Entrevista a Antonio Artés Rodríguez, CEO de eB2

“Unos ocho millones de personas tienen actualmente en España algún problema de salud mental”

Por Pedro A. Muñoz

Antonio Artés Rodríguez, CEO de eB2

«Teniendo en cuenta que una de cada cuatro personas experimenta un trastorno mental común, que la depresión es la primera causa de discapacidad y que el número de muertes por suicidio es el doble que el de accidentes de tráfico, tanto en España como en el resto de Europa, resulta evidente que el tratamiento de la salud mental debe ser una prioridad tanto para la Sanidad Pública, como para las aseguradoras privadas».

Estos datos, más que preocupantes, son resultado de un profundo trabajo de investigación de más de 10 años de un equipo multidisciplinar de Ingenieros y Psiquiatras, impulsado por la Universidad Carlos III de Madrid, ámbito en el que nació la empresa Evidence-Based Behavior (eB2). Esta ofrece una solución para el cuidado de pacientes de salud mental basada en tecnologías de segunda generación de Inteligencia Artificial.  DATÁGORA habló con Antonio Artés Rodríguez, CEO de eB2.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Para empezar, ¿cómo definiría  lo que realmente significa una enfermedad mental? ¿Podría trazar un breve panorama de la situación de la salud mental en España? ¿Cuáles son las principales  – digamos –  características que encuadrarían en esta inmensa área?  ¿Cómo suele manifestarse? ¿Se puede incluir  en ella y como variantes, problemas  como tecno estrés, burnout,  amnesia digital, etc., derivados a un exceso de información y tecnología digital?

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Partamos de la base que un 20 por ciento de la población sufre una enfermedad mental. Que el uno por ciento de la población de nuestro país es esquizofrénica, lo que quiere decir que tenemos más de 400.000 esquizofrénicos en España. Que más de 300.000 personas padecen un trastorno bipolar. Que entre tres y cuatro millones, sufren depresión. Así, al 20 por ciento al que nos referíamos significa que unos ocho millones de personas tienen actualmente en España algún problema de salud mental que puede ser depresión, estrés, algún tipo de manía, trastornos de la alimentación, cuando no demencias o alguna patología más severa… Un amplio espectro de diferentes  trastornos. Además, están las adiciones clásicas al alcohol, al tabaco, a todo tipo de drogas… Y luego han surgido las que está generando el mundo digital, a Internet, a estar siempre conectado, a los videojuegos…

 

Antonio Artés Rodríguez, CEO de eB2
Antonio Artés Rodríguez, CEO de eB2

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Estadísticas son más que preocupantes por sus repercusiones. Hace dos o tres años un informe de la BBC comentaba que en 2015 había alrededor de 47 millones de personas con demencia en el mundo y que, de acuerdo con las proyecciones de población, si la prevalencia de demencia actual se mantiene constante, en el año 2050 habrá alrededor de 130 millones de personas.  ¿Cuál es su opinión al respecto?

*   Mucho más que la demencia, me parece más impactante, la realidad terrible de los suicidios, porque con toda la inversión que hay, por ejemplo en seguridad vial, el número de muertes por suicidio en España es el doble que las de accidentes de circulación Y éste es un dato común a toda Europa. La cifra de muertes en carretera está en torno a dos mil al año, poco menos, y el número de suicidios consumados ronda los cuatro mil. Y eso, sin tener en cuenta las muertes en carretera que, en realidad, son suicidios. Hay que tener en cuenta que un fallecimiento que revista claras evidencias de suicidio, queda excluido de cualquier cobertura de póliza de seguro, con lo que la familia no percibe nada. En cambio, si la persona se mata en un accidente de coche, si tiene un seguro de vida, su familia está cubierta porque el suicidio se encubre con el accidente. En el mundo son 800.000 personas las que mueren por suicidio cada año. Pero el número de intentos de suicidio, respecto a las muertes que se producen, es de 20 a 1, es decir que cada año en el mundo 16 millones de personas intentan suicidarse y de éstas, lo logran un cinco por ciento. Si en España hay 4.000 muertes por suicidio, hay 80.000 intentos al año. Más de una persona se quita la vida cada día en nuestro país, de hecho la media son unas diez personas al día y más de 200 lo intentan. Una persona, triste y fatalmente, se suicida cada dos horas y media, en España.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Para ayudar a reducir los costes de tratamiento en salud mental que actualmente, en España, supera los 80.000 millones de euros anuales, Uds. han puesto a punto la solución eB2-MindCare, una aplicación eHealth que proporciona a médicos, pacientes, familiares y cuidadores una evaluación objetiva y funcional del estado de los pacientes psiquiátricos.  Aquí surgen dos interrogantes: ¿Hasta qué punto es esto posible en España y con qué nivel de anticipación? ¿De qué medios se dispone al respecto?

*   Creemos que es muy fácilmente escalable, llegar a un 20 o un 30% de la población. En España, con las tecnologías de que disponemos, es posible tener monitorizadas a 10 millones de personas con la monitorización básica.  Ahora, ¿medios de los que se dispone? A día de hoy no existe ninguno. Lo que se intenta hacer es cambiar una monitorización o una consulta que es periódica, cada dos o tres meses, por una información continua, día a día. Y la capacidad para hacer esto existe. Con lo que cuesta construir unos cuantos kilómetros de carretera, podríamos tener monitorizada a toda la población de riego en España… y proporcionarles esa información a sus médicos de cabecera, a sus familiares…

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Uds. han manifestado que eB2 MindCare no es una aplicación más, que se trata de una solución integral. Recoge de forma automática y continua, a través del teléfono móvil o cualquier otro dispositivo inteligente, la actividad del paciente en el mundo digital: su movilidad, actividad física, uso del móvil, actividad social, sueño o estado emocional.  Me imagino que por otros dispositivos inteligentes se referirá a relojes inteligentes, pulseras con sensores para medir la frecuencia cardíaca, la presión arterial y las calorías quemadas a través del ejercicio, etc. Todos ellos ligados a software que puedan rastrear el rendimiento y proporcionar asesoramiento y aliento.

