Entrevista a Eusebio Nieva, director técnico Check Point España y Portugal

La batalla por la tecnología 5G en el fondo del enfrentamiento Google-Huawei

Por Pedro A. Muñoz

La batalla por la tecnología 5G cada vez más importante en el tema Google-Huawei

El pasado fin de semana Google informó que se impedirá a Huawei – el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo – el uso de algunas actualizaciones dentro del sistema operativo Android. Así entonces, los nuevos teléfonos inteligentes de la multinacional china perderán el acceso a algunas de las más populares aplicaciones de Google, además de no recibir sus actualizaciones de seguridad y soporte técnico, con lo que cualquier dispositivo nuevo ya no dispondrá de aplicaciones como YouTube y Maps. Un panorama que – dígase lo que se diga – se veía venir y que cara al mundo de las comunicaciones, parece complicarse cada vez más. Sobre algunos de los temas más inmediatos (ya que aún queda mucho por ver) Datágora conversó con Eusebio Nieva, director técnico de Check Point en España y Portugal.   

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿De persistir y complicarse esta situación, qué panorama espera a corto y medio al mercado y al usuario español? ¿Cuáles serían los principales perjudicados?  Ahí están las declaraciones de Ben Wood, jefe de investigación de la consultora CCS Insight, afirmando que la medida de Google tendría «grandes implicaciones para los consumidores de Huawei».

*   A corto plazo no parece que la seguridad de los usuarios con sus dispositivos actuales esté en riesgo grave, dado que las actualizaciones de seguridad seguirán estando disponibles, bien a través de Google, bien a través de Huawei (con un retraso mayor si parten de las fuentes de código abierto), además, el periodo de transición de 90 días implica que durante este tiempo los usuarios apenas notarán diferencia. Tras este periodo surgen los problemas de incertidumbre que genera la ruptura de cesión de tecnología, por lo que los usuarios deben esperar que las nuevas versiones de sistema operativo Android no estarán disponibles sobre sus dispositivos y novedades interesantes de funcionalidad no van a poder ser implementadas por Huawei a menos que estén disponibles en código abierto o Huawei desarrolle dichas funcionalidades en paralelo.

En cualquier caso, los usuarios deberán estar atentos a incorporar inmediatamente las actualizaciones de seguridad para minimizar la ventana de oportunidad de los atacantes y no exponerse al robo de datos.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Algunos analistas piensan que, a largo plazo, esta situación podría dar a los proveedores de teléfonos inteligentes una razón para considerar seriamente la necesidad de una alternativa viable al sistema operativo de Google. ¿Qué repercusiones ve en el mercado mundial? 

*   Es obvio que Huawei ha de establecer una estrategia alternativa para perder el menor número posible de usuarios, aunque la empresa ha anunciado que tenía disponible un plan B, no ha dado detalles de lo que significa exactamente dicho plan, que puede pasar por la implementación de un Android compatible paralelo, otro sistema operativo diferente e incompatible, una alianza con terceros… en cualquier caso otro de los problemas que habrán de abordar es, no solamente la disponibilidad y estabilidad del sistema operativo sino el ecosistema de aplicaciones y fabricantes alrededor de su propio sistema. Su estrategia para atraer a diferentes fabricantes de APP a dicho ecosistema marcará el éxito o fracaso (global o local) de la compañía. Durante este tiempo de transición e incertidumbre debemos estar atentos a los diferentes intentos de atraer a los usuarios con AAP falsas, tiendas no oficiales (dudosas o incluso maliciosas) para infectar sus dispositivos y realizar tanto robo de datos como cualquier otro tipo de ciberataques.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Pero una vez anunciada la restricción y dados los primeros pasos de esta guerra incipiente comercial el presidente ejecutivo de Huawei, Ren Zhengfei, comentó el pasado sábado al periódico de negocio japonés Nikkei: «Nos hemos estado preparando para esto». Aseguró han venido preparándose para contingencias como la actual. Recordó que invierten alrededor de 67.000 millones de dólares anuales en la compra de componentes, según el periódico de negocios Nikkei, hecho que le permite impulsar el desarrollo de sus propios componentes. Sus smartphones ya están alimentados por sus propios procesadores y, a principios de este año, su jefe de dispositivos de consumo le dijo al periódico alemán Die Welt: «hemos preparado nuestros propios sistemas operativos, ese es nuestro plan B».  ¿Cuál es su opinión como analista?

