Director de Open Innovation y Corporate Venturing, perfil buscado por la empresa española

Las empresas buscan innovación y talento, ya sea dentro como fuera de sus organizaciones y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental.

El proceso de transformación digital que estamos viviendo, abarca todas las esferas de la economía, genera valor a las empresas y supone acceso a ventajas competitivas en un mercado dinámico, sobre comunicado y en constante cambio. En este ámbito, aunque la tecnología constituya un componente vital en la estrategia global de negocio de la empresa, no basta, se requiere además una serie de competencias y una visión estratégica para cambiar modelos de negocio y realizar esta transformación en este cambiante entorno.

Quienes encabecen estas iniciativas deben ser líderes que  sepan lo que es importante para su organización a largo plazo y cómo comunicarlo a su gente. Aquellos equipos de dirección que no encuentren tiempo o no sepan ocuparse del desarrollo de sus competencias para dirigir sus empresas en este cambiante mundo, no serán capaces de asegurar su supervivencia. El nuevo panorama exige directivos que creen entornos que acojan el cambio, no como amenaza sino que como oportunidad. Oportunidad que – además de la contribución y compromiso humano –  procede de la innovación, elemento vital en cualquier economía.

Aquí es donde nos enfrentamos con un serio problema. La innovación como ventaja competitiva para cualquier empresa, sea de la naturaleza que sea, grande, Pymes, startups…. al producir o mejorar un producto o servicio dándole un alto valor diferencial, facilita su posicionamiento en un nivel privilegiado respecto a su competencia. ¿Pero quién se hace cargo del liderazgo y dirección de estas responsabilidades  en la empresa?. No cabe duda que esta interrogante constituye todo un desafío para heahunters y directores de innovación digital, sobre todo en los momentos actuales.

Corporate Venturing, modelo de innovación híbrido que combina acciones de investigación empresarial con lo mejor del ecosistema actual de emprendedores y startups

Aquí es donde ha comenzado a abrirse paso una nueva competencia para trabajar en la era digital, el Corporate Venturing, modelo de innovación híbrido que combina acciones de investigación empresarial con lo mejor del ecosistema actual de emprendedores y startups. Se centra en la incubación y aceleración de nuevos negocios para extender oportunidades y resultados. Es un modelo innovación corporativa que permite a grandes empresas y a startups colaborar de forma conjunta para lograr objetivos comunes. Una relación win win, en la que las empresas utilizan el poder de las startups y estas hacen crecer sus proyectos a través de las corporaciones.

Históricamente la colaboración entre corporaciones y starups puede adoptar diferentes formas. Pero los resultados revelan una interesante tendencia: las innovaciones vienen más rápidamente del exterior de las corporaciones y no de su gestión interna.  En lo que a España respecta figuran los casos de Telefónica con Open Future, Banco de Sabadell con Bstartup, Mercadona con Lanzadera, etc.

Este método busca fomentar un sistema de innovación abierta y se ajusta a la tendencia innovadora y actual de Open Innovation (Innovación abierta), a través del cual las empresas buscan innovación y talento, ya sea dentro como fuera de sus organizaciones y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental.

Las empresas buscan innovación y talento, ya sea dentro como fuera de sus organizaciones y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental

Los datos facilitados por el Boston Consulting Group revelan que el ROI de las empresas que utilizan Corporate Venturing en sus procesos de I+D es de un 2,6% superior a la media. Aunque en España es todavía es un proceso muy novedoso, en Estados Unidos más del 57% de las empresas ya lo han incorporado como una metodología más. Ante este nuevo y rápido modelo de innovación, las empresas españolas están demando un nuevo perfil de expertos en esta materia para reforzar esta área de innovación, que trae un poco de cabeza a los expertos en reclutamiento para detectar: el nuevo director de Corporate Venturing y Open Innovation.

Isabel Martinez-Monche, directora general de estrategia de negocio de BeRepublic
Isabel Martinez-Monche, directora general de estrategia de negocio de BeRepublic

Las empresas españolas están exigiendo este nuevo perfil de directivo capaz de llevar a cabo este emprendimiento corporativo de innovación abierta, alguien con un curriculum complejo, un perfil sofisticado y escaso en España. Debe poseer además, características muy concretas, como una amplia visión de negocio y creatividad, para pensar nuevas soluciones, una fuerte capacidad analítica para tomar decisiones cuantitativas, conocimiento de la gran empresa, alta capacidad de aprendizaje y adaptación a situaciones cambiantes e inesperadas, experiencia a vivir con la incertidumbre y ser completamente autónomo hasta conseguir los apoyos necesarios”, indica Isabel Martinez-Monche, directora general de estrategia de negocio de BeRepublic, consultora y desarrolladora de negocio digital.

