que cumpla las directrices mínimas que se indican en el Real Decreto.

– Aplicar un sistema de gestión energética o ambiental, certificado por un organismo independiente de acuerdo a las normas europeas o internacionales correspondientes.

El capítulo V desarrolla la contabilización de consumos de calor, frío y agua caliente sanitaria en edificios:

Toda instalación térmica que dé servicio a más de un usuario deberá disponer de algún sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) entre los diferentes usuarios.

■ El sistema previsto, instalado en el tramo de acometida a cada unidad de consumo, permitirá regular y medir los consumos, así como interrumpir los servicios desde el exterior de los locales.

En los edificios existentes que cuenten con una instalación centralizada de calefacción/refrigeración o estén abastecidos por una red de calefacción urbana o por una instalación centralizada que dé servicio a varios edificios, se instalarán contadores de consumo individuales, que midan el consumo de calor o refrigeración o agua caliente de cada vivienda o cliente final.

Normativa ISO 50001: publicada en junio de 2011, es una normativa estándar internacional que tiene como objetivo minimizar el consumo energético e identificar oportunidades para tener una mejor utilización de la energía y su rendimiento.

La normativa ISO 50001 está basada en el modelo de sistema de gestión para una mejora continua que ya se utilizaba en otras normas como la ISO 9001 o la ISO 14001.

Esto hace que sea más fácil para las organizaciones integrar la gestión de la energía para mejorar la calidad y la gestión ambiental.

Marco de requisitos que las organizaciones deben cumplir:

■ Desarrollar una política para un uso más eficiente de la energía.

■ Fijar metas y objetivos en las políticas estratégicas.

■ Utilizar los datos para entender mejor y tomar decisiones sobre el uso de energía.

■ Medir los resultados de las mejoras energéticas.

■ Hacer el seguimiento de la evolución de la aplicación de las políticas estratégicas.

■ Mejorar continuamente la gestión energética.

Datos para un informe
 

La Directiva 2010/31/UE introdujo el concepto de edificios de consumo casi nulo (NZEB, Nearly Zero Energy Buildings) como aquellos que:

“Con un nivel de eficiencia energética muy alto (según el primer anexo de la directiva).

La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en su mayor parte, por energía procedente de fuentes renovables, producida in situ o en el entorno”.

Aunque la directiva todavía no ha sido transpuesta en la legislación española, establece un calendario de introducción de los edificios de consumo de energía casi nulo:

■ Fecha límite de 31 de diciembre de 2020: todos los edificios de nueva construcción deberán ser edificios de consumo de energía casi nula.

■ Fecha límite de 31 de diciembre de 2018: los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas deberán ser edificios de consumo de energía casi nula.

La Comisión Europea aprobó el 30 de noviembre de 2016 el Energy Winter Package, un paquete de medidas para mantener la competitividad de la Unión Europea a medida que la  transición de energía limpia está cambiando los mercados mundiales de energía.

La Comisión quiere que la UE lidere la transición de energía limpia, no solo adaptarse a ella. Por este motivo, la UE se ha comprometido a reducir las emisiones de CO2 como mínimo en un 40% hasta el año 2030, a través de la modernización de la economía de la

UE y la creación de lugares de trabajo y crecimiento para todos los ciudadanos europeos.

Energy Winter Package

Las propuestas incluidas en el Energy Winter Package tienen tres objetivos principales:

■ Poner la eficiencia energética en primer lugar.

■ Conseguir un liderazgo mundial en energías renovables.

■ Proporcionar un trato justo para los consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here