El efecto del COVID-19 en los negocios internacionales

El efecto del COVID-19 en los negocios internacionales

Los datos dan que pensar. El impacto súbito y generalizado de la pandemia del coronavirus y las medidas de suspensión de las actividades adoptadas para contenerla han ocasionado una drástica contracción de la economía mundial, hecho que – según las previsiones del Banco Mundial – hará que esta se reduzca un 5,2% este año. De acuerdo con la edición de junio de 2020 del informe Perspectivas económicas mundiales de esta entidad, sería  la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, y la primera vez desde 1870 en que tantas economías experimentarían una disminución del producto per cápita.

A estos y otros datos ya suficientemente aireados, el BM agrega que “Los efectos están siendo particularmente profundos en los países más afectados por la pandemia y en aquellos que dependen en gran medida del comercio internacional, el turismo, las exportaciones de productos básicos y el financiamiento externo”.

Aunque las perspectivas ante la cantidad de duros y graves desafíos que ya estamos enfrentando (y los que habrá que enfrentar), el camino hacia una recuperación que a la larga promuevan un crecimiento firme, se ve aún lejos, conviene valorar que en los procesos de recuperación, la  digitalización podría salvar a los sectores más afectados por la COVID-19.

“La digitalización y la apertura de nuevos mercados y canales, son los principales oportunidades de la crisis del COVID-19” indica un reciente informa de la consultora Gedeth Network, elaborado con investigadoras de la Universidad de Sidney, subrayando que un 78%  de los encuestados (de diversas regiones del mundo) considera que la digitalización de las empresas es la principal lección aprendida de la crisis del COVID-19 seguido de la oportunidad de explorar nuevos mercados y canales (un 44%).   En otras palabras, la crisis del coronavirus conlleva nuevas oportunidades para las empresas que sepan reaccionar y adaptarse. Sin embargo, será necesario un esfuerzo conjunto por parte de los sectores privado y público, para suplir las deficiencias actuales.

Titulado «El efecto del COVID-19 en los negocios internacionales” el estudio se realizó durante el mes de junio y analizó las respuestas de más de 500 empresas e instituciones de 56 países, que que representan el 85% del PIB mundial y el 66% de la población.

Juan Millán, socio director de Gedeth Network
Juan Millán, socio director de Gedeth Network

El informe recoge algunas interesantes tendencias bastante indicativas. Por ejemplo, las empresas de África y Oriente Medio (un 91%) y las de Latinoamérica (un 81%) son las que más se identificaron con la digitalización, mientras que las de América del Norte (un 53%) y Asia-Pacífico (un 52%) lo hicieron con la nueva internacionalización.

Sobre el análisis de las muevas oportunidades de negocio según el tipo de negocio, el 95% de las instituciones públicas identificó la mayor digitalización de las empresas como oportunidad mientras que las Pymes fueron las más pesimistas: un 8% cree que no hay nuevas oportunidades.

Las empresas de ecommerce y salud, dos sectores muy digitalizados, consideran que es un buen momento para revisar la cadena de suministro y buscar mercados y proveedores alternativos ala dependencia de China.

En una línea similar el 18% de los encuestados también ve una oportunidad para mejorar la cadena de suministro y buscar nuevos proveedores, lo que abre de nuevo la exploración de oportunidades de negocio en nuevos mercados internacionales. Así frente a la tradicional exposición y dependencia a China, surgen interesantes alternativas en otros países de la zona Asia Pacífico, como puede ser Australia o incluso proveedores europeos que han ajustado precios para ser más competitivos.

Las empresas europeas son las que más oportunidades han visto para mejorar la cadena de suministro. Sobre todo las empresas de ecommerce y salud, dos sectores tradicionalmente muy digitalizados, que antepusieron en sus respuestas las oportunidades asociadas con la búsqueda de nuevos mercados y proveedores frente a la digitalización.

“Este estudio revela una doble oportunidad en la digitalización, ya no sólo para ser más eficientes y competitivos, sino para que las empresas españolas aprovechen su experiencia y conocimiento para ayudar a la transformación digital de África o Latinoamérica o a la aplicación de la tecnología y la innovación a proyectos ligados con el cumplimiento de los ODS de la ONU”, apunta Juan Millán, socio director de Gedeth Network.

Precisamente algunas empresas destacaron en sus respuestas que nos encontramos ante una situación única para revisar los modelos de innovación e I+D, con el fin de  ayudar a enfrentarnos en mejores condiciones a la gestión ante las próximas crisis. Alguna incluso considera que la experiencia vivida podría impulsar un cambio en el modelo productivo de los países, evitando la sobrexposición a determinados mercados y mejorando la cadena de suministro.

En esa línea, en el caso de España, la cercanía a mercados como el escandinavo, la sintonía cultural con Latinoamérica e incluso con EE.UU, así como el creciente gusto e interés por lo español en Canadá o Australia pueden suponer interesantes vías de crecimiento para las empresas españolas dispuestas a explorar nuevos mercados o proveer a grandes multinacionales extranjeras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.