No hay que olvidar que al existir muchas procedencias en  este perfil, “dependerá del propio candidato y la experiencia que tenga. Por ejemplo, aquellos que vengan de banca de inversión, consultoría, y que además posean experiencia probada en tech, suelen estar muy bien remunerados y buscados internacionalmente”.

Un ejemplo. Un nuevo cargo directivo con un sueldo de entre 100.000 y 200.000 euros, y con bonos que pueden llegar al 100% del sueldo, en algunos casos puede remunerarse con phantom shares y stock options (sistemes de retribución variable), aunque variará según “lo estratégica que sea la división, lo que implica el nivel de inversión de la empresa, la estrategia escogida y la complejidad del sector en base al nivel de disrupción, ya que no es lo mismo en automoción, donde la disrupción es alta, que en gran consumo, donde es baja”.

Datos para un informe
 

Las características del nuevo perfil directivo de Open Innovation y Corporate Venturing son:

  1. Visión de negocio amplia y con creatividad para pensar nuevas soluciones. Debe entender bien los drives del negocio, saber detectar los problemas clave para el cliente y sus causas raíz junto con un pensamiento creativo en ideación para poder resolver problemas determinados con soluciones no estándares, innovadoras, más efectivas y que maximizan la probabilidad de convertirse en realidad.

 

  1. Sólida capacidad analítica para tomar decisiones cuantitativas.

 

  1. Conocimiento de la gran empresa, sus timings y cómo gestionar política interna entre departamentos/equipos de trabajo.

 

  1. Alta capacidad de aprendizaje (nuevos conceptos, metodología, etc) y adaptación a situaciones cambiantes e inesperadas. Al estar expuestos a numerosos proyectos en muy poco tiempo, suele ser imposible que dominen todos los temas e ideas de negocio. Para ello, es esencial tener una rápida capacidad de aprendizaje al enfrentarse a los conceptos y drivers esenciales con el fin de generar las mejores hipótesis, testearlas de la forma más eficiente y, en última instancia, tomar las decisiones más adecuadas. “En el mundo de la innovación suelen aparecer oportunidades y desafíos no esperados a los que uno se deberá enfrentar, encontrar la mejor solución y adaptar el plan inicial intentando minimizar retrasos y el riesgo general del proyecto. Un mal plan es mejor que ningún plan, pero para ello se debe saber utilizar para ir generando las situaciones que permitirán ir evolucionando el plan inicial en un plan sólido y que lleve al éxito”, puntualiza Isabel Martinez-Monche.

 

  1. Experiencia a convivir con la incertidumbre. Por naturaleza intrínseca, los proyectos que se realizan en el emprendimiento corporativo tienen una altísima probabilidad de que nunca vean la luz o bien, no lleguen a conseguir el resultado deseado. “En numerosas etapas de cualquier proyecto suele haber momentos de gran incertidumbre sobre la vida y éxito de ese proyecto, por eso es esencial estar acostumbrado para saber llevarlo con naturalidad y encontrar el camino que conducirá de la mejor forma posible a la siguiente etapa”.

 

  1. Ser completamente autónomo/autosuficiente para seguir adelante en soledad hasta obtener los apoyos necesarios. Liderar un proyecto disruptivo significa muy probablemente pasar por etapas en las que muchos de los stakeholders (partes interesadas) no están completamente convencidos de la bonanza y gran potencial de un proyecto determinado, o incluso hay que mediar con stakeholders enfrentados. “Por ello es esencial mantener siempre el foco en los objetivos para cruzar hasta la siguiente etapa, especialmente ante la dificultad de no tener todo el soporte deseado de las partes más relevantes para el proyecto”.

 

  1. Interés demostrado en tecnología y emprendimiento. En el sector tech, ser mentor de tech de startups, participando en eventos de este tipo, etc. “Leer la sección de tecnología en el “Financial Times” o “The Economist” está muy bien, pero no basta para proporcionar un expertise tecnológico suficiente en la aplicación real del día a día, ni demuestra pasión por el tema en cuanto a su ejecución y realización”, aclara la directora general de estrategia de negocio de BeRepublic. Por estos motivos, resulta esencial que cualquier perfil de emprendimiento tech haya demostrado interés, involucrándose personalmente en algún proyecto completo, en lo posible prolongado durante el tiempo, como podrían ser experiencias laborales en startups o empreses tech, mentor de startups, organizado eventos tech, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.