En 2040 podría haber 2 millones de coches eléctricos en España

En 2040 podría haber 2 millones de coches eléctricos en España

Pese a las actuales cifras de nuestro parque de automóviles eléctricos, los pronósticos sectoriales a corto y medio plazo resultan sorprendentes y alentadores. Un reciente estudio indica que para el año 2025 podríamos alcanzar los 200.000 vehículos y llegar a los dos millones en 2040, aunque no se especifique si serán totalmente eléctricos o electrificados. En todo caso se espera que para estas últimas fechas las empresas españolas dedicadas a utilities o servicios adheridos a este tipo de movilidad, superen los 90.000 millones de euros de facturación. Además, no hay que olvidar que en este nuevo escenario, los servicios públicos cuentan con una posición única para obtener el valor derivado de la venta de productos relacionados con la movilidad eléctrica.

Dado que el coste total de la propiedad de los vehículos eléctricos (VE) continúa descendiendo, se espera que su crecimiento sea exponencial en los principales mercados de todo el mundo. Más de dos tercios de los futuros propietarios de VE encuestados por Accenture Strategy en España afirman que «el ahorro de dinero a largo plazo» es una de sus principales razones para realizar el cambio. El hecho es que a medida que el mercado se adapta, las empresas de servicios públicos están analizando activamente el papel que podrían desempeñar en la cadena de valor.

Estas son las principales conclusiones del informe Utilities: Lead the Charge in eMobility, elaborado por Accenture Strategy, subrayando que la previsión de que las utilities lideran el cambio en e-movilidad, se basa en el modelado de escenarios de valor a nivel geográfico y en una encuesta a 6.000 consumidores, llevada a cabo entre agosto y octubre de 2018, en Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

Las utilities están perfectamente posicionadas para desempeñar un rol importante en el mercado de la e-movilidad

El estudio establece que las utilities lograrán unas ganancias competitivas más que significativas si agrupan sus servicios en función de las necesidades de los propietarios de vehículos eléctricos (VE). Además de una oportunidad de 80.000 millones de euros al ofrecer electricidad de bajo margen para los VE, las utilities pueden añadir otros 10.000 millones en nuevos servicios de e-movilidad, como aplicaciones de carga remota, gestión integrada de energía de Casa-VE, procesamiento de pagos e incluso financiación para la adquisición de VE. Si combinan todos estos servicios en una única plataforma, las utilities podrán optimizar el rendimiento del sistema y ayudar a mejorar la experiencia general del cliente.

Pero el camino no es de fácil recorrido. Mientras las ventas de VE aumentan, los propietarios de estos vehículos en España deben enfrentarse aún a una serie de obstáculos. Por ejemplo, quienes deseen cargar sus baterías en casa necesitarán asegurarse de que sus sistemas de energía doméstica se encuentren preparados para ello. Además, deberán organizar la instalación de la infraestructura de carga doméstica y determinar los requisitos de mantenimiento. Del mismo modo, los propietarios que opten por usar un sistema de carga público deberán consultar la ubicación y disponibilidad de estos puntos, elegir las tarifas y opciones de pago adecuadas y planificar sus rutinas de carga en función de sus necesidades de movilidad.

Bruno Berthon, senior managing director de Accenture Strategy
Bruno Berthon, senior managing director de Accenture Strategy

“Las compañías que pueden facilitar comprar un vehículo eléctrico de manera fácil y asequible, son las que acelerarán la adopción y mejorarán la competitividad del sector. Esto es ahora mismo fundamental, ya que los consumidores cada vez toman más decisiones de compra basándose en el propósito de la compañía y en su compromiso con la mejora del medio ambiente”, según Bruno Berthon, senior managing director de Accenture Strategy. “Las utilities están perfectamente posicionadas para desempeñar un rol importante en el mercado de la e-movilidad, puesto que pueden ofrecer experiencias diferenciadas y relevantes para el cliente a la vez que crear un ecosistema de asociaciones imprescindible”.

En España, donde se encuestó a 500 consumidores, las razones medio ambientales son hoy en día el principal impulsor de compras de automóviles eléctricos, seguidas por las oportunidades de ahorro que ofrecen. El 69% de los futuros propietarios de vehículos eléctricos estaría dispuesto a cambiarse a automóviles eléctricos para ahorrar costes a largo plazo. Sin embargo, mientras la tecnología de las baterías continúe avanzando y vayan surgiendo nuevas oportunidades de leasing, los costes de adquisición de VE y el acceso a la carga – como por ejemplo, el sistema de energía doméstica o las estaciones públicas de carga – seguirán suponiendo una barrera a la hora de decidir. De esta manera, el 84% de los consumidores españoles con intención de adquirir un VE planean recargar sus vehículos en sus casas, a pesar de que solo el 62% cuenta con garaje propio.

