Entrevista a Ángel Pineda, CEO de Orizon

En el emprendimiento coinciden lo riguroso en la observación, lo creativo en la solución y el no decaer en el intento

Por Pedro A. Muñoz

Ángel Pineda, CEO de Orizon

“El bajo rendimiento de la tecnología de la banca española provoca que la mitad de los días no pueda disponer de algunas de sus operativas bancarias”. Esta sorprendente conclusión de un informe de la tecnológica Orizon (25-6-2020), no dejó de llamar la atención, ya que se hizo a partir del análisis de 5 grandes bancos nacionales. Todo un toque de alerta dado por una pequeña empresa con casi una década de existencia y una sólida plantilla de poco más de 50 personas, que ofrecía su solución al respecto. Casi dos años más tarde, se descuelga con otro anuncio impactante: el intento de convertir su metodología de eficiencia de este software (sistema BOA) en estándar internacional. Conocer de qué forma opera el capital humano de esta compañía analizando y proyectando soluciones, exigió a Datágora a mantener  una larga conversación con Ángel Pineda, CEO de Orizon.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Está visto que la forma de operar de su empresa coincide bastante con lo que  escribe el profesor Luis Lombardero: “Las grandes decisiones que las empresas tendrán que enfrentar, requieren personas con estrategias, tecnología, conocimientos específicos de mercado y clientes, trabajo virtual, etc. Además de saber aplicar talento y conocimiento de sus equipos a estas labores”, (Trabajar en la era digital). Es innegable que actualmente este tipo de perfil es muy escaso en el mercado, aunque no sea escaso en la plantilla de Orizon, por lo que no será raro que más de un head hunter haya visto a su empresa como un buen “coto de caza” e intentado fichar talento.  ¿Cómo enfrenta esta situación?

* Somos conscientes de lo escasos que son los perfiles que combinan, pero no sólo conocimientos tecnológicos, sino también orden y rigor intelectual, temple y calma ante los nuevos retos y, sobre todo, generosidad y empatía con los clientes y los compañeros, tanto del área técnica como de otras. Cierto es que el mercado siempre se ha fijado en nuestros profesionales y en ocasiones hemos nutrido a otras compañías con talento en estado puro. Nuestra política en este sentido es muy sencilla. Cada individuo es dueño de su vida profesional y lo que nosotros le ofrecemos a esa persona es el mejor entorno profesional posible. Desde nuestro punto de vista, ofrecemos un entorno para un desarrollo profesional y personal completo, y especialmente retador al nivel que cada persona quiere marcar en cada momento.

Intentamos que el grupo sea consciente de que integra un ecosistema de trabajo y vida orientado a que un individuo crezca y, al mismo tiempo, haga crecer al resto de la tribu. Pero no sólo se trata de esfuerzo, sino también de potenciar el plano intelectual y hacer posible lo que nuestros clientes quieren. Gráficamente, ofrecemos lo contrario a “hacer horas” y a “no complicarme la vida”, algo que habitualmente vemos en el mercado. Muy por el contrario, lo que perseguimos son equipos que deseen conocer a sus compañeros y a sus clientes, que deseen resolver los problemas, y más aún, que mantengan un espíritu alerta de cómo llegar al origen de ellos para crear los mecanismos de transformación necesarios que aseguren que no se vuelvan a producir. Se pueden hacer las cosas bien y merece la pena pensar en los problemas en dos tiempos. Uno, el urgente para resolverlo momentáneamente. El segundo, sólo se obtiene con habilidades intelectuales y culturales. Resolver un problema de raíz sólo tiene un precio: atreverse a estudiarlo pacientemente con la confianza de que seremos capaces de solventarlo.

De este modo se encuentran soluciones que no suelen ser complejas y evitan que se produzcan situaciones que provoquen un mal servicio o unos costes innecesarios para nuestros clientes. Así es como el grupo evoluciona y el individuo encuentra una recompensa profesional que en muy pocos puestos de trabajo actuales podrá encontrar. Quienes aprecian esta situación sienten menos atracción por otros puestos de trabajo del mercado, a menudo repetitivos, constreñidos y, sobre todo, con muy poco feedback sobre qué piensa realmente su cliente final sobre su trabajo.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Al ser Orizon una empresa vanguardista, el trabajo que realiza exige una dedicación absoluta a buena parte de su plantilla, dado que el mercado es cada día más exigente. Muchos líderes deben tomar decisiones de forma muy rápida y tras procesar grandes cantidades de información, con lo que la rapidez de las reacciones debe ser inmediata. Un informe de Symantec recuerda que 4-G promete óptimamente un giga por segundo, mientras que 5-G en su momento máximo es 10 gigas. Velocidades que incrementan la presión sobre los gestores de ciberseguridad ya que los cambios tecnológicos se producen demasiado rápido como para que los equipos puedan adaptarse.