Eusebio Nieva, director técnico de Check Point en España y Portugal
Eusebio Nieva, director técnico de Check Point en España y Portugal

*  Como comentaba antes, lo más lógico es pensar que cuenten con un plan B tanto a nivel de software como de componentes. No obstante, es necesario destacar que, en el caso de que Huawei tenga que desarrollar su propio sistema operativo, es un proceso que lleva tiempo, por lo que no parece ser una solución a corto plazo. Sin embargo, si grandes operadores tecnológicos desarrollan su propio software para el teléfono, es probable que en el futuro se abra la puerta hacia nuevos sistemas operativos más allá de los gigantes como Android e iOS.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Enfrentada a la creciente reacción de los países occidentales, liderados por Estados Unidos, que aseguran que el uso de sus productos supone posibles riesgos de seguridad en las redes móviles, Huawei ha dicho que sus productos no representan ninguna amenaza y que la compañía opera de manera independiente al gobierno chino. Sin embargo, a Estados Unidos le preocupa especialmente una norma aprobada en 2017 por la Agencia Nacional China de Inteligencia que establece que las empresas deben «apoyar, cooperar y colaborar con el trabajo de inteligencia nacional». En caso de tratarse de una guerra abierta por este mercado ¿Qué medidas de seguridad pueden tomar? 

*   Es importante recordar que Huawei fue fundada por un antiguo oficial del ejército de liberación del pueblo chino (Chinese People Liberation Army) con conexiones gubernamentales profundas y debido a que, habitualmente las empresas chinas han dependido en gran parte del apoyo gubernamental para prosperar, es lógico permanecer receloso ante estos hechos. También es cierto que, históricamente, Huawei ha sido denunciada por diferentes empresas de EEUU por violar la propiedad intelectual de dichas empresas, lo cual tampoco ayuda a declarar como inocente una empresa con tales prácticas.

Dicho esto, las acusaciones de EEUU, al menos hasta ahora, no han sido sustanciadas con pruebas irrefutables que demuestren la involucración de la tecnología de Huawei en casos de espionaje conocidos o que relacionen dicha tecnología con problemas de confidencialidad o fuga/robo de información.

Las medidas más importantes para evitar estos problemas es la implementación de defensas muy estrictas de análisis de tráfico, comportamiento y comunicaciones para evitar aquellos patrones de comunicación sospechosos o no solicitados además de limitar al mínimo imprescindible el conjunto de servicios implementados y la comunicación entre los diferentes nodos y el exterior para minimizar el impacto y la oportunidad. Con respecto a los terminales las medidas son las más recomendadas como la no desprotección proactiva del sistema operativo (rooting o jailbreak), el control y la higiene en el uso de aplicaciones, actualización de éstas y borrado preventivo de aquellas no utilizadas, monitorización de los permisos exigidos por las aplicaciones instaladas, chequeo del consumo de ancho de banda y de batería (CPU) por parte de las aplicaciones…

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad También hay analistas que opinan que el fondo de la discordia estaría la tecnología 5G, ya que la década de 2020 será la de la quinta generación (5G) en las redes móviles, generando un escenario muy competitivo para las empresas que intentan adjudicarse contratos.  En este ámbito, China Mobile, con 900 millones de clientes, tiene planeado lanzar su red 5G de forma masiva en las grandes ciudades de China, una carrera con una cuantiosa bolsa de empleos. Sabemos qué sucede cuando “el que da primero”… En la tecnología 4G, «carrera» que Estados Unidos ganó: se generaron 4,7 millones de empleos en aquel país, con inversiones de 475.000 millones de dólares, según la CTIA (asociación de la industria de las comunicaciones inalámbricas de EE UU).  

*   Es evidente que la decisión no se ha basado en un único factor y se ha simplificado en gran medida la justificación de ésta, por lo que a las sospechas de que la batalla por la tecnología 5G tiene una importancia en la decisión, también se unen las voces que claman que es una táctica negociadora de EEUU, que es un grado más en la escala de “agresión” comercial que está enfrentando a ambas potencias mundiales…

Artículo anterior
Entrevista a Jerry Norton, vicepresidente de CGI
Artículo siguienteEl conflicto Google-Huawei ¿antesala de una guerra fría tecnológica o acuerdo comercial?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.