El nuevo Director Financiero del 2020

Por Enrique Escobar Managing Director Iberia & Latam de Talentia Software

Durante estos últimos años el trabajo del Director Financiero ha variado sustancialmente en el marco de los actuales esquemas empresariales. Cierto es que, al igual que otros servicios, las misiones de los CFOs tienden a abarcar plenamente la digitalización de los sistemas de información y, en particular, la automatización. Indispensable para el valor de la empresa, la influencia del CFO debe facilitar la búsqueda del crecimiento, así como en la gestión de las complejidades del control de costes.

Pero a medida que el ritmo de la automatización de tareas empresariales se acelera, los departamentos de finanzas se ven en la obligación a una constante adaptación. Su mayor desafío será colocar a las personas en el centro de los avances tecnológicos que van surgiendo (Blockchain, IA, robots, desmaterialización). Éstos representan oportunidades reales para la función financiera, pero todavía es necesario saber cómo dominarlas.

Los resultados de una encuesta de PwC, concluyen que los directores financieros estiman que sus equipos siguen dedicando el 80% de su tiempo a la producción de datos, y tan solo un 20% al análisis. Sin embargo, es probable que estas cifras se inviertan en los próximos años, de modo que para facilitar esta transición y según los expertos de Talentia Software, el Director Financiero del 2020 debe convertirse en el eje de la innovación en su organización.

En un momento en que los datos están en constante crecimiento han situado al director financiero en el epicentro de la empresa, de modo que su papel ha cambiado de transaccional a central. Según un estudio de Accenture Strategy, el 90% del tiempo de los directores financieros debería dedicarse actualmente a los datos, aunque de momento pocas empresas han llegado a esta fase. La tarea es muy compleja ya que requiere un cambio en los perfiles y habilidades de los miembros del equipo.

Conviene destacar que la seguridad de los datos se ha convertido en un tema importante para el departamento de finanzas, particularmente con la implementación de la nueva normativa de protección de datos (GDPR) de mayo de 2018. En efecto, la normativa europea ha dado lugar a una creciente complejidad que debe ser dominada por los equipos de finanzas. En este marco, la digitalización está provocando un aumento del riesgo de seguridad, obligando a las organizaciones a implantar procesos de contención y control del riesgo a través de un control más exhaustivo de los datos, evaluación comparativa de lo que hacen los competidores y el fortalecimiento del modelo de negocio.

CRM, páginas web, redes sociales, campañas de marketing…  Son millones de datos que son generados por las empresas y procesarlos todos es imposible: estamos hablando de nada más y nada menos que de Big Data. Sólo la IA permite a las empresas analizar todos estos datos para extraer información de alto valor añadido en la toma de decisiones. En un momento en que la experiencia del cliente y del empleado es decisiva, estas decisiones pueden ser críticas.

De modo que datos y análisis se convierten en elementos indispensables para el Director Financiero. Sea para desarrollar las ventas, analizar el comportamiento de los clientes y así controlar los costes, o más tradicionalmente, para explorar nuevos mercados. La inteligencia artificial y la robotización de procesos se convierten en instrumentos básicos para gestionar todos estos datos. Según PwC, se espera que alrededor del 50% de las compañías utilicen intensivamente estas tecnologías para mejorar su rendimiento en 2020.

En el año 2020, el Director Financiero se enfrenta a un formidable desafío: necesita gestionar la adquisición y retención de talento para construir un plan estructurado de gestión del talento. La prioridad se la llevan las habilidades interpersonales. Las habilidades de datos se están volviendo esenciales para complementar los cada vez más numerosos equipos de finanzas con múltiples tareas y habilidades.

Los directores financieros se están centrando ahora en cuestiones de inversión para el crecimiento del negocio, y cada vez más ven esto como una oportunidad para iniciar una profunda transformación organizativa para la creación de valor. Por último, están asumiendo un papel central en la evaluación de las inversiones en tecnología que deben realizarse para descubrir nuevas oportunidades de negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.