* Hoy en día existe una dualidad de corrientes de pensamiento como consecuencia de la gran cantidad de información que se genera. Por un lado, digamos que, de forma pública, se genera una imagen de “control total” por la enorme disponibilidad de información. Por otro, de forma privada observamos una baja explotación de la información, mala categorización y una focalización poco eficiente de esfuerzos por una incorrecta priorización.

Ángel Pineda en las oficinas de ORIZON

Hace una década, al generarse “pocos logs” de información, el crearla era costoso ya que implicaba almacenamiento de datos y consumo de CPU para crear los indicios. Hoy estamos en el extremo opuesto, el coste de almacenamiento ha disminuido y los servidores tienen un bajo impacto de CPU, así se generan ingentes cantidades de información que usualmente no se explota convenientemente. Este hecho que se ha producido en los últimos tiempos, conlleva un cambio en el comportamiento de las personas y se refleja en los negocios.

Cuando se generaba poca información, las personas dedicaban tiempo a planificar y a crear hipótesis de comportamiento de los sistemas. En base a esos procesos de estudio sólo se generaban los datos necesarios para poder controlar el rendimiento de las aplicaciones, y el resto de procesos IT como la seguridad o la propia operación. El problema al que nos enfrentábamos era cómo diagnosticar ante nuevos problemas y en ese caso había que volver a revisar el modelo e introducir nuevas variables a medir para intentar encontrar cuáles nos ayudaban.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Y cuál es entonces el panorama actual?

* Actualmente, como es poco costoso generar información, nos encontramos que en la configuración no se planifica qué información es relevante ya que es más sencillo obtener  toda la posible. Así, el sistema genera millones de señales para las cuáles no están previstos: ni los umbrales aceptables y no aceptables, ni su prioridad, ni los circuitos de resolución, ni la capacidad de encontrar la causa raíz. Resultado, los profesionales que observamos son reactivos y con una elevada carga de estrés, que merma más aún su capacidad, con lo que a lo que se enfrentan nuestros clientes es a un bombardeo de señales, en un entorno de “no suficiente” planificación, donde muchas de ellas tienen consecuencias para su negocio.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Esta nueva situación, qué tipo de efectos produce entonces sobre el trabajo de los profesionales, ¿cómo se solucionan?

*  Hace una década, el proceso contaba con una planificación y un aporte de intelectualidad que conseguía mejores profesionales, más preparados, pero faltaba profundidad en los modelos de detección y resolución. Actualmente, hay un uso muchísimo mayor de los sistemas, lo cuál implica muchas más señales y un cambio constante del software, lo que deriva en una ingente cantidad de información. Los profesionales, que son personas, cuando se desbordan tienden a ser exclusivamente reactivos, a estar en un estado constante de “supervivencia”, a no indagar y atacar los problemas de forma paciente para solucionarlos de base. Todo esto nos lleva a una utilización poco eficiente de la infraestructura y problemas de servicio.

La dualidad es precisamente esta, mayor cantidad de información no implica mejores decisiones. El paso de un estado a otro ha ocurrido en un plazo muy breve, especialmente para los profesionales de IT, que deben adaptarse a la nueva situación muy rápidamente. Aquí es donde tiene su razón de ser Orizon, un concepto que implica ambición intelectual, planificación, explotación masiva de información (BOA) con criterios de negocio, de orden, de detección y resolución eficiente, todo ello basado en una profunda planificación y formación. El problema de la saturación de información para nosotros es también una oportunidad para hacer creer a nuestro equipo, a proporcionar las condiciones para manejar inteligentemente “teras” de información, con el soporte continuo de nuestra inversión en BOA para solventar las necesidades que se originan.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Durante esta crisis buena parte de las empresas se han visto obligadas a acelerar su digitalización y ante el aumento de la demanda de talento digital, muchos observadores pronostican un buen futuro para freelances expertos en habilidades tech. ¿Hasta qué punto y a qué nivel piensa que este planteamiento es realmente objetivo? ¿Habilidades tech (digital thinking) quiere también decir pensar en digital, con su perspectiva externa pensando en las personas? 

*  Precisamente la oportunidad para “freelances”, bajo mi punto de vista, es fruto de que las necesidades existentes no se cubren. No creo que lo importante sea la figura jurídica de “autónomo”, “contratado” o la que sea. Lo importante es que escasean los perfiles que manejen conocimientos “tech”, empatía con clientes, capacidad de fomentar el equipo-grupo, ser pacientes y con confianza en sus capacidades intelectuales para resolver retos complejos. Ahí es donde radica la realidad actual, y es donde hay oportunidad para personas y empresas que sí sean completas en el abanico de actitudes y aptitudes.

