Del Baby boom al Senior Crash ¿podemos evitarlo?

Entrevista a Benigno Lacort
Profesor de la Universidad Europea

Por Pedro A. Muñoz

Benigno Lacort, Ingeniero de Telecomunicación

Nuestra sociedad parece haber aceptado que cuando una persona llega a cierta edad, su futuro es quedar apartada repentina y abruptamente de lo que ha sido su patrón de comportamiento durante años, aislada en una burbuja de estereotipos y dependiendo prácticamente en exclusiva del Estado. Así hemos construido un sistema de bienestar social que se está enfrentando a múltiples retos en el siglo XXI con una miopía preocupante, impidiendo ver que no solo no es sostenible, sino que los propios protagonistas no lo quieren. Ahora bien, si vemos este tema con perspectiva, ¿podría constituir este colectivo una gran oportunidad de crecimiento económico?

Benigno Lacort,  Ingeniero de Telecomunicación, profesor de la Universidad Europea, titulado en alta dirección y con amplia experiencia en diversos sectores tecnológicos, sostiene que nos encontramos ante una de las oportunidades de crecimiento económico más importantes para nuestro país de las últimas décadas. “Creo firmemente que el cambio de modelo no solo es algo necesario, sino inevitable” subraya una y otra vez.  Es más, “al ritmo que vamos y ante la ausencia de consenso político al respecto, puede ser la Sociedad por sí misma, encabezada por los propios seniors – los jubilados y los mayores de 50 con riesgo de quedar en paro, en otras palabras -, quien inicie el movimiento. Pero tanto mejor nos iría si lo hiciéramos todos al unísono, convencidos de que existe una Economía del Envejecimiento basada en la Innovación”. Ofrecemos aquí un resumen de la larga conversación mantenida por Datágora con el profesor Lacort

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Economía del Envejecimiento basada en la Innovación, un planteamiento realmente original, ¿pero hasta qué punto es aplicable a España, sobre todo en estos momentos?  

*   Mire, nuestra población envejece. El número de personas activas por cada jubilado es particularmente reducido. El PIB crece, pero no lo suficiente ni en términos relativos ni en términos absolutos. Nuestra productividad es baja y seguirá siéndolo mientras nuestra economía no sea más innovadora, más digital y con mayor PIB de origen industrial. Nuestra posición en los rankings internacionales de referencia sigue cayendo, pese a nuestro crecimiento relativo. Y para colmo, mantenemos la eterna losa del desempleo. La crisis nos ha dañado tanto que nuestro crecimiento de PIB, a pesar de ser mayor que el de nuestro entorno en porcentaje, no nos permite acercarnos a estos países. Paradójicamente seguimos alejándonos. Hay que buscar nuevos yacimientos generadores de PIB. Y las necesidades y capacidad de consumo de la población de mayor edad pueden conformar uno de ellos.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Pero cualquier implementación de carácter socioeconómico debe enfrentarse con una crisis de la que se afirma ya estamos saliendo

*   Vale. Reconozco el esfuerzo realizado para salir de la crisis. No se puede obviar que se trata de todo un logro tras haber afrontado primas de riesgo de más de 600 puntos y situaciones límite. Pero no tenemos tiempo de recrearnos en las buenas noticias de los dos últimos años ya que lo único que hemos hecho – que no es poco – es volver a cifras de antes de la crisis tras diez años perdidos. Esto nos obliga no solo a seguir creciendo, sino a acelerar el paso. Y en materia de envejecimiento tengo la impresión de que el ámbito político está tan concentrado en estudiar cómo repartir la escasez tras una crisis tan profunda que, desafortunadamente, queda poco tiempo para tratar lo que, al menos para mí, es esencial: cómo lograr un crecimiento del PIB a tasas mucho mayores. Es indispensable identificar proyectos tractores que relancen nuestra economía. Pensemos en cómo replicar en España yacimientos de generación de valor como el Turismo.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Sin olvidar la alarma social que ha generado la situación de las pensiones

*   Lo que ha sido una duda durante años ahora es una evidencia. El sistema no es sostenible. En el mejor de los casos la precarización será severa. No es éste el futuro que esperamos tras tanto trabajo y tantos esfuerzos. Creo que hay alarma social y que se ha elevado la preocupación a la arena política. Es el momento de aportar soluciones innovadoras.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Soluciones, sí, es lo que precisamente buscan las fuerzas políticas, laborales, en resumen, la ciudadanía… ¿Pero de dónde podrán surgir? 

