Fujitsu advierte, la transformación de la fuerza laboral clave para el éxito empresarial

La transformación de la fuerza laboral es clave para el éxito empresarial

La Cuarta Revolución Industrial nos está llevando a una sociedad caracterizada por un cambio incesante y acelerado, realidad a la que el mundo empresarial deberá adaptarse rápidamente, quienes no lo hagan corren el riesgo de desaparecer. Un desafío que ya no admite dilaciones. Ser parte del cambio es  asumir sus retos, es decir: incrementar la inversión en innovación e investigación, contar con  infraestructuras para este siglo, acelerar la transición a la economía digital, abrir las instituciones a las transformaciones y, sobre todo, ser creativos y emprendedores.

Conscientes de este desafío, gobiernos e instituciones se preparan para la aparición de profundos cambios, sobre todo aquellos que afectarán a los  trabajadores, pero en todo el mundo. Y este es el punto clave. Potenciar la formación en el mundo laboral, pero más allá de lo aprendido en la escuela y apostar por una educación continua en los espacios de trabajo. Un sistema que enseñe a educarnos, a cambiar con el cambio y a ser parte de él, viendo las oportunidades no sólo los riesgos. Así se dará un salto cualitativo hacia la economía digital y aumentará su productividad para que los empleos sean mejores, no peores.

Plenamente consciente de este gigantesco desafío, el pasado mes de septiembre Fujitsu, en colaboración con Citrix, encargó a  The Economist Intelligence Unit (EIU) una investigación para conocer “El estado de la transformación de la fuerza laboral y su relación. Así como, el liderazgo de los CEOs y CIOS en este proceso, el papel de la formación y la tecnología. Costes y complejidad en cuanto al precio de la transformación. Y si la falta de visión es la principal barrera de transformación de la fuerza laboral”.

Como unidad de negocios independiente dentro del grupo “The Economist”,  EIU cuenta con una enorme experiencia en asesorar a empresas, sector financiero y  gobiernos a valorar cambios y tendencias mundiales, y qué oportunidades y riesgos se van creando para aprovechar y gestionar. EIU encuestó a a más de 200 ejecutivos de todas las industrias con plantilla entre 500 y 1.000 empleados, de 20 sectores diferentes, en Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda, además del Reino Unido, Alemania y Francia. En términos de tamaño de las organizaciones, el 50% de los encuestados eran de compañías con ingresos anuales de 100 a 1.000 millones de dólares, y el 50% con ingresos anuales de 1.000 mil millones.

Una de las principales conclusiones fue que, en un 79% las organizaciones están preocupadas por abordar la transformación de sus empleados de una manera estratégica, motivo por el que un 38% muestra su preocupación a partir de los últimos 3 años.

Las organizaciones están preocupadas por abordar la transformación de sus empleados de una manera estratégica

El informe indica que, las organizaciones afirman necesitar hoy determinados requerimientos en sus equipos de trabajo como son el incremento de las habilidades digitales, la automatización de las tareas, impulso de la creatividad, la comunicación y la colaboración. Así como ajustar la cultura de la fuerza de trabajo a la organización.

El conjunto de los datos desvela que un 72% de las empresas consultadas señalan que la gran transformación de sus empleados ha sido un proceso clave para «superar significativamente» sus objetivos estratégicos en los últimos tres años. Y también subraya un hecho preocupante, para un 38% de las entidades, la barrera mayor es la resistencia de los trabajadores al cambio, aunque claramente ofrece beneficios como salarios más altos, capacitación y actualizaciones tecnológicas.

 Este tema, que es más serio de lo que parece a primera vista, ha sido tratado por Luis Lombardero (“Trabajar en la era digital”) cuando afirma “No nos gusta cambiar. Desaprender cuesta más que adquirir nuevas competencias, ya que adquirir competencias lleva tiempo y requiere procesos de formación formales, informales y de transferencia en el puesto de trabajo. La transformación digital `ya está destituyendo empleos tradicionales, a la vez está creando otras oportunidades de trabajo bien retribuidas. Repercusión en las empresas. Aquellas que no se transformaron digitalmente verán afectadas de forma negativa el empleo, incluso con el riesgo de perder la totalidad de los puestos de trabajo”.

De todas maneras, la unión entre tecnología y empleados está claramente reflejada en el estudio, con un 75% de aceptación. De ahí que un 92% afirme que deben transformar sus organizaciones de forma extensiva. Las medidas tácticas muestran, en los últimos 3 años, incrementos en inversiones tecnológicas (38%). En habilidades digitales (40%), salarios (40%), restructuración de la organización (47%), automatización (38%), bienestar (41%), incremento de trabajo como freelance (38%) y de teletrabajadores (32%).

Como fondo, la gran totalidad de las empresas han identificado al CEO como el gran referente de la transformación cultural de las empresas y de la evolución de sus personas.  Así mismo, la encuesta indica que las inversiones en tecnología y capital humano no son mutuamente excluyentes, por ello se apuesta por la adopción de la tecnología (56%) y la formación en las habilidades de las personas (54%). En cuanto a los encuestados, es significativo ver cómo el 39% también se ha comprometido a diseñar o mejorar la experiencia del empleado y por ello muchas organizaciones están desarrollando medidas más tácticas, como cambiar las políticas de RRHH, rediseñar estructuras organizativas o de los procesos para conseguirlo.

Fujitsu Work in Progress

EIU define la transformación de la fuerza laboral como un «cambio significativo y deliberado en la naturaleza de la base de los empleados de las empresas y la forma en que se despliega» y señala que este proceso «podría incluir una amplia re-capacitación del personal, presentando nuevos estilos de trabajo y gestión, así como cambiando la forma en que su organización contrata a sus empleados».

Los hallazgos revelados subrayan que, para un 83% la inversión en la tecnología adecuada es necesaria para esa transformación y que está por delante incluso de la recapacitación. En un segundo puesto figura el incremento de los salarios y de las iniciativas para mejorar las habilidades digitales de las personas, el 77% de las empresas que han tomado estas medidas han aumentado las habilidades y la productividad.

Un punto sobre el que conviene reflexionar. Según los datos recopilados por EIU, entre las empresas que creen que se han «transformado ampliamente», dos de cada cinco necesitaba realizar actualizaciones «considerables» de sus infraestructuras tecnológicas existentes para tener éxito. Detrás de la adopción de nuevas tecnologías (56%), la capacitación y el desarrollo de habilidades (54%) fue la segunda medida más popular.

Sin embargo, todavía hay un camino por recorrer. El estudio descubrió que las compañías en América del Norte están más adelantadas en la transformación de la fuerza laboral, con un 68% afirmando que se han «transformado significativamente», en comparación con sólo el 36% en Japón, mientras que Europa se sitúa en el 26% y Australia / Nueva Zelanda, con un 22%, están por detrás.

Pero la transformación tiene un precio. Los encuestados citan el coste como el factor más grande, con un 81%, seguido de un aumento en los costes de empleo (76%) y una mayor complejidad organizacional (75%). Fujitsu espera una reducción en la resistencia a la transformación, ya que casi cuatro de cada cinco (79%) de los encuestados también están de acuerdo en que esto se acelerará en los próximos tres años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.