Endesa potencia su plan de ayuda a la movilidad sostenible

Endesa y su plan de movilidad eléctrica para empleados

Pese a las negativas conclusiones de algunos informes y noticias publicados hace ya 2 o 3 años, cosas como que “los coches eléctricos han perdido terreno en la batalla por las nuevas tecnologías, ante opciones como los híbridos”, los datos son porfiados y la realidad ha comenzado a imponerse. Porque la implantación de estos vehículos en el mercado se producirá antes de lo que la mayoría de la gente cree. No olvidemos que – entre otros temas – estos coches utilizan la electrónica de forma intensiva, generando cambios e innovaciones, que se producen, incorporan o bien rechazan rápidamente, y a veces muy rápidamente. Tal vez haya que comenzar a olvidarse de la potencia y el simbolismo que ha caracterizado tradicionalmente al automóvil, y plantearse seriamente que esta nueva opción se está convirtiendo en una herramienta de electrónica y comunicaciones.

Para situarnos mejor. Hace dos décadas, en la industria imperaba una cultura de máquinas que exaltaba a los “fanáticos de los coches” con “gasolina en sus venas”. Pero para prosperar en los próximos años, las automotrices tendrán que contratar diseñadores y gerentes que conciban los automóviles como nodos en una creciente red de información digital. Y si no, al tiempo.

Antonio Castellanos de Toro, responsable del Plan de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA
Antonio Castellanos de Toro, responsable del Plan
de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA

“La industria de la automoción está apostando muy fuerte en este sentido, por lo que preveo que el año que viene pondrá en el mercado media docena de  nuevos modelos, con buena autonomía, con batería 40 Kwh, incluso de 50 Kwh, con autonomías reales de 400 y 500 kilómetros o más. Esto evolucionará año tras año. Un ejemplo, el Nissan Leaf que saldrá en enero del año que viene tendrá ya 400 kilómetros de autonomía. Pero el que salga un año después ya lo hará con 500 kilómetros, no 190 como los que compramos en ENDESA hace tres años”, comentó a DATÁGORA Antonio Castellanos de Toro, responsable del Plan de Movilidad Eléctrica de Empleados de ENDESA.

Ahora bien, antes que nada debemos recordar el ámbito en que se inscribe esta tendencia. La lucha contra el cambio climático continuará y la comunidad internacional mantendrá el compromiso de alcanzar la neutralidad de emisiones. En 2011 la UE confirmó sus objetivos de reducción de emisiones GEI entre en el horizonte 2050: entre un 80% y un 95% respecto al nivel de 1990. Lo que significaría incrementar la penetración de vehículos eléctricos desde el 0% hasta casi el 100% en 2050.

Tiempo hay para evolucionar hay, ya que un período de transición exige contar con todas las tecnologías y energías disponibles hasta ese momento. Prescindir prematuramente de determinadas tecnologías o combustibles (nuclear, carbón, productos petrolíferos o gas, entre hoy y 2030 significaría un riesgo formidable que no se debe ni puede correr. Pero el vehículo eléctrico continuará su rumbo.

Las previsiones de Monitor-Deloitte (Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050. Recomendaciones para la transición. Marzo 2017) permiten hacerse una idea bastante ajustada a la realidad a medio plazo. “La penetración del vehículo eléctrico entre los turismos alcanzaría un 7% y un 10% para 2030. Lo que significaría un nivel de ventas en esas fechas de entre 600.000 y 900.000 unidades (en contraste con las 2.300 vendidas en 2015), con lo que el vehículo híbrido podría hacer de puente hacia el vehículo 100% eléctrico”.  La pregunta es obvia ¿qué pasos se están dando a nivel público y/o privado para fomentar esta tendencia y contribuir a la reducción de emisiones de CO2?

ENDESA plan de movilidad eléctrica para empleados

Una prospectiva eficaz. 

En el sector privado ENDESA viene sembrando eficientemente hace ya más de dos años. Para muestra, un botón. El pasado mes de abril lanzó su III Plan de Movilidad Sostenible para empleados con el que al menos otros 250 trabajadores de la eléctrica podrán adquirir un coche eléctrico para su uso particular y en condiciones ventajosas. Objetivo, superar a final de año la cifra de 500 empleados con coche eléctrico.

“Hace dos años iniciamos un plan de movilidad eléctrica para empleados, en el que a través de una propuesta de valor atractiva que conseguimos orquestar para los empleados, conseguimos que 158 de ellos a nivel particular, adquiriesen un vehículo eléctrico para su uso personal.  Nos propusimos que fuesen los mejores embajadores de la movilidad  eléctrica ante la sociedad. Un ejemplo de cómo se puede incorporar la movilidad eléctrica a través del coche eléctrico a las necesidades diarias de movilidad como ciudadano. Aunque el pasado ejercicio y por problemas asociados al plan de ayudas estatal, MOVEA, sólo conseguimos 117 empleados, seguimos avanzando” recuerda Castellanos de Toro.

Se sigue avanzando, aunque el plan de 2017 que está en este momento en vigor, se encuentra un poco detenido debido a que aún no se ha puesto en marcha el Plan MOVEA, diseñado desde fines de 2016, con una dotación de 16,6 millones de euros y ayudas de hasta 5.500 euros por turismo. Los Presupuestos Generales del Estado de los que depende están aún sin aprobar pero se espera que en poco tiempo se ponga en marcha el Real Decreto MOVEA.

