Endesa apuesta por una movilidad sostenible, segura y electrificada

Endesa apuesta por una movilidad sostenible, segura y electrificada

Aunque la irrupción de vehículos eléctricos en nuestro mercado automovilístico y su posterior y lenta expansión haya parecido hasta relativamente poco tiempo una especie de tema futurista, lo cierto es que hoy es toda una realidad. Aunque somos uno de los países europeos con menos matriculaciones de coches eléctricos, sin embargo y acorde a las últimas cifras y sus previsiones, se espera que a partir del próximo ejercicio el mercado del vehículo eléctrico se vaya duplicando anualmente.

El elemento dinamizador de esta tendencia son las políticas contra la contaminación atmosférica impulsadas por la Unión Europea para sus estados miembros, iniciativa que persigue promover la utilización de vehículos eléctricos para hacer cumplir las medidas acordadas contra la contaminación. Ahí están los objetivos del marco de clima y energía para 2030, que incluyen conseguir un 27% de cuota de energías renovables y un 27% de mejora de la eficiencia energética, conforme al Acuerdo de París. No olvidemos que el Parlamento Europeo propuso a finales de 2018, aumentar este objetivo al 40% (de las cifras de 1990) de la reducción de los gases del efecto invernadero. Sin olvidar que se considera la propuesta de la reducción de un 80% de estas emisiones para 2050, en relación a los datos de 2005.  Por ello, uno de los puntos clave en los que trabaja la UE para la consecución de estos objetivos es el uso y promoción de los coches eléctricos.

Endesa es una compañía que está decidida a jugar un papel esencial en la transformación del modelo energético actual hacia un modelo sostenible

En este ámbito y globalmente, las marcas vienen emprendiendo acciones, aumentan su oferta de coches eléctricos, que, pese a no ser aún tan amplia como las de los vehículos tradicionales, va ganando relevancia y aceptación. Sin embargo y a pesar de la favorable evolución de este mercado durante los últimos años, su implementación no logra todavía los niveles deseados ya que aún le espera un largo camino por recorrer.  Situación  más evidente en países como España. Ahora bien, aunque en Europa existe un panorama muy desigual entre países en cuanto a la implantación de coches eléctricos y a pesar de que destacan las matriculaciones en países como Francia, Alemania o Reino Unido (tema aparte es Noruega), la infraestructura de carga rápida no es todavía adecuada. Pero se trabaja aceleradamente en este sentido, haciendo camino al andar.

Consciente de los retos energéticos a los que la sociedad se enfrenta, en España se está intensificando la promoción de la electricidad como el vector energético capaz de conciliar unos requerimientos medioambientales y de eficiencia cada vez más exigentes con la cobertura de las necesidades energéticas de los ciudadanos.  En este marco, la movilidad eléctrica es fundamental en la transición energética y en el proceso de descarbonización que ya está experimentando nuestra economía. Para muestra, un botón. En 2017 y en España, el transporte fue responsable del 26% de las emisiones GEI (gases de efecto invernadero), lo que le convierte en actividad con mayor volumen de emisiones, especialmente en las ciudades.

Ahora bien, al margen de los lógicos y avanzados procesos de marketing, es interesante conocer qué acciones se están llevando a cabo en nuestro mercado para potenciar la aceptación y adaptación de los usuarios a esta nueva y obligatoria tendencia. Sobre todo en el marco empresarial, donde algunas compañías han implementado diversos planes al respecto.

Endesa, lanza la quinta edición de su Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados orientado a promover el uso de vehículos eléctricos en España entre su personal.

Este es por ejemplo el caso de Endesa, que acaba de lanzar la quinta edición de su Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados orientado a promover el uso de vehículos eléctricos en España entre su personal. El objetivo de este Plan es que 200 empleados se sumen a los 663 trabajadores que ya se adhirieron a los Planes anteriores y conseguir así que, en cinco años, el 10% de la plantilla haya apostado por la movilidad eléctrica de manera particular.

El desafío no es nimio. Superar este reto requiere fomentar el compromiso de la sociedad para cambiar determinados hábitos de consumo hacia soluciones más sostenibles, motivo por el que Endesa trata de contribuir a este cambio tanto a través de las relaciones con sus clientes, como dentro de la compañía, promoviendo la electrificación de su flota corporativa y los vehículos de sus empleados. Por ello, la compañía se ha planteado como uno de sus objetivos, electrificar la mitad de su flota corporativa (operativa, comercial y de representación) en tres años, lo que supone que, en 2021, tendrá incorporados a ella más de 400 vehículos eléctricos puros y cerca de 600 híbridos que permitirán un ahorro de emisiones a la atmósfera de 1.779 toneladas de CO2.

