Gestionar la información es la clave de la ciudad del futuro

Smart Energy Congress

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son la clave para afrontar con éxito el reto de ofrecer servicios más eficientes en las ciudades, ya sean estos comerciales o comunitarios. Como fondo, los datos, que es donde reside el verdadero poder de las Smart Cities o “ciudades definidas por software” y a cuya explotación ayudan las TIC. Por lo tanto, resulta evidente que la gestión de la información será la clave de las ciudades del futuro. Más que nunca, el poder recaerá en manos de quien la controle.

Así lo expresó Pedro Almeida, director de IoT y Soluciones Transversales de Ericsson para la Región Mediterránea, durante su intervención en el Smart Energy Congress organizado por EnerTIC (referente para todos los interesados en la competitividad energética con el uso de las TIC) celebrado recientemente en Madrid.

En las ciudades que caminan hacia la digitalización, la información aportada por una red de millares de sensores y la gestión de esa cantidad ingente de información sirve para optimizar todas las operaciones, desde la búsqueda de una plaza de aparcamiento para un vehículo eléctrico hasta el control de la intensidad lumínica de las farolas callejeras, pasando por el perfeccionamiento del tráfico, la recogida de residuos, la seguridad ciudadana o la vigilancia de la calidad del aire. La fundación de nuevas ciudades se hará, necesariamente, sobre la base de esa inteligencia aplicada al devenir diario. La reinvención de las metrópolis ya existentes, también.

El directivo de Ericsson animó a los encargados de planificar y desarrollar las ciudades a que “pongan en marcha un plan TIC estratégico y, al mismo tiempo, una entidad con el mandato y la capacidad de ponerlo en práctica de modo transversal entre las diferentes organizaciones que forman una ciudad. Hay ciudades que ya están entrando en esta segunda fase de Smart Cities, donde sus  distintos sectores (seguridad, sanidad, servicios públicos, infraestructuras) colaboran bajo la coordinación de un ‘CSCO’ – Chief SmartCity Officer, o CEO de la Smart City. Estocolmo, Singapur, Dubai o Montreal han comenzado a designar responsables de plataformas de Smart City y, para Almeida, “Valencia debería añadirse a esa lista, ya que parece que lo está ya haciendo también”.

Mesa redonda del Smart Energy Congress organizado por EnerTIC

Desde el punto de vista de la tecnología, “mucho está ya resuelto”. El 5G es la respuesta a las necesidades de conectividad de las futuras Smart Cities. Ofrece una estructura de costes adecuada a la transmisión de datos de bajo volumen (como NB-IoT y LTE-M, disponibles ya como base del 5G), así como una muy elevada fiabilidad y con una latencia muy baja y predecible para casos de uso mission-critical.

En cuanto a la implementación de un back-office eficiente y abierto, Pedro Almeida habló del IoT Accelerator, la solución de Ericsson que no solo facilita el despliegue de casos de uso IoT independientemente del suministrador de aplicaciones y/o sensores, sino que además garantiza el acceso transparente a los datos generados, junto con su análisis e integración  con sistemas del entorno para la toma de decisiones y ejecución de acciones. “Todo en la nube, permitiendo a los usuarios estar siempre a la vanguardia de una rápida evolución tecnológica”, concluyó.

Por su parte, Luis Molero, responsable global de Energía y Utilities de Ericsson para la Región Mediterránea, recordó que la revolución digital, impulsada por la movilidad, la banda ancha móvil y la nube, está fomentando la aparición de nuevos modelos de negocio en todos los sectores de la sociedad, incluida la distribución y la comercialización de energía.

Para Ericsson, estamos ante un punto de inflexión, entre los antiguos modelos o empresas que han quedado estancadas y los “nuevos ganadores”, que apuestan por la innovación y por modelos basados en la colaboración. La tendencia es a una participación cada más activa por parte de los usuarios en el sistema eléctrico.

Royal Seaport de Estocolmo
Royal Seaport de Estocolmo

Un ejemplo de estos nuevos modelos es el Royal Seaport de Estocolmo, proyecto en el que Ericsson ha colaborado con otros socios TIC líderes aplicando las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones al control de redes eléctricas, para crear desde cero un nuevo distrito ambientalmente sostenible y donde los habitantes pasan a ser –en lo que a consumo energético se refiere– de “consumidores” a “prosumidores”. Es decir, consumidores proactivos que son capaces de ahorrar energía y dinero, configurando sus hogares para que consuman la energía cuando ésta es más barata y produciendo su propia energía mediante instalaciones de autoconsumo.

Recordó Molero, la industria de las utilities está inmersa en un profundo proceso de transformación gracias a factores como el incremento de la generación renovable, una competencia creciente, el desarrollo de la electrificación, y la eficiencia energética. Los servicios multitecnología, los productos personalizados y la flexibilidad en el  lanzamiento de nuevos servicios y modelos de negocio permitirán a las empresas de suministro eléctrico diferenciarse de su competencia y aportar mayor valor a sus clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.