Conviene recordar un componente en la “Propuesta al Empleado”, el incentivo que da ENDESA a cada empleado por participar en este Plan. ¿A cambio de qué? “De firmar un acuerdo de colaboración con la empresa, que implica, llevar el logotipo de la empresa y un e-mail de contacto en el coche. A cambio de eso y de colaborar con otras iniciativas de comunicación que hacemos como la Vuelta a España en Vehículo Eléctrico. “Un pequeño incentivo económico que permite a nuestros empleados difundir y ser un referente en movilidad sostenible”, recuerda Antonio Castellanos

El plan permite también elegir entre la modalidad de compra o financiación, con todo incluido (vehículo, mantenimiento y seguro). En esta tercera edición se ofertan dos modalidades: contratos de renting con todo incluido durante 24 meses o un crédito revolving, lo que supone evitar costes adicionales y, sobre todo, la posibilidad de devolver el vehículo al finalizar el contrato para vencer la barrera de obsolescencia tecnológica.

Además de las facilidades para la compra de un coche eléctrico La compañía también ofrece a sus empleados y al público en general facilidades para la adquisición de un punto de recarga doméstico a través de la Solución Integral Vehículo Eléctrico que permite la instalación, mantenimiento, garantía y la financiación del mismo.

Situar estaciones de carga en los sitios de trabajo, es algo sumamente atractivo. Cuando una empresa instala una estación de carga, los empleados son 20 veces más propensos a comprar un vehículo con conexión eléctrica, según un estudio del Departamento de Energía de Estados Unidos. Sin embargo, en el caso de ENDESA, la recarga en el trabajo sólo está permitida en casos de emergencia ya que lo que se promueve es precisamente la recarga nocturna que es lo más sostenible y beneficioso para el sistema eléctrico.  “Pensamos que esta medida puede tener el mismo efecto y ser, además, lo correcto.

Parking-Endesa-vehículos-eléctricos-empleados

Pese a todo, se hace camino al andar

Actualmente 274 empleados de ENDESA disfrutan de la movilidad eléctrica a diario, lo que significa, en promedio, un 7% del total de turismos eléctricos matriculados en el mercado español en los últimos dos años. En total y durante ese período, estos vehículos han recorrido ya más de tres millones kilómetros, evitando la emisión a la atmósfera de más de 600 toneladas de CO2 recurrentes cada año. De todas maneras, según Deloitte las ventas  de coches eléctricos en España suponen el 0,2% de las ventas totales, lejos de países como Noruega (23%) o bien Holanda (10%). Pero se hace camino al andar.

Antonio Castellanos estima que las barreras para el despegue del vehículo eléctrico, son, por orden de importancia, el desconocimiento existente en la sociedad sobre qué es y qué papel va a jugar el coche eléctrico en la sociedad. Dado el mínimo conocimiento, Castellanos piensa que el “Proyecto de empleados” tiene un elemento significativo como elemento de ayuda a la difusión en un ambiente poco propicio. “Incluso a nivel de concesionarios, todavía hace falta mucho conocimiento para vender bien los coches eléctricos”.

El precio. Son coches más caros que lo normal y por lo que compras a lo mejor estás pagando una batería que cuesta casi el 50% del precio del coche. Prácticamente es la diferencia de precio entre un coche de gasolina y uno eléctrico, pero esto bajará. Lo está haciendo a diario y se ha pasado de un valor de mil euros el kilovatio almacenado hace unos años a los aproximadamente 300 actuales. Y se espera que para 2020 o antes cueste ya 100 euros. No hay que olvidar que hay miles de millones de euros a nivel mundial invertidos en investigación de baterías. La densidad energética se está incrementando, incluso se están desarrollando nuevos materiales para incrementarla y reducir el coste.

“Todo el mundo sabe que la clave es la batería. Estoy seguro que llegará un momento y no será en 20 años ni mucho menos, a lo mejor en sólo una década, o tal vez 7 u 8 años, que este panorama experimentará un cambio sustancial. Las millonarias inversiones que se está efectuando en investigación en todo el mundo, pueden sorprendernos el día de mañana porque un laboratorio de investigación en Japón, Corea, América del Norte, o  en Europa, saque una batería realmente superior que va a poner en el mercado. Como si le pusieran a un móvil una batería que de repente tiene una potencia energética cinco veces mayor. Así el ciudadano tendrá 2.000 kilómetros de autonomía dentro de 10 años y cargará el coche una vez al mes”, pronostica Antonio Castellanos. 

Recarga. Hoy en día cuando la gente ve coches de 30.000 euros quiere saber qué le dan por ese precio. Algo lógico. Pero esto incluye también una barrera, la de infraestructura de recarga. Hay personas que no pueden poseer un coche eléctrico dado que no tienen acceso a un enchufe o una plaza de aparcamiento en propiedad, ya que la que utilizan la tienen en alquiler en un sitio diferente, a veces algo alejado, con lo que está lejos de su contador y tienen que dar de alta un nuevo punto de suministro. Sin embargo, sí que sigue habiendo un gran porcentaje de la población que sí que puede instarlarse un punto de recarga, incluso hoy.  Ese es el mercado que hay que desarrollar  y generar economías de escala.

Autonomía. La cuarta barrera. Debe recargar prácticamente a diario, por lo que precisa un  punto de recarga rápida al que pueda acceder sin problemas y que aún no existe. Sin olvidar que los coches disponen todavía de autonomía limitada. La de los coches que se venden en el mercado es una autonomía homologada de 400 kilómetros, autonomía prácticamente real en una conducción normal. En un mix de unos 300 kilómetros en carretera y ciudad, que está muy bien. Una autonomía útil en estos momentos son unos 220 a 250 kilómetros.  Es decir, la diferencia entre la autonomía real y la útil. La útil significa que no puedes llegar a tu casa con 0 kilómetros de autonomía. Tienes que tener un margen, hacer tu circuito normal y disponer de una autonomía como para llegar cómodo a ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.