El compromiso de Euskadi con la ciencia, tecnología e innovación

Decimosexta edición de la Semana de la Ciencia, la tecnología y la innovación

¿Es Euskadi un territorio innovador? ¿Cómo se sitúa respecto a otras regiones y países europeos? ¿Qué papel juegan las empresas en el desarrollo de la actividad innovadora? ¿Cómo contribuye la innovación a la mejora de la competitividad? ¿Qué opinan los agentes del Sistema vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación de la situación actual de la I+D+i en Euskadi? ¿Y de su futuro?

En la inauguración de su decimosexta edición de la “Semana de la Ciencia, la tecnología y la innovación”, el pasado 7 de Noviembre, Euskadi demostró por qué su modelo económico funciona. Durante el encuentro, numerosas organizaciones de Euskadi organizaron actividades divulgativas poniendo al alcance de todos los públicos los últimos avances en ciencia, tecnología e innovación, así como las principales líneas de investigación de los centros de conocimiento vascos. El encuentro contó también con la presencia de destacados representantes del Consejo Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación, órgano superior de participación, asesoramiento y liderazgo de la política científica, tecnológica, de investigación y de innovación.

Iñigo Urkullu, Lehendakari del Gobierno Vasco
Iñigo Urkullu, Lehendakari del Gobierno Vasco

Es evidente que si en una economía se hacen las cosas de manera unificada, con una cierta masa crítica y un apoyo financiero adecuado, esta funciona. Ahí están las palabras del Lehendakari Iñigo Urkullu durante la inauguración de la muestra, cuando reiteró la apuesta decidida del Gobierno Vasco en materia de innovación, como demuestra la decisión de aumentar anualmente un 5% el presupuesto en I+D hasta 2020. Con esta decisión, el Ejecutivo vasco prevé sumar más pequeñas y medianas empresas a la apuesta por la innovación e impulsar nuevos proyectos tractores de investigación y desarrollo. En otras palabras, continuar con el camino hacia la especialización inteligente

El Lehendakari recordó también que durante la Conferencia Europea de Políticas Innovadoras Regionales celebrada la semana pasada en Cardiff (UK), Euskadi fue citada como “ejemplo de referencia”, destacando su principal activo: la colaboración público-privada y la integración multinivel en el ámbito de la innovación. “Debemos sumar y hacerlo con una visión global y a largo plazo”, puntualizó.

Durante la inauguración fue presentado el Informe Innobasque de Innovación 2016, un análisis comparativo periódico del Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación (SVCTI) centrado en el periodo 2005-2014, que combina estudios estadísticos y macroeconómicos con un análisis de percepción, el Basque Innovation Perception (BIP).

Este último es un estudio elaborado gracias a la participación de 308 profesionales con experiencia reconocida en I+D+i y pertenecientes a organizaciones socias de Innobasque del ámbito empresarial, investigador, institucional y social. El Informe Innobasque de Innovación 2016 se enmarca en la función de evaluación y monitorización que el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación encomienda a Innobasque, Agencia Vasca de la Innovación.

Euskadi, polo de innovación

Tras reconocer que en un contexto de crisis, Euskadi ha mantenido su posición, al margen de la evolución negativa de las regiones de su entorno, se recordó que en la Comisión Europea la considera un “polo de innovación” regional. Es la única región del Estado y una de las tres del sur de Europa que pertenece al grupo de las de alta innovación. “Las regiones más innovadoras están localizadas en los países más innovadores, a pesar de que existen polos de innovación regionales en países de innovación moderada: Piamonte y Friuli-Venecia Julia (Italia), País Vasco (España) y Bratislava (Eslovaquia)”

Industria vasca

Conviene recordar que en un contexto de crisis, Euskadi ha mantenido su posición en este grupo de regiones de alta innovación, al margen de la evolución negativa de su entorno. Esta posición ha sido fruto de un proceso paulatino de convergencia con Europa, ya que Euskadi ha pasado de estar en el 81% de la media comunitaria en 2010, al 91% en 2015.