*   Lo que nosotros hacemos es el seguimiento con un único sistema para gestionar todos los datos que se están generando hoy en España, lo cual es tremendamente complejo porque son muchos los fabricantes: Garmin, Xiaomi, Fitbit, Appel, Samsung, Huawei… que están desarrollando dispositivos que recogen todos esos datos, pero lo que no hay es una herramienta que, independientemente de donde se produzca, pueda analizar toda esa información en su conjunto, agregar todos esos datos y tratarlos de una manera conjunta. Y nosotros lo estamos haciendo, es una de las bondades de eB2 MindCare, que integra datos de distintos fabricantes y distintos sistemas. Para cualquier tipo de análisis, por ejemplo el sueño, tenemos datos de distintos dispositivos y distintas aplicaciones, somos agregadores de datos, medimos la actividad de una persona en todo lo que se pueda registrar digitalmente ya sean pulseras, relojes inteligentes, actividad en RRSS…

eB2 MindCare

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad También indica que se utilizan técnicas propias de Machine Learning e Inteligencia Artificial. En el bien entendido que no se trata de sustituir al médico ni al terapeuta,  sino de información, ¿cómo funcionan estas aplicaciones para posibilitar al eB2-MindCare realizar el análisis de la información obtenida permitiendo al personal sanitario conocer, prever e interpretar el comportamiento de los pacientes y así proporcionarles una atención personalizada?.  

*   Nosotros no realizamos ni diagnóstico ni ningún tipo de terapia. No le estamos quitando el trabajo a ningún psiquiatra ni a ningún terapeuta, lo que hacemos es recoger información útil para ellos, pero que quede claro que no los estamos sustituyendo, al contrario, les estamos proporcionando herramientas.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Sin embargo el monitoreo personal con equipos de alta tecnología continúa siendo caro, pese a que los equipos de diagnóstico sean cada vez más baratos. ¿Cómo se contempla este tema cara al mercado español? ¿Qué expectativas tienen al respecto?

*   En todo caso, lo que se necesita no es nada especializado, simplemente un móvil. No precisamos de ningún dispositivo específico. Nosotros buscamos los datos allí donde estén: en un móvil (Android o iOS y sea de la marca que sea), pulseras, relojes inteligentes… Todos los datos que seamos capaces de sensorizar. La información  que recopilamos son indicadores que herramientas de alto nivel van a utilizar para determinar si existe comportamiento estable o no, si hay algo que va mal o no. Esto es muy fácil, tú puedes tener una analítica horrible, puedes llegar a la consulta de tu médico con un bastón, arrastrándote… pero  si lo llevas haciendo diez años, el médico te dirá: «estás como siempre»; cuando empiezan a preocuparse es cuando hay un cambio, cuando algo cambia es cuando los médicos se preguntan, ¿»cuál es la causa»? Entonces, lo que nosotros detectamos, entre otras cosas, son cambios de comportamiento. Se trata de medicina personalizada. Puede que tus hábitos determinen que duermes cuatro horas, y no pasa nada. Y otra persona duerme ocho, pero si el que duerme ocho horas pasa a seis… entonces hay un problema, hay un cambio. Pero se puede estar durmiendo cuatro horas o seis y que no pase nada.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Aquí surge una duda, ya que las principales barreras para una  adopción más intensiva de estas tecnologías en los lugares de trabajo son más bien – digamos – éticas, no tecnológicas, ya que aún existe un estigma asociado a la salud mental. Si un trabajador tiene dificultades en el trabajo y está luchando contra la ansiedad, puede sentirse fuertemente presionado al tratar de manejar su propia condición, y preocuparse de que su empleador lo use como una excusa para deshacerse de él 

*   Es el paciente el que tiene siempre el control de sus propios datos y él mismo determina quién puede tener acceso a ellos. Eso, por una parte. Y luego lo que pretendemos es que la información que nosotros le damos al paciente, le sirva para gestionar esa situación de ansiedad o de depresión. ¿Por qué? Porque podemos decirle si ha habido cambios en su comportamiento y en que se basan esos cambios; o simplemente, le informamos de que hace un mes estaba como ahora y eso le ayuda a racionalizar su propia patología o sus propios síntomas. La inmensa mayoría de lo que puede constituir un problema de salud mental, no llega a lo patológico. Y una proporción muy alta de personas saben gestionar una situación de estrés, saben manejarse cuando un día están menos animadas, sin que esa situación les lleve a una depresión profunda. Por lo tanto, muchas veces se trata de proporcionar esas herramientas para que cada uno aprenda a gestionar o auto gestionar su salud mental.

Artículo anteriorLas empresas señalan las pruebas de software manuales como el mayor desafío para el éxito empresarial
Artículo siguienteCheck Point recuerda los principales desafíos de ciberseguridad que 2019 ha dejado pendientes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.