El fin del mundo tal y como lo conocemos

Por Pedro A. Muñoz

Pese al casi apocalíptico titular de este interesante libro, conviene subrayar,  antes que nada, que es un cuidadoso análisis de un cúmulo de realidades socio tecnológicas que ya estamos viviendo y que – nos guste o no – debemos asumir: la del mundo digital. La autora, conocida periodista especializada en tecnologías de vanguardia y profesora asociada en el IE Business School, expone de forma sencilla pero muy didáctica y bastante rigurosa, los resultados de un excelente análisis sobre las grandes innovaciones que están cambiando el mundo y sus respectivas proyecciones,  explicando los irreversibles cambios culturales, tecnológicos y socioeconómicos que ya está viviendo nuestra sociedad. Se esté de acuerdo o no con su contenido, no cabe duda que estamos ante una de esas investigaciones que son de agradecer, ya que, dada la forma de plantearla, permiten hacernos con una panorámica bastante objetiva para comprender mejor y/o hacerse una idea aproximada de qué es ese fenómeno trascendental que empieza a llamarse era digital.

Durante décadas el término futuro se ha venido asociando directamente con la ciencia ficción, prediciendo mundos mejores o bien aterradores, generados por los avances científicos, analizando las tecnologías existentes, intentando identificar aquellas que surgirían e intentando descifrar su impacto práctico sobre nuestras vidas. Una buena historia de ciencia ficción puede transportarnos a lugares extraños, forzarnos a considerar lo que significa ser humano o bien presentarnos una nueva e increíble tecnología.

Pero no olvidemos que, entre otras cosas, la mayoría de la ciencia ficción sencillamente proyecta las preocupaciones del presente en una fantasía futura libre de la realidad contemporánea. Aquí es donde los planteamientos del libro de Marta García Aller comienzan a llamar la atención. No por lo estrictamente novedosos, sino por tratarse de realidades que voluntaria o involuntariamente pasamos por alto y que muchas veces no nos damos cuenta hasta qué punto estamos inmersos en ellas, ni cómo ni con qué rapidez evolucionan en un universo interconectado, cambiante y cada vez más transversal. La autora las va situando y explicando en el marco de un interesante y comprensivo esquema socio tecnológico, jalonando sus exposiciones con ejemplos tan evidentes como que, gracias al boom de las webs, “desde hace apenas una década algo llamado redes sociales ha colonizado nuestra vida digital sin que nos enterásemos”.

Lo imprevisible de la velocidad de los cambios. Pequeños inventos, innovaciones diversas…Surgen, desaparecen, se mantienen, se imponen. Debemos adaptarnos.

¿Cómo sabemos que el cambio se acelera?, planteaba Alvin Toffler en “El shock del futuro” 1975. “A fin de cuentas no existe un modo absoluto de medir el cambio. En la tremenda complejidad del universo, incluso dentro de una sociedad dada, se produce simultáneamente un número infinito de corrientes de cambio”.

Evolución, cambios, transformaciones y necesidad y capacidad de adaptación. Este es el arranque de este libro. De aquí el convencimiento de la autora de que es necesario poner un poco de orden entre tanta noticia tecnológica y tanto avance científico. La necesidad de buscar y dar respuestas reales a estas realidades, pero que respondan al interés de mucha gente en esta época de cambio, con un lenguaje claro apoyado en infinidad de hechos y ejemplos. Pero sobre todo generar reflexiones de los efectos transformadores de las tecnologías digitales y su impacto sobre la sociedad. Porque – no lo olvidemos y bien hace la autora en recordárnoslo – esos impactos atañen también a cada uno de nosotros.

A lo largo de más de 300 páginas y en 14 apretados capítulos Marta García Aller traza un interesante y atractivo panorama sobre un impactante futuro que no está a la vuelta de la esquina, es que es ya, con su infinidad de innovaciones, cambios, múltiples proyecciones a medio y largo plazo. Futuro para el que culturalmente no estamos aún del todo preparados. Vale la pena reflexionar.

De todas maneras (y la autora sabrá por qué) se echa falta un poco más de profundización en algún capítulo, como en el interesantísimo noveno: “El fin de la conversación”, cuya trascendencia sobre la sociedad probablemente alcanzará consecuencias diversas e imprevisibles.  También se echa en falta una reflexión más profunda sobre el impacto social de la digitalización sobre la población en general, ya que está claro que los avances no van a afectar a todos por igual. ¿Cuáles serán las repercusiones sobre una amplia masa trabajadora (a la que algunos ya llaman “analfabetos tecnológicos”) , si el trabajo tal como lo conocemos se acaba?. Nadie mejor que García Aller para incitar a una reflexión en este sentido. Sería interesante conocer su punto de vista o sus reflexiones sobre el enorme GAP que en este sentido se está generando y que se ampliará, ya que por infinidad de razones culturales y socioeconómicas, no todos podrán seguir el mismo ritmo de conocimiento y adaptación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.