El informe subraya también la relevancia del impulso empresarial en innovación, especialmente el de las pymes. Sin embargo, la actividad de I+D de las empresas no sigue el ritmo de crecimiento de los países más avanzados. También se constata que este impulso empresarial ha contado con el apoyo de las administraciones públicas, que han financiado la I+D de las empresas en mayor medida que la media de la UE-28 (un 17% en Euskadi frente al 7% de la UE-28 en 2012)*. (*Según ha publicado Eustat hace pocos días, esta nota ha subido al 92,4% en 2016),

El Informe contemplará nuevas dimensiones en futuras ediciones, en la medida en la que esas estadísticas vayan evolucionando. La innovación nutre el modelo de crecimiento de Euskadi, un país avanzado con vocación de unirse a las regiones líderes en innovación. Innovación entendida como motor de progreso, como un medio clave para construir, entre todas las personas, soluciones que resuelvan los retos sociales, económicos y medioambientales

Por su parte, el panel de personas expertas que ha participado en el BIP califica con un 6,26 sobre 10 la situación actual del Sistema Vasco de Ciencia Tecnología e Innovación. Además, se muestra moderadamente optimista sobre su futuro, tanto en lo referido a las inversiones en I+D+i como a su impacto en la competitividad empresarial como el bienestar de la sociedad vasca.

En este sentido, Alberto García Erauzkin, presidente de Innobasque, animó a “hacer un sprint como el de 2007 en la carrera de la innovación”. “Euskadi necesita dar un nuevo salto en innovación, ya que ésta nutre el modelo de crecimiento de Euskadi, un país avanzado con vocación de unirse a las regiones líderes en innovación”.

Tras la presentación del informe se abrió un debate sobre sus resultados, en el que  participaron Mikel Navarro, catedrático de Economía de la Deusto Business School e investigador senior de Orkestra; Javier Fernández de Retana, director de Relaciones Institucionales y Desarrollo Tecnológico de Aernnova; Marta Acilu, vicepresidenta de Noray Biosciences Group; Juan Carlos Cantalapiedra, director de Diversificación Industrial de Irizar; Ana Belén Juaristi, gerente de Engranajes Juaristi y Nerea Leal, fundadora de Dynakin.

Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea
Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea

Finalmente, Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea, clausuró el acto abogando por la transferencia de la ciencia a la estrategia de negocio empresarial y por contar con el talento de las personas, especialmente las jóvenes, para que su conocimiento pueda ser aplicado en las empresas.

Datos para un informe

Euskadi, polo de innovación.  La Comisión Europea considera a Euskadi un “polo de innovación” regional por ser la única región del Estado y una de las tres del sur de Europa en el grupo de regiones de alta innovación. En un contexto de crisis, ha mantenido su posición en el grupo de regiones de alta innovación, al margen de la evolución negativa de los territorios de su entorno.

Convergencia con Europa La posición lograda ha sido fruto del proceso paulatino de convergencia con la UE-28, tal y como recoge el l Innovation Union Scoreboard. Se ha pasado de estar en el 81 de la media comunitaria en 2010, al 91% en 2015.

Ralentización de esfuerzos vs. Crecimiento de resultados.  Esta convergencia se ha ralentizado en los dos últimos años monitorizados (2013 y 2014) en los indicadores de esfuerzo como el gasto y el personal de I+D; mientras que los indicadores de resultados, especialmente los del ámbito científico, han continuado creciendo.

Destaca el impulso empresarial. El impulso del sector empresarial ha sido uno de los principales factores que ha favorecido este proceso de convergencia, tal y como lo refleja la evolución del gasto y el personal de I+D. A pesar de ello, la actividad de I+D del sector empresarial no sigue el ritmo de crecimiento de la UE-28.

Mayor apoyo público que en Europa alas empresas.  Dicho impulso empresarial ha tenido el apoyo de las administraciones públicas, que han financiado la I+D empresarial en mayor medida que en la UE-28 (17% vs. 7% UE-28 en 2012).

Debilidad de la innovación más allá de la I+D.  En términos de actividad innovadora, destaca la debilidad relativa de Euskadi en la innovación que va más allá de la I+D, que incluye tanto la innovación no tecnológica como la tecnológica no de I+D.

Menor contribución de la innovación a la productividad.  La contribución de la innovación a la mejora de la productividad empresarial en Euskadi fue más modesta que en los países desarrollados en el periodo 1995-2007, debido a una menor inversión empresarial en capital intangible (I+D, marketing, organización, diseño, software, formación, etc.)

Percepción optimista del futuro.  El análisis realizado de percepción con un panel de personas expertas del Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación aprueba la situación actual (6,26 sobre 10), así como su evolución reciente. Además, se muestra moderadamente optimista sobre su futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.