*   Es que necesitamos crear nuevos sectores que tiren de la economía. Cuando se plantean estas cuestiones nadie repara en cómo está cambiando el perfil de la población de mayor edad. ¿Es posible activar una economía alrededor del propio segmento de seniors? Mi conclusión es que la cantidad de productos y servicios que podría demandar esta población puede generar uno de los proyectos tractores que el país necesita. Además, crearía tecnología propia y servicios avanzados para la exportación, pues el envejecimiento está afectando a todo el mundo occidental. Hacia el año 2050 en España tendremos unos 2,5 millones de mayores de 65 años con dificultades para llevar una vida independiente y unos 5,3 millones de mayores de 65 años con vitalidad y algunos achaques. En total, unos 7,8 millones de personas con necesidades de servicios y productos innovadores. Un auténtico yacimiento de oportunidad.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad En otras palabras, incrementar nuestro PIB gracias a los “seniors” y poner unas sólidas bases en torno a una – llamada por Ud.  – “Economía del Envejecimiento” 

*   Necesitamos reconvertir una época de la vida de los seres humanos que hemos condenado a la pasividad y al aburrimiento en una etapa fértil y activa donde los seniors puedan poner en valor su experiencia y puedan disfrutar de la vida al máximo. Si logramos desarrollar una “Economía del Envejecimiento” no solo lograremos la sostenibilidad de nuestros modelos sociales de bienestar, sino que devolveremos a nuestros mayores la cuota de dignidad y respeto que merecen. España es uno de los países con mayor esperanza de vida. Tenemos un campo de demostración único.

Benigno Lacort, Ingeniero de TelecomunicaciónDatagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Y hasta qué punto cree que se dan las condiciones para que esto ocurra?

La próxima oleada de seniors será singular. El “Baby Boom” se hace mayor. Y se trata de un colectivo decepcionado y desorientado ante una situación difícil de digerir. Después de haber sido la primera generación en llevar años pagando simultáneamente un merecido descanso de sus mayores y una alegre vida con pocas responsabilidades para sus proles, cuando mejor formada se encuentra, con un cúmulo de experiencia extraordinario y una salud como nunca antes, están a punto de entrar en una fase de alto riesgo de ser prescindibles según los cánones  millenials y con sus pensiones en cuestión. El futuro no pinta bien cuando uno considera que pueden quedarle 20, 25, 30, 35… años de vida sin ingresos recurrentes, sin ocupación y sin una pensión digna. Es lo que yo denomino la ruta “del baby boom al senior crash”.

Se habla mucho de la potencialidad de los millenials y sucesores, menospreciando en gran medida la enorme capacidad de una generación que, junto con la generación X, han cambiado el mundo. Y puede que vuelvan a hacerlo porque se van a ver obligados a ello.  Los avances de la medicina en términos de longevidad hacen que la inactividad acarree problemas de índole física, psicológica y sociológica a quienes no encuentran las condiciones adecuadas para sentirse activos. Por tanto, se requiere una innovación social colectiva que empiece por reconocer que un senior no desea un futuro de años de inactividad esperando paciente y resignadamente a que la naturaleza haga su trabajo. Hay que buscar modelos sustancialmente diferentes a los actuales sobre cómo la sociedad se relaciona con los seniors y cuál es su papel en la sociedad. Modelos que serán considerados como “lo normal” por las próximas generaciones.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Dicho así parece prometedor… ¿pero qué opina del futuro para los más jóvenes? 

*   Las generaciones X, Millenial, Z… que siguen al Baby Boom, así como las generaciones sucesivas, se tienen que plantear muy seriamente en qué dirección quieren ejercer su presión. Según datos del último congreso de la Asociación Internacional de Actuarios, se estima que los recortes acumulados en las pensiones “sumarán entre un 5% y un 6% cada diez años”. En esta misma línea los sindicatos han calculado que un trabajador que se jubile dentro de 30 años, con una carrera de cotización idéntica a la de otro trabajador que se jubile en 2018, cobrará alrededor de un 22% menos que este último, solo por la aplicación del factor de sostenibilidad. Con este panorama los más jóvenes deberían ser los principales interesados en apostar por la innovación en lugar de apostar por reemplazar a sus padres a menor coste con la amenaza, para ellos mismos, de ser reemplazados a edad aún más temprana y sin un modelo de bienestar que pueda ayudarles en un trayecto que podría llegar a durar más de la mitad de sus vidas.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Sin embargo, habrá que hacerles hueco en la sociedad a los jóvenes. Es más, deben tener su espacio

