De la oficina tradicional a los espacios de trabajo saludables

Espacios de trabajo eficientes, seguros y saludables

Según el Departamento de Comercio estadounidense, 1990 fue el primer año en que la inversión de capital en infraestructura de la información (ordenadores y equipos de telecomunicación, además de nuevos sistemas de gestión administrativa) superó lo invertido en los demás sectores de la infraestructura del país. Tendencia que poco a poco se fue extendiéndose por todo el mundo potenciada por la irrupción de Internet, sus inmensas posibilidades y una serie de tecnologías con creciente poder de gestión.

Las empresas comenzaron a verse obligadas a modificar sus estructuras, procesos y espacios en pos de un sistema de trabajo más ágil y flexible, a la vez que aprovechaban las oportunidades abiertas por las tecnologías de vanguardia, que potenciaban la creatividad y el bienestar. A comienzos del siglo XXI se fueron imponiendo nuevas formas de trabajar, hecho que exigió prestar más atención a un personal cada vez más cualificado y creativo.

La pandemia ha acelerado esta evolución, orientada a la creación de espacios de trabajo eficientes, seguros y saludables para dar respuesta a las nuevas necesidades en entornos laborales cada vez más digitales, flexibles, móviles y ubicuos. Comenzaba el fin de la oficina tal como la conocíamos.

Los nuevos usos de espacios requieren que las oficinas y el mobiliario que las equipa, permita modificar la distribución y disposición de los elementos. Y es que con la implantación global del teletrabajo como complemento al trabajo presencial, la oficina tradicional ha pasado a enmarcarse en un ecosistema que requiere optimizar e incrementar la eficiencia de los espacios. Las consideradas oficinas tradicionales llevan tiempo evolucionando, pero ahora, de manera cada vez más rápida, se orientan hacia entornos laborales seguros, agile y Smart.

Equipamiento sostenibleEl trabajo presencial requiere en estos momentos una readaptación de la oficina tal como la conocíamos comenta Soledad Berbegal, – Consejera y directora de reputación de marca de Actiu – a través de entornos seguros que incorporen soluciones agile y Smart, que mejoren el entorno, la productividad y, por tanto, la satisfacción de los trabajadores. Soluciones en las que el mobiliario, el espacio y la tecnología sitúan al usuario en el centro para adaptarse a sus necesidades”.

Las nuevas directrices se van abriendo paso. Hace casi un año ya que la seguridad, la protección y el cuidado de la salud se convirtieron en prioritarios en los espacios de trabajo. Y seguirán siéndolo ahora y en el futuro. De ahí que cada vez estén más consolidados los protocolos de seguridad, distancia social, densidad humana e higienización de los espacios, en los que se contempla también como valor añadido un equipamiento sostenible y que facilite el bienestar de sus usuarios.

Los nuevos retos globales obligan también a las empresas a modificar su estructura, sus procesos y sus propios espacios para lograr un sistema de trabajo más flexible, aprovechando las oportunidades que abre la tecnología y potenciando la creatividad y el bienestar. Una manera nueva de enfocar el trabajo para poner el foco en lo relevante: las ideas, los proyectos y las personas.

Surgen así metodologías nuevas que favorecen la flexibilidad y la innovación a partir de la colaboración entre las personas y las tecnologías. Una cooperación que contribuye a reducir los costes operativos y a reducir el impacto en el medio ambiente.

Entornos laborales digitales, flexibles, móviles y ubicuosLa metodología agile es una pieza clave de esta transformación en grandes empresas, permitiendo organizar y repartir el trabajo de una manera rápida y flexible entre diferentes equipos multidisciplinares, sin perder el control y con la capacidad de tomar la mejor opción en cada momento.

Todo ello se ha traducido en soluciones y equipamiento agile por parte de Actiu para espacios de trabajo colectivos, que abren la puerta a la cultura del trabajo por proyectos, aportando autonomía, libertad y flexibilidad y con independencia del espacio que cada miembro del equipo ocupe. Una propuesta que encaja en su filosofía de productos, que siempre han destacado por una polivalencia que les ha abierto las puertas de entornos más allá de la oficina como el hogar, hospitales, universidades, aeropuertos y hoteles, entre otros.

En cuanto a los horizontes abiertos para las tecnologías vanguardistas, es un hecho que las nuevas herramientas inteligentes permiten aprovechar las posibilidades de la tecnología para sensorizar espacios y elementos de mobiliario, con el fin de asegurar unas condiciones ambientales adecuadas, así como un uso óptimo y eficiente de todo el entorno laboral.

Unas herramientas Smart en las que Actiu lleva trabajando desde que, en 2018, presentara la solución Actiu Next, con el fin de contribuir al bienestar de las personas y a la eficiencia de los espacios de trabajo. Un prototipo que ha evolucionado hasta el proyecto actual de Gaia, una plataforma IoT que sensoriza el mobiliario para obtener datos de uso y de las condiciones del ambiente que lo rodea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.