Las utilities pueden aprovechar esta oportunidad si ponen en marcha acciones clave que aceleren la adopción de los vehículos eléctricos y dejen claro su papel en el sector como impulsores:

1. Ayudar a los clientes a tomar la decisión correcta: Con la confianza de sus clientes y el acceso a la información de éstos – desde patrones de consumo a preferencias de pago o posibilidades de carga en casa – las utilities están bien posicionadas para ayudar a sus clientes a tomar la decisión correcta cuando quieran cambiarse al VE.

2. Crear hiper-relevancia a través de los ecosistemas: Crear asociaciones de ecosistemas será esencial para establecer un enfoque de plataforma que agrupe ofertas relevantes con una experiencia mejorada para el cliente. Las utilities pueden elegir a socios complementarios que impulsarán la propuesta de valor para el cliente – desde fabricantes de automóviles y concesionarios hasta operadores de flota, operadores de puntos de carga, empresas de car-sharing, etc-. Con los incentivos correctos, las ofertas conjuntas beneficiarán a los propietarios de vehículos eléctricos y multiplicarán el valor de todos los socios del ecosistema.

3. Superar a la competencia: La clave para superar a la competencia será saber aprovechar la información de cliente en tiempo real para mejorar rápidamente o incluir nuevos servicios y experiencias. Las utilities deberán invertir estratégicamente en un porfolio de servicios que tenga el objetivo de simplificar las experiencias de compra y elimine las barreras de adopción.

Greg Bolino, managing director de Accenture Strategy
Greg Bolino, managing director de Accenture Strategy

“Aunque existe un gran valor potencial en el mercado de e-movilidad, las utilities deben actuar de inmediato. Armadas con un gran conocimiento acerca del mercado de energía, sus reglas y regulaciones, un consumidor que confía en ellas y buenas relaciones con proveedores, aquellas que inviertan estratégicamente y que ofrezcan servicios personalizados prosperarán en este mercado” concluye Greg Bolino, managing director de Accenture Strategy.

En este sentido – recuerda el informe – , las  empresas de servicios públicos cuentan en España con una posición única para desempeñar un papel fundamental en el proceso de adopción de la movilidad eléctrica y reclamar su parte en ese mercado valorado en 90.000 millones de euros. Conocen en profundidad a los clientes como consumidores de energía. Saben cómo moverse en el mercado de la energía y conocen sus normas y regulaciones. Desean entablar relaciones sólidas con sus clientes y son percibidas como proveedores de confianza.

Datos para un informe
Armadas con todas estas ventajas, las empresas de servicios públicos se encuentran en condiciones de aprovechar cuatro oportunidades distintas de la cadena de valor de la movilidad eléctrica.

      • Venta de productos y servicios: la venta de kilovatios-hora en el mercado del VE puede suponer en España un negocio de 80.000 millones de euros en 2040. No obstante, dado que este tipo de ventas genera un escaso margen, las empresas de servicios públicos deberán plantearse la venta de electricidad como parte de su grupo combinado de servicios.
      • Estaciones de carga: se calcula que, en España, el valor potencial de las estaciones de carga públicas y domésticas es de 20.000 millones de euros. Las empresas de servicios públicos se encuentran perfectamente equipadas para abordar las necesidades de carga en los hogares, pero, al igual que sucede con las ventas de productos, los márgenes pueden ser limitados. Los servicios públicos de carga exigen realizar grandes inversiones, y en un ámbito tan competitivo, donde las compañías de gas y petróleo también están explotando esta oportunidad, los datos serán clave para identificar las ubicaciones de mayor valor.
      • Servicios relacionados con la movilidad eléctrica: existe una oportunidad de 10.000 millones de euros para las empresas españolas de servicios públicos que sean capaces de coordinar todos los servicios que necesitarán los consumidores, desde facilitar la instalación y el mantenimiento de estaciones de carga, hasta ofrecer plataformas que hagan posibles experiencias de cliente plenamente satisfactorias.
      • Flexibilidad de la red: las empresas de servicios públicos pueden utilizar la carga de VE para lograr un equilibrio entre la oferta y la demanda—y optimizar el rendimiento de la red eléctrica—tal como hacen para acomodar las fuentes de energía solar o eólica. O bien, pueden centrarse en crear una red más flexible para la movilidad eléctrica y, de este modo, abordar mejor los problemas de congestión, reducir los costes de estabilización de la red y optimizar el gasto destinado a su cartera de clientes mayoristas o minoristas. Se calcula que, en España, el valor potencial de la flexibilidad de la red eléctrica es de 3.000 millones de euros.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.