El Libro Blanco apuesta por las nuevas titulaciones digitales

La velocidad con que avanzan las nuevas tecnologías y modelos de negocio digitales, hace que los perfiles laborales más demandados durante el año pasado, ni siquiera existiesen hace una década. En este sentido la sociedad se está preparando tanto para empleos que aún no existen como para consumir productos y servicios que ni siquiera han sido demandados anteriormente. Clarificar y potenciar este panorama constituye uno de los principales objetivo del ‘Libro Blanco para el diseño de las titulaciones universitarias en el marco de la Economía Digital’, presentado recientemente en Madrid, acto en el que participaron cuatro secretarios de Estado: Víctor Calvo-Sotelo (Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información), Marcial Marín (Educación), Juan Pablo Riesgo (Empleo) y Carmen Vela (Investigación, Desarrollo e Innovación).

Durante su intervención, Calvo-Sotelo subrayó que este libro es una obra colectiva “ambiciosa” y pidió a los asistentes al acto que lo estudien, lo difundan entre la comunidad educativa y empresarial, y colaboren en la “rápida” actualización de sus contenidos, y lo amplíen a otras disciplinas como la Formación Profesional (FP), como también propuso el secretario de Estado de Educación, quien señaló como debilidades la lentitud frente al avance tecnológico a la hora de implantarlo en las titulaciones.

Y es que el Libro Blanco no solo realiza un interesante análisis comparativo entre oferta y demanda formativa, también servirá de guía para que unidades públicas y privadas generen titulaciones con mayor salida profesional para sus egresados, estructurando la oferta formativa en tres grandes bloques: tecnología de la innovación; diseño visual, arte y creatividad; y estrategia de gestión y negocio.

En este ámbito se persiguen dos grandes objetivos: lograr que los títulos – de grado y máster- ofertados por las universidades españolas tengan un perfil más adecuado a las necesidades del sector, y que exista una mayor oferta de titulaciones oficiales vinculadas a la Economía Digital, que es la meta inmediata. Por ello y entre sus principales conclusiones, establece que en la actualidad la oferta formativa de titulaciones relacionadas con la Economía Digital resulta a todas luces insuficiente. Esto, sin olvidar que entre las titulaciones disponibles a día de hoy, hay más títulos de nivel máster que de grado, ya que la Economía Digital se considera como un área de especialización.

También se genera una alta concentración de programas formativos orientados al desarrollo de competencias técnicas, frente a un número inferior de aquellos destinados a fomentar las competencias creativas. Muchos perfiles profesionales se cubren con personal de formación autodidacta y existe una brecha entre demanda y oferta que va en aumento. En este sentido, según la ‘Estrategia para un mercado único digital para Europa’, la demanda de profesionales cualificados en el ámbito digital está creciendo a un ritmo del 4% cada año. De no coordinar medidas entre Estados Miembros, el déficit de profesionales de perfil digital en la Unión Europea podría alcanzar los 825.000 puestos de trabajo en 2020.

Por su parte Carmen Vela, secretaria de Estado para Investigación, Desarrollo e Innovación, subrayó que, poner en duda la necesidad de una economía digital para España” sería un despropósito, agregando que no hay que olvidar que es “fuente de crecimiento, fuente de competitividad y de capacidad de internacionalización” de las empresas. “Esta objetivo es absolutamente inseparable de la Estrategia Española de Investigación, Desarrollo e Innovación”, puntualizó.

En el acto de presentación intervinieron también el director general de AMETIC, Benigno Lacort; el director general de Adigital, José Luis Zimmenmann; el presidente de CONETIC, Jorge Cebreiros; el rector de la Universidad de Barcelona, Didac Ramírez (en representación de CRUE) y el director de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), Miguel Ángel Galindo.

Ahora bien, conviene recordar que la realización de este estudio no es una iniciativa aislada, ya que forma parte de las medidas integradas en el coherente y ambicioso Plan de Impulso de la Economía Digital y los Contenidos Digitales de la Agenda Digital para España. Aunque la iniciativa partió del Comité de Innovación de Ofertas Formativas Digitales (CIOFD), impulsado en 2014 por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), ha contado con la colaboración de ANECA, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y el Ministerio de Economía y Competitividad, junto con representantes de la industria y la universidad.

Sobre el Libro Blanco y tras el acto de presentación, el experto en tecnología de la información y presidente de CCII, Juan Pablo Peñarrubia, destacó el acierto de incorporar la visión multidisciplinar de los expertos integrantes de los grupos de trabajo, del mundo de la empresa y la universidad, de los profesionales y la academia. Por otro lado, y en relación al Libro Blanco en sí, la importancia de aportar a las universidades y los empleadores un documento actualizado sobre la demanda y oferta de perfiles especializados en el ámbito de las tecnologías de la información, y en el ámbito más amplio que se ha dado en llamar de la economía digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.