“Great Place to Work” identifica cinco sorprendentes tipos de líderes

El liderazgo estrategia vital en el mundo empresarial

Considerado como el motor que conduce a una organización hacia una mejora continua, a la vez que constituye un gran creador de valor, el liderazgo es una de las estrategias vitales en el mundo empresarial, asegura su crecimiento y desarrollo, favorece el rendimiento de la empresa y mejora el clima laboral, entre otros factores. Pero, sin olvidar que varía constantemente en función de los nuevos escenarios a los que se enfrentan las organizaciones, sobre todo en momentos como los que vivimos.

Pero es un mundo complicado, ya que a esto se suma el carácter subjetivo de lo que cada persona entiende como liderazgo. Dependerá muchas veces del tipo de valores que  cada cual quiera ver reflejados en el líder, de los tiempos que corran, sobran ejemplos. Como ha sintetizado Judith M. Bardwick: “Los líderes lideran porque crean un compromiso apasionado en otras personas para seguir su estrategia y triunfar. Al final, el liderazgo no es intelectual ni cognoscitivo: es emocional”. “Gestión en tiempo de paz y liderazgo en tiempo de guerra”. Claro que no siempre es así.

Por ello vale la pena intentar conocer un poco la personalidad de los líderes que dirigen los equipos, como llegan a estos, su grado de satisfacción, si lo han hecho por voluntad propia… concretamente, cuál es su personalidad y su peso real en la empresa.  Aquí es donde cobra un gran interés la sorprendente clasificación dada a conocer recientemente  por Great Place to Work® y que reciente ha sido publicada por la revista Observatorio RH.com

Elaborada con la opinión de 75.000 empleados y más de 10.000 managers, el informe no se centra en los mejores lugares para trabajar, sino en quienes dirigen a sus personas. En este sentido y si hay algo que la consultora destaca tras el estudio es que no todos los jefes son los candidatos perfectos para la responsabilidad que sustentan y solo los líderes para todos son los que consiguen impactar positivamente en los resultados de las empresas.

El modelo de análisis de “Great Place to Work” identifica cinco tipos de líderes

El modelo de análisis de Great Place to Work® permite identificar cuándo una empresa ha elegido a un líder para hacer crecer el negocio o si, en cambio, el fin fue más operativo o incluso amistoso. “Este exhaustivo estudio nos ha permitido descubrir un hecho demoledor y es que más del 50% de los líderes de las compañías con las que trabajamos nunca aspiraron a ser líderes de personas”, afirma Nicolás Ramilo, Director General de Great Place to Work España.

A partir de los datos de más de 10.000 líderes, la consultora ha dividido a los jefes de personas en cinco tipos, en base a una serie de características y áreas de mejora. Ahora sí, veamos los perfiles en términos de rentabilidad para una compañía.

1. El líder involuntario es el líder que nunca se propuso serlo. Por razones de diferente índole llega a este puesto, pero carece de habilidades para motivar e inspirar a las personas que se encuentran bajo su dirección. Es fácilmente reconocible por pensar en su equipo como un grupo de empleados y no de personas, obtener reconocimiento por tareas que no son suyas o no llevar a cabo cambios tras recibir comentarios negativos sobre su desempeño profesional. Además, son personas que resuelven sus frustraciones alzando la voz o emitiendo juicios personales sobre los demás. Se trata seguramente de los líderes que menos impacto positivo tienen en los resultados de su compañía, sin embargo, Great Place to Work® propone un plan de mejora para ellos, que incluye, entre otros, ser más accesible, colaborador, abierto, aceptarse más y tener mayor confianza en uno mismo. Por el contrario, exige al líder ser menos tóxico, permitiendo a las personas enfocarse más en la tarea en cuestión que han de desarrollar para reducir sus probabilidades de que deseen cambiar de trabajo.

2.  Muy cerca de estos, el líder inestable es aquel que no apoya activamente a su equipo o que no realiza su tarea en la medida en que la compañía lo necesita, o dicho de otra manera, no dan un paso adelante cuando deberían hacerlo. Suelen tener a sus favoritos y presentan dificultades para trabajar con otros equipos. Además, no se centran porque tienen problemas personales y profesionales en cuanto a la relación con otras personas, suman quejas de sus empleados y suelen recibir advertencias por no alcanzar sus objetivos. Para ellos, Great Place to Work aconseja eliminar favoritismos, comunicarse regularmente con las personas y hacer que los miembros de su equipo se sientan involucrados.

Solo los líderes para todos son los que consiguen impactar positivamente en los resultados de las empresas.

3. Por su parte, el líder transaccional es aquel que se limita a sacar adelante el trabajo. Suelen ser buenos en lo que hacen y verifican continuamente que todas las tareas estén ejecutadas, sin embargo, no intentan desarrollar las relaciones profesionales en sus equipos, por lo que sus empleados, se sienten desprotegidos. Son personas que dan muchas órdenes, pero escuchan poco. Aunque son competentes, trabajan con frialdad y no se preocupan por la vida que las personas tienen fuera de sus puestos de trabajo. Para ellos, la consultora recomienda desarrollar habilidades y hábitos de buenas personas, escuchar a sus empleados y mostrar su interés por ellos.

4. En penúltimo lugar y mucho más cerca de la perfección se encuentra el buen líder, un perfil consistente, incluyente y sincero. Estos son claros acerca de las expectativas, entienden que los errores ocurren y saben que las personas tienen vida fuera del trabajo, lo que los lleva a hablar con sus compañeros sobre cualquier problema e incluso les ayuda a desarrollarse en sus carreras y a promocionar. Pese a que se aproximan, no llegan a ser el líder para todos y para que lo consigan, Great Place to Work® les invita a mirar a largo plazo y enfocarse tanto en el futuro como en la manera en que los equipos de la compañía se unen para lograr los objetivos, algo que pasa por dejar sus propios objetivos en segundo plano para centrarse en los intereses del grupo.

5. Y por último, el líder para todos es el mejor en términos de rentabilidad para la empresas. Ellos son los que más ayudan al incremento de los resultados de las compañías en las que operan al establecer un fuerte sentimiento de colaboración dentro de los equipos. Siempre lideran desde atrás, permitiendo a las personas desarrollar su trabajo de la mejor forma posible y tratan a todos de la mejor forma, independientemente del puesto que ocupen. Además, promueven que las personas trabajen de manera autónoma y agradecen los comentarios y opiniones de otros sobre sus decisiones. Se identifican fácilmente porque están rodeados de personas inteligentes, comprometidas y que aman su trabajo, por lo que cuentan con poca rotación entre los empleados que dirigen. Reciben buenas evaluaciones por su desempeño y han sido promovidos por sus habilidades de liderazgo o el éxito de sus equipos. Lo bueno es que cualquiera de los cuatro líderes anteriores, desde el involuntario hasta el buen jefe, son capaces de convertirse en un líder para todos. Solo tienen que reconocer que aún no lo son y saber que existe un plan de mejora para llegar a serlo. Es cierto que no es fácil serlo, pero para ello hay que empezar por reevaluar constantemente lo que las personas y los equipos necesitan para tener éxito y para ayudar al equipo a lograr sus objetivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.