*   La mejor forma de dar oportunidades a los jóvenes es incrementando el PIB del país y generar empleo de calidad, en lugar de “reponer a un trabajador de 50 años con un joven”, como si estuviera usurpando un puesto de trabajo a un millenial. Abrir espacio a los más jóvenes despidiendo a los mayores o impidiéndoles ser productivos no nos lleva a ninguna parte, más que a la precarización acelerada de nuestra economía, a competir a través de bajos salarios y a no resolver el reto de productividad que tenemos sobre la mesa. Cualquier número que se haga redunda en lo que digo: hablamos de un volumen de seniors de tal calibre que la solución no está en apartarlos, sino en generar una economía al respecto que pueda descongestionar la situación ofreciendo nuevos yacimientos de empleo.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Una creación de empleo que incrementaría la proporción de activos frente a inactivos 

*   Es que esta es una de las claves. La relación de cotizantes frente a pensionistas ha empeorado hasta situarse, con 2,3, en la ratio más baja desde 1999. Es necesario incrementarla junto con la productividad por empleado. De lo contrario, como ha advertido el FMI, los pensionistas seguirán perdiendo poder adquisitivo a lo largo de su vida y, esto, necesariamente, destruirá empleo, como también ha advertido AFI recientemente. Como se puede ver, la ruta actual de nuestro modelo nos conduce a la precarización y a la destrucción de empleo, mientras que la innovación y un cambio de formato nos podrían llevar en dirección contraria, que es la que todos deseamos.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Resumamos un poco, ¿cómo repercutiría este enfoque en la financiación del Modelo de Bienestar? 

*   De acuerdo. El coste de mantener sanos a los ciudadanos es solo una fracción del coste de tratar sus dolencias. Tenemos la obligación, como sociedad, de atender las nuevas expectativas de la población de mayor edad y aprovechar el proceso para convertir un gasto en un incremento del PIB al tiempo que se contiene el gasto social. Si esto, además, genera una industria, lograremos que el modelo sea sostenible, incrementaremos sustancialmente nuestro PIB y se generará empleo. O, dicho de otra forma, un nuevo proyecto tractor que contribuirá al desarrollo de nuestro país como ya lo ha sido el Turismo.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Envejecimiento y Economía, otro tema a perfilar, ¿en qué situación nos encontramos? ¿En qué situación nos vamos a encontrar? 

*   Se prolonga la esperanza de vida de la sociedad española mientras se incrementa el porcentaje de población inactiva a partir de los 50 años. La revolución tecnológica amenaza con enviar al paro a grandes masas de trabajadores cuando lo que se precisa es justo lo contrario para sostener nuestro Estado del Bienestar. Nuestra relación entre número de pensionistas y cotizantes está en sus peores datos desde 1999 y las cuentas de la Seguridad Social se encuentran en un estado más que preocupante.

Es decir, vamos a vivir cada vez más, pero sin capacidad para generar recursos económicos que nos garanticen una vejez digna. Porque si la esperanza de vida en España en 2050 estará próxima a los 90 años y a partir de los 50 años ya no hay forma de ganarse el sustento, pues se torna muy complicado entender cómo va a subsistir la población durante casi la mitad de su existencia.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Finalmente, Ud. ha recomendado también explorar el terreno común entre las Ciudades Inteligentes, la Economía Circular y el Envejecimiento.

En respuesta a estas cuestiones abiertas creo que el siglo XXI va a caracterizarse por la necesidad de recuperar un equilibrio entre la actividad humana y el medio ambiente, por la consolidación de la Innovación Social para aportar una visión humanista complementaria al Desarrollo Tecnológico y por el crecimiento del protagonismo de las ciudades como tendencia post-globalización.  ¿Y dónde se van a encontrar las nuevas oportunidades? En las intersecciones de un nuevo tablero de juego donde hay un envejecimiento evidente de la población, la economía circular podría actuar como palanca de sostenibilidad y un nuevo gobierno de las ciudades, convirtiéndolas en territorios más productivos e inteligentes, contribuiría al necesario crecimiento.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here