Digitalizar las grandes organizaciones exige integrar el mainframe

Aplicaciones y datos de mainframe

Aunque formidablemente evolucionados y pese a su aspecto un tanto retro por su descomunal tamaño, que contrasta abiertamente con smartphones, tablets  y la imparable miniaturización de otra serie de herramientas de la era digital, los mainframes continúan siendo indispensables en nuestras sociedades. Y es que son muchos los grandes sistemas de información que mantienen funcionando al mundo, gracias a su formidable capacidad para procesar  velozmente ingentes cantidades de datos, tales como procesamiento de transacciones bancarias, reservas aéreas, retiros de cajeros automáticos, pagos con tarjetas  de crédito, centros de investigación científicos, médicos, de ingeniería, de mantenimiento diversos, sin olvidar centros de meteorología funcionando las 24 horas del día para clasificar enormes cantidades de datos…

En lo que respecta a su decisivo apoyo para ayudar a gestionar las diversas áreas de la economía digital, juegan un papel trascendental las tecnologías instrumentales que incluyen movilidad, cloud computing, con los servicios de almacenamiento en la nube. Su adecuada aplicación resulta decisiva para el buen éxito de cualquier operación a desarrollar en los diferentes entornos TI en grandes organizaciones.  Este es el panorama ya previsto hace algún tiempo por Compuware. En efecto, tras convertirse en la primera empresa del mercado mainframe en facilitar el acceso cloud a este entorno, gracias a la disponibilidad de su solución Topaz en la plataforma Amazon Web Services (AWS),  ha definido y establecido las 10 fases necesarias para que una organización tenga éxito a la hora de desarrollar entre los diferentes entornos TI de las grandes organizaciones, es decir, mainframe, sistemas distribuidos y cloud computing. La compañía ha presentado esta estrategia en un reciente seminario al que han asistido los principales CIO de las grandes compañías españolas.Para empezar, Compuware permite a las empresas más grandes del mundo distinguirse en la economía digital gracias al máximo aprovechamiento del valor de sus inversiones en el entorno mainframe. Para ello, la compañía ofrece soluciones innovadoras que permite a los profesionales de TI disponer de habilidades generales para gestionar aplicaciones, datos y operaciones de plataformas mainframe.

Según este decálogo, el primer paso se centra en la definición clara de los objetivos a alcanzar en cuanto a seguridad, agilidad, eficiencia, facilidad de uso e integración de los entornos mainframe y no mainframe en los procesos DevOps corporativos. A partir de ahí, la siguiente etapa se enfoca a modernizar el entorno de desarrollo mainframe que debería tener la apariencia y el comportamiento de un Entorno de Desarrollo Integrado (IDE) al estilo Eclipse que, de hecho, se han convertido en el estándar para otras plataformas.

Mainframe estos ordenadores pueden procesar diariamente más de 2.500 millones de transacciones

Tras culminar estas dos fases, las siguientes serían: adoptar pruebas unitarias automatizadas; ganar visibilidad gráfica e intuitiva dentro de la estructura existente de códigos y datos; habilitar la detección temprana de problemas de calidad de las aplicaciones y establecer indicadores clave de rendimiento de la calidad; adopción de procesos ágiles; utilización de datos operativos a lo largo del ciclo de vida de desarrollo, prueba y producción; agilizar las funciones clave en la gestión de código fuente; automatizar y coordinar el despliegue de todos los artefactos relacionados con el desarrollo y, por último, sincronizar la entrega del código nuevo aprobado en todas las plataformas.

Según Compuware, para seguir siendo competitivos en una economía digital centrada en las aplicaciones, los mainframes de las organizaciones deben ser tan adaptables como el resto de plataformas, y sus departamentos de TI deberán ser capaces de gestionar DevOps de manera integrada en el mainframe, los entornos distribuidos y la nube. Esta evolución del mainframe es esencial, porque la capacidad para competir con otras empresas plenamente digitales depende, en gran medida, de la habilidad para adaptar los sistemas de back-end a la realidad acentuadamente digital de los mercados.

Las aplicaciones y datos de mainframe sirven, cada vez más, como recurso back-end para aplicaciones multiplataforma de trato directo con los empleados y clientes que incluyen componentes móviles, web y/o en la nube. Por este motivo, según Compuware, las grandes organizaciones empresariales del mundo -finanzas, seguros, telcos, grandes distribuidoras-, que mayoritariamente mantienen el núcleo de su negocio en  sistemas de registro y transaccionales albergados en equipos mainframe, no pueden permitirse posponer la transformación de estos sistemas de proceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.