Aunque los coches eléctricos todavía no llegan al 2% de las ventas totales, el mercado de estos vehículos se está duplicando año tras año en nuestro país. De esa cifra, 6 de cada 100 turismos eléctricos vendidos en España durante el tiempo que lleva vigente el Plan de Endesa, que se lanzó en 2015, han sido adquiridos por trabajadores de la compañía. Madrid es la Comunidad Autónoma con mayor acogida (44% de los vehículos adquiridos por los empleados han sido vendidos en ella), seguida de Cataluña, Andalucía y las islas, tanto Baleares como Canarias.

En estos 4 años, los vehículos eléctricos particulares de los empleados de Endesa han recorrido más de 23 millones de kilómetros y han evitado la emisión a la atmósfera de más de 3.400 toneladas de CO2 recurrentes cada año, así como la emisión de partículas y NOx, contribuyendo así a la mejora de la calidad del aire en las ciudades. Todos los modelos son 100% eléctricos y con autonomías homologadas de hasta 450 km, en algunos casos.

Endesa es la primera empresa del sector energético español que ha conseguido el triple sello ‘Calculo+Reduzco+Compenso’ A través de este Plan, Endesa pretende también fomentar la conciencia sobre la necesidad de electrificar el transporte. La compañía también ha ofrecido a sus empleados (y al público en general) diversas facilidades para la adquisición de un punto de recarga doméstico a través de la Solución Integral Vehículo Eléctrico que permite su instalación, mantenimiento, garantía y financiación por menos de 1 euro al día.

Pero además y como consecuencia de su política medioambiental, Endesa es la primera empresa del sector energético español que ha conseguido el triple sello ‘Calculo+Reduzco+Compenso’ por el registro de su Huella de Carbono.  Estos sellos, concedidos por la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio de Transición Ecológica, distinguen a aquellas organizaciones que no solo calculan sus emisiones de gases de efecto invernadero, sino que cuentan también con un plan para su reducción y compensación.

Tras haber obtenido en años anteriores los sellos ‘Calculo’ y ‘Reduzco’, Endesa ha recibido también, para su Huella de Carbono de 2017, el sello ‘Compenso’. Este reconocimiento le ha sido otorgado por su compromiso y esfuerzo a la hora de no solo calcular su huella de carbono, sino por ir más allá y compensarla a través de la iniciativa ‘Bosque Endesa’, cuyo objetivo es la restauración forestal de espacios degradados o incendiados mediante la implantación en ellos de especies autóctonas y resilientes.

Endesa tiene registrada su huella de carbono desde 2013 y ha demostrado una senda de reducción de sus emisiones, según los criterios establecidos por la Oficina Española de Cambio Climático. Desde el registro de la Huella de 2016, tiene activado los sellos ‘Calculo’ y ‘Reduzco’. Ahora, con el registro de la huella de carbono de 2017, ha sido reconocida con el sello ‘Compenso’, ya que la iniciativa ‘Bosque Endesa’ permite compensar las emisiones asociadas a los consumos de gasoil de los grupos electrógenos de las centrales hidráulicas de la empresa.

Endesa es la primera empresa del sector energético español que ha obtenido esos tres sellos del registro de la Huella de Carbono. Actualmente, 14 empresas españolas disponen del triple sello, pero ninguna otra pertenece al sector energético.

Datos para un informe

 

El Registro de Huella de Carbono del Ministerio es un registro oficial del Ministerio de Transición Ecológica, a través de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), en el que las empresas pueden inscribirse de forma voluntaria.  Consta de tres secciones: sección de huella de carbono y de compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero; sección de proyectos de absorción de CO2, y sección de compensación de huella de carbono.

Este registro permite a las empresas conseguir un sello que refleja los esfuerzos que desarrollan para luchar contra el cambio climático. El sello contempla tres fases en la estrategia de reducción de la huella de carbono: Calculo, Reduzco y Compenso, distinguiendo así entre las organizaciones que calculan su huella de carbono; las que, además, reducen sus emisiones, y las que van más allá y compensan parte o todas sus emisiones.

El objetivo de este registro es contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, incrementar las absorciones por los sumideros de carbono en el territorio nacional y facilitar, de esta manera, el cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos por España en materia de cambio climático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.