La figura externa o ”freelance” como engranaje que solvente el problema, presenta un punto muy difícil de salvar: la dedicación que pueda tener. Sólo en el caso de tener la capacidad de entrar al fondo de los problemas, es posible que sea una figura con probabilidades de éxito. Quiero decir que el escenario actual no se presta a soluciones generalistas, ni a reutilización de recetas, ni a “mesías”. Se requiere la combinación de rigor intelectual, de dedicación, de capacidad para analizar problemas complejos con múltiples elementos, donde algunos de ellos pueden ser desconocidos o fuera del área de confort del “freelance” tech.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Aquí surge una pregunta obligada, Orizon destina un 23% de su facturación a I+D, porcentaje nada desdeñable. Durante la etapa de desarrollo de los procesos de gestión de su herramienta BOA, en algún momento se habrá visto complicada por algunos de los variados problemas que generan los derechos de propiedad intelectual, tema por lo demás internacional. ¿Ha estado Orizon enfrentada a este tipo de incidente que, según indican diversos informes son más comunes de lo que se cree?

*  BOA nace ante la necesidad de hacer cálculos complejos, muchos de ellos en tiempo real, con ingentes cantidades de datos para mejorar el rendimiento de los sistemas y reducir sus costes. En este campo, creamos algoritmos de detección para múltiples arquitecturas tecnológicas, algoritmos que indican de forma precisa la solución a problemas comunes, paneles “what if” escoger los mejores candidatos y para evaluar soluciones alternativas y su impacto, dashboards para seguir procesos complejos de rendimiento de las aplicaciones. En todos ellos, no hay patentes establecidas, por lo que no hemos encontrado obstáculos a crear soluciones.

Lo que tenemos implantado es un protocolo de secretos empresariales, donde nuestro equipo se compromete a no divulgar nuestros algoritmos. Además, el código fuente no se entrega, lo tenemos en un entorno AWS donde lo que se obtiene siempre es el resultado de los cálculos, nunca la forma en cómo se consiguen.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Veamos un tema que ya se plantean muchos analistas. Su empresa – como es lógico dado su avanzada tecnología y rendimiento – ha recibido ofertas. Ahora bien, ¿cuántas de estas diría que responden al deseo de una empresa X de ampliar con solidez su oferta al mercado?  ¿O tal vez se ha tratado del objetivo de algún trol de patentes?  

*  En el segundo caso de adicionar patentes no hemos tenido contactos puesto que no tenemos patentes actualmente. El caso más habitual es el primero, donde hay entidades que quieren mejorar su posicionamiento, su imagen de marca, añadiendo el cuidado del rendimiento de sus aplicaciones, o bien quieren acceder a nuestra cartera de clientes o nos ven como una excelente oportunidad para entrar en nuevos clientes. Sin embargo, nuestro objetivo es mucho más ambicioso porque Orizon no ha nacido para reforzar otras marcas, sólo nos fijamos en ofertas que tengan la máxima de crear un estándar mundial en la forma que se mide el rendimiento de las aplicaciones, queremos ser el referente de qué indicadores otorgan las 5 estrellas a un software o el suspenso.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Dada su amplia experiencia empresarial, además de su trayectoria como experto en el mundo digital, ¿qué piensa del papel que se espera que juegue la Estrategia España Nación Emprendedora, el programa del Gobierno para lograr la transformación económica y social del país a través del emprendimiento, una de las plataformas básicas que se espera cambie del proceso productivo? Es decir, un marco normativo que – se espera – ayudará a las start up para la atracción y retención del talento y atracción de capitales.

*  Mire, además de mi trayectoria digital como empresarial, hace algunos años tuve la oportunidad de ser presidente de la asociación de jóvenes empresarios de Alicante (Jovempa – CEAJE), donde tuve contacto con las políticas de fomento del emprendimiento. Personalmente, creo en el emprendimiento como una forma de vida, no sólo como una salida profesional, y como una responsabilidad que muchos de nosotros debemos de asumir. Si queremos progresar, muchos profesionales deben pensar en crear negocios, ya sea dentro de organizaciones como desde cero. Es importante que nuestra educación cambie, no sólo tenemos que ser buenos siguiendo instrucciones, debemos tener en el ADN la capacidad de crear metodologías, protocolos, tecnología y servicios. Como decía Aristóteles, la cantidad de señales y necesidades es amplia, el tiempo es finito y la vida es corta, necesitamos más profesionales que sean capaces de observar, investigar, formular hipótesis e iterar para depurarlas. Ese enfoque coincide con el emprendimiento, coincide con ser rigurosos en la observación, con ser creativos en la solución y con no decaer en el intento.

En lo que no creo es que con un marco normativo se vaya a solucionar. El gobierno en España y Europa cree que sólo con crear la norma se transforma la cultura y no es así en muchos casos. En el caso de un cambio tan profundo como es alimentar el espíritu de emprendimiento, los aspectos puramente económicos, tales como las deducciones fiscales, los impuestos o la deuda, no son los más importantes, y sin embargo son los que se están tratando en las publicaciones de la nueva ley. No se habla de que emprender significa crear para ser mejores, y ahí hay conceptos mucho más complejos y necesarios para un cambio real.

Artículo anterior
Entrevista a José Manuel de Riva, Vicepresidente de CEPYME
Artículo siguientePara la transformación digital uno de nuestro principales problemas es la carencia de profesionales especializados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.