Que el desconocimiento no te haga errar con Big Data

José Ruíz Cristina, Director de Desarrollo de Negocio de Paradigma y Responsable de Big Data

Imagina un partido de baloncesto. En ese minuto final donde una canasta triple otorgará grandes glorias al equipo vencedor. El entrenador pide tiempo muerto. Tiene los mejores recursos, a su quinteto de gala y en el banquillo refuerzos de garantía para cualquier imprevisto. El entrenador saca la pizarra de las jugadas maestras que el equipo técnico ha elaborado a partir del análisis de infinitas posibilidades para situaciones agónicas como esta. El cruce de datos, combinaciones, tiempo restante, punto de puesta en juego del balón, características del equipo rival y otras sin fin de variables, apuntan a que esta es una jugada para ‘Michael Big Data’. Pero de repente entra la duda. La ficha del jugador se había caído y entregado a los delegados de mesa apenas unos segundos después de que los árbitros firmaran el acta. Todo el equipo es consciente de los beneficios de que ‘Michael Big Data’ se juegue el último tiro pero ¿supondría esa decisión algún tipo de alineación indebida? ¿Quebrantaría alguna normativa?

Afortunadamente, en la vida real y empresarial las decisiones no siempre hay que tomarlas en situaciones tan al límite, pero hemos descubierto en Paradigma que muchas veces, pese a que CEOs, CIOs, CTOs… son conscientes de las oportunidades y beneficios que supone sacar a relucir una tecnología estrella como Big Data, el desconocimiento legal sobre el uso y tratamiento de datos personales les ha llevado a posponer el proyecto. De hecho, en el último año esta situación se habría repetido hasta en una de cada cinco empresas que se propusieron acometer un proyecto relacionado con Big Data.

El caso es que no siempre se trata de desconocimiento, sino de una falta de coordinación con otros departamentos. De ahí que nuestra primera recomendación siempre sea la de no rechazar de primeras un proyecto de Big Data. Si nos ajustamos al marco normativo actual y con las herramientas, tecnologías y servicios disponibles a nuestro alcance, podemos acometer proyectos de Big Data al tiempo que respetamos los requisitos de información y consentimiento por parte de los usuarios.

Aceptado el reto de ir adelante con el proyecto de Big Data, lo más eficiente y productivo sería que los departamentos de TI, marketing y legal trabajen de forma integrada ya que de esta forma se pueden ver rápidamente los desafíos que plantea el proyecto y dar una respuesta ágil a las necesidades del proyecto. Ya lo decía Michael Jordan que un jugador gana partidos, un equipo gana campeonatos.

Si jugamos en equipo será fácil comprobar que existen tecnologías diseñadas para cumplir con los requisitos legales de uso y tratamiento de datos personales. Es más, existen herramientas que nos permiten hasta anonimizar los datos personales; por ejemplo para todos aquellos proyectos que realmente no necesitan ir asociados a nombres y datos concretos.

Y si aún tienes dudas sobre la idoneidad de acometer el proyecto, lo mejor será valorar las oportunidades que nos ofrece. Es decir, visualizar lo que ocurrirá si nuestro ‘Michael Big Data’ encesta ese triple final. Así, al comprobar los beneficios operacionales y las oportunidades de negocio que pueden generarse a través de proyectos de Big Data, las empresas pueden ponerlos en marcha y, en todo caso, reforzar la vigilancia sobre aquellos aspectos más críticos del proyecto sobre tratamiento de datos personales.


El caso es que las oportunidades están ante nosotros. IDC calcula en su estudio “Worldwide Big Data Technology and Services Forecast, 2015-2019” que el mercado de servicios y tecnologías Big Data crecerá a un ritmo anual del 23,1% durante 2015-2019, cuando se alcanzará un volumen de inversión de 48.600 millones de dólares.


El crecimiento de ese mercado estará supeditado a la capacitación de los profesionales para explotar las posibilidades de analítica de estas tecnologías, a que las empresas derriben sus muros de desconocimiento y las dudas sobre seguridad y privacidad, y a que comprendan las ventajas de ofrecer a sus clientes mejores experiencias de compra, servicios personalizados, al tiempo que innovan y optimizan sus procesos de negocio.

Si ponemos la lupa sobre inversiones en proyectos de Big Data desde un punto de vista de actividad sectorial, serán las empresas de seguros, bancos y finanzas y compañías vinculadas a medios de comunicación quienes protagonicen los mayores ratios de crecimiento en inversión de proyectos de Big Data –un 26%– durante este año, según IDC.

Nuestra experiencia, tras ayudar en la transformación digital de más de 200 compañías, nos dice que, en general, las empresas del mundo asegurador van ligeramente retrasadas en implantación de proyectos de Big Data. Si bien es cierto que hay ejemplos de compañías iniciando proyectos interesantes y, en algún caso, bastante innovadores, por lo general Big Data aún no forma parte de la operativa diaria de negocio de estas compañías, que van, en este campo, con uno o dos años de retraso respecto a lo que hacen con Big Data empresas de comercio electrónico o de telecomunicaciones.

Y eso que las posibilidades y oportunidades son bastante atractivas. Primero, para incorporar toda la capacidad de analítica y gestión de grandes volúmenes de datos en su operativa diaria. Segundo, para usar estas herramientas en sus acciones de marketing digital, personalización de contenidos y búsqueda de leads cualificados. Por último, en todo lo que tiene que ver con el Internet of Things (IoT) donde, por ejemplo, se pueden incorporar sensores en coches para que informen en tiempo real sobre hábitos de conducción y generar patrones de siniestralidad.


Parte de los retos y dificultades para acometer esos proyectos están en materia de protección de datos, donde las compañías tienen la obligación de informar sobre el uso y tratamiento que harán con los datos que recopilan y pedir la confirmación tácita o implícita de la cesión de éstos, para uso propio o compartir con terceros.


 

Algo que resulta crítico en el momento en que combinamos Big Data y servicios Cloud, o para cruzar datos de diferentes fuentes, como pueden ser gustos o aficiones de un cliente en una red social para sugerirle productos y seguros afines. Precisamente parte del reto está en que las compañías de seguros y, en general cualquier compañía interesada en Big Data, trabajen de la mano de proveedores de confianza como Paradigma para desarrollar las aplicaciones y mecanismo que agilicen esos procesos de autorización por parte de usuarios y clientes.

Así que si aún no lo has hecho, ya puedes ir haciendo los deberes para que cuando llegue el momento de tener que tirar ese triple, no tengas ningún tipo de dudas de que el punto ganador sólo lo conseguirás gracias a Big Data.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.