España a la cola de Europa en la adopción de infraestructuras de nube híbrida

El 70% de las empresas europeas ya cuentan con infraestructuras de nube híbrida

Un reciente informe de Check Point® Software Technologies Ltd., proveedor  especializado en ciberseguridad a nivel mundial, informa que el 70% de las empresas europeas ya cuentan con infraestructuras de nube híbrida; lo preocupante es que en este estudio España no sale muy bien parada. En efecto, pese a que contar con Software-as-a-Service ejecutable desde entornos cloud se ha convertido en tendencia cada día más imprescindible, en lo que a nuestro mercado respecta y en comparación con el resto del continente, figuramos a la cola en la adopción de esta tecnología. Los porcentajes comparativos no admiten discusión, solo un 27% de las empresas españolas han implantado infraestructura de nube híbrida.

Este GAP no es poca cosa. Nadie ignora que en esta era digital nuestros datos se han convertido en materia prima irremplazable. Además de protegerlos,  precisamos conocerlos al máximo, gestionarlos de la manera más eficiente para facilitar su movilidad de modo que estén siempre a nuestra disposición, al margen de su ubicación y sistema de organización. Atrás van quedando aquellos tiempos en que lo importante era saber donde situábamos los datos físicamente, ya que lo fundamental era disponer de ellos en el menor tiempo posible para lograr el consiguiente ahorro de costes.

Pero los tiempos están cambiando, la dinámica de mercado exige cada vez más seguridad de los datos y rapidez en su procesamiento, de modo que se conviertan en una ventaja competitiva para la empresa. Esta ventaja la brinda la nube híbrida, que permite proteger los datos al tiempo que los simplifica y automatiza en un entorno informático combinando nube pública y nube privada, lo que a su vez facilita que entre ambas se compartan datos y aplicaciones.

Una nube híbrida no solo posibilita que la empresa escale recursos informáticos, es que también elimina la necesidad de incurrir en importantes gastos de capital para afrontar picos en la demanda a corto plazo, o su papel cuando la empresa precisa liberar recursos locales para aplicaciones o bien datos más confidenciales. Sin olvidar que la empresa solo paga por los recursos que utiliza de forma temporal en lugar de verse obligada a adquirir, programar y mantener recursos y equipos adicionales que podrían estar inactivos durante largos períodos de tiempo.

La dinámica de mercado exige cada vez más seguridad de los datos y rapidez en su procesamiento

Esta tendencia a nivel global está trasformando la filosofía empresarial, y las organizaciones han comenzado a destinar más recursos a nubes híbridas desde las que ejecutar sistemas SaaS frente a los clásicos Data Centers. Esta adopción también se está llevando a cabo por motivos de seguridad, ya que durante el último año más del 50% de los incidentes gestionados por el equipo de respuesta ante incidentes de Check Point se relacionaban con la nube. Y la mitad de ellos se debían a problemas de aplicaciones SaaS o servidores cloud.  

Cabe también reseñar que la nueva GDPR ha conseguido unificar la normativa cloud a nivel europeo facilitando que las empresas puedan instalar sus nubes en localizaciones geográficas distintas. Así entonces, todas las organizaciones pueden contar con infraestructuras híbridas como Amazon Web Services, Microsoft Azure, VMWare NSX y migrar a aplicaciones basadas en cloud como Microsoft Office365, Google G-Suite y Box.

Pero al mismo tiempo han aumentado los ataques multivectoriales contra los flujos de trabajo y las aplicaciones en entornos virtuales, así como los secuestros de cuentas. Según una investigación de Check Point, la mitad de todas las brechas en aplicaciones SaaS corporativas son el resultado de robos de credenciales a partir de los que introducir malware en la nube.

Las organizaciones están empezando a destinar más recursos a nubes híbridas desde las que ejecutar sistemas SaaS, en gran parte por motivos de seguridad, puesto que el 50% de los incidentes del último año estaban relacionados con la nube. Han crecido los ataques multisectoriales contra los flujos de trabajo y las aplicaciones en entornos virtuales.

Javier Hijas, director del equipo de Seguridad cloud de Check Point
Javier Hijas, director del equipo de Seguridad cloud de Check Point

«La seguridad se relaciona con frecuencia con una barrera para la adopción del cloud empresarial. La realidad es muy distinta: actualmente la inversión en seguridad es uno de los mejores indicadores de crecimiento económico” comenta Javier Hijas, director del equipo de Seguridad cloud de Check Point.

Check Point dispone de soluciones de seguridad diseñadas para la nube como CloudGuard SaaS, que protege a las compañías de las amenazas de Software-as-a-Service. CloudGuard forma parte de la arquitectura Check Point Infinity, basada en tecnologías probadas y premiadas por la industria para proporcionar una protección integral Gen V para la nube.

Sus principales características de seguridad incluyen:

Protección contra amenazas de día cero: evita que los APTs y el malware desconocido de día cero infecten el contenido de las aplicaciones SaaS mediante el uso de sandboxing en tiempo real, protección anti-ransomware, tecnologías anti-bot e inteligencia de amenazas integrada basada en la nube en tiempo real

Identity Protection con tecnología ID-Guard™ (patente en trámite) identifica y bloquea a los ciberdelincuentes o estafadores que intentan acceder a las cuentas SaaS, e impide el paso a usuarios no autorizados y a dispositivos comprometidos

Protección de datos: fuerza automáticamente el cifrado de datos sensibles bloquea y pone en cuarentena el uso compartido no autorizado de archivos confidenciales.

Las filtraciones de datos siguen siendo una de las principales preocupaciones de las organizaciones que se mueven en entornos cloud, especialmente debido al uso de los servicios de envío de archivos que utilizan esta tecnología. Por otra parte, la creciente adopción del correo electrónico basado en SaaS como Office 365 y Google G Suite, así como el modelo IaaS, convierten a la nube en un objetivo muy atractivo para los ciberdelincuentes, y que continuará siéndolo durante los próximos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.