El smartphone gana terreno como medio de pago

El smartphone consolida posiciones como forma pago

Se veía venir. Era solo cuestión de tiempo que en un mundo cada día más digitalizado los consumidores utilizasen cada vez más nuevos medios de pago. Recordemos que 2016 fue el primer año en que la cantidad de dinero gastado con tarjetas fue mayor que con efectivo, según indica Monitor International. A partir de ahí la evolución ha sido incesante, hasta el punto que los expertos creen que en pocos años las tarjetas comenzarán a perder cuota de mercado ante tecnologías más vanguardistas, como los móviles, área en la que el número de compras utilizando este medio crece imparable. «Los smartphones facilitan las compras en línea más que cualquier otra forma omnicanal. Los avances en los últimos años en banca online, aplicaciones y sitios de comercio electrónico generaron una mayor confianza (de los clientes) hacia las compras a través del celular», manifestó recientemente la asesora comercial Lucy Gibbs en la plataforma especializada PCR.

En efecto, es un hecho que el uso intensivo del smartphone está cambiando los hábitos de compra de los consumidores. Con una tasa de penetración que roza ya el 97% en España, no es de extrañar que este dispositivo se haya convertido en el medio preferido para comprar. Según el Informe Ditrendia: Mobile en España y en el mundo 2019, hoy el 63% de los españoles utiliza el móvil para comprar, principalmente, por la comodidad, siempre se tiene a mano (58%) y su facilidad de uso (53%). Su popularización como modo de pago todavía está lejos de estos porcentajes, ya que en la actualidad sólo el 31% de los españoles lo utiliza para pagar. En todo el mundo, esta ratio se eleva al 55% y las previsiones apuntan a que los smartphones representarán cerca del 75% del total de transacciones de comercio electrónico en 2021.

La mayor seguridad, la experiencia del cliente, la proliferación de las pasarelas de pago y los ewallets como CHANGEiT de PaynoPain, empresa tecnológica española especializada en el desarrollo de herramientas de pagos online, así como la entrada en vigor de la segunda directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago (Payment Service Providers de segunda generación, sus siglas en inglés PSD2) favorecerán la tendencia. Y la favorecerán porque permite a los comercios activar los pagos directamente de los clientes y eludir las tarifas y posibles fraudes relacionados con las tarjetas de crédito.

Proliferación de pasarelas de pago y ewalletsAhí está el caso de China, donde un 80% de los usuarios ya paga con su móvil, ya que los sistemas basados en QR  de WeChat y Alibaba ya han demostrado proporcionar una experiencia de usuario muy fácil e intuitiva, que ha permitido universalizar el Smartphone como medio de pago en todos los estratos. En este sentido, el monedero electrónico CHANGEIT de Payno Pain, que funciona a través de un sistema QR, se convierte en una opción muy asequible y fácil de adaptar en cualquier país, sobre todo en aquellos con menores recursos económicos, para avanzar en la popularización de los pagos móviles.

Por otro lado, la Autenticación Reforzada de Cliente (SCA), que contempla la nueva normativa europea PSD2, y cuyo objetivo es mejorar la seguridad de los pagos y reducir el fraude en el proceso de autenticación, también podría contribuir a impulsar el uso del smartphone como modalidad de pago, al obligar al usuario a utilizar al menos dos de los siguientes factores- algo que solo conozca el usuario, como, por ejemplo, una contraseña; algo que tenga el usuario, como un teléfono móvil o un tarjeta de coordenadas; y algo que forme parte de él, como su huella dactilar o iris- para verificar su identidad al acceder a una cuenta bancaria o al comprar online.

Estamos ante un proceso que tendrá un impacto «desproporcionado» en las pequeñas

empresas pues, según un estudio de la consultora 451 Research, tres de cada cinco compañías con menos de 100 empleados no están seguras de cuándo cumplirán con la normativa. Esto podría suponer a la economía europea unas pérdidas de 57.000 millones de euros en los primeros 12 meses de su entrada en vigor. Los más afectados serán marketplaces, comercios online y todos aquellos negocios que realicen transacciones online, como el sector hotelero

Jordi Nebot CEO PaynoPain.
Jordi Nebot CEO PaynoPain.

“Como suele ocurrir con este tipo de normativas, muchos son los negocios que todavía no conocen bien en qué consiste ni qué cambios tienen que hacer en sus procesos de pago para cumplirla”, afirma Jordi Nebot, CEO y Cofundador de PaynoPain. “En PaynoPain llevamos tiempo informando y asesorando a nuestros clientes sobre cómo afrontar este proceso con éxito”.

Y es que, en palabras de Nebot, “las diferentes compañías deberán actualizarse lo antes posible y disponer de la tecnología necesaria para implementar en sus procesos y garantizar así la seguridad de los usuarios”. En este sentido, es clave que las empresas apuesten por una tecnología de pagos moderna que permita cumplir con la normativa, como la pasarela de pagos Paylands.

Gracias a su interfaz intuitiva, adaptable, segura y rápida, Paylands aporta una experiencia óptima de usuario desde cualquier dispositivo y hace posible una integración sencilla con los sistemas de eCommerce, utilizando tecnologías como el Big Data y Business Intelligence. La pasarela cuenta con la certificación PCI, que valida más de 50 parámetros técnicos y operativos, junto con una herramienta de monitorización de fraude, con el objetivo de asegurar la protección de la información de los consumidores y de las operaciones que éstos realizan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.