El imparable crecimiento del outsourcing tecnológico

José Enrique Zarco, responsable del área de Outsourcing y BPO (Business Process Outsourcing)

La  externalización de servicios o productos (outsourcing en su acepción inglesa) permite que una empresa condense sus esfuerzos en la función central de su negocio, para – como diría Peter Drucker – “centrarse en lo esencial, en lo que se sabe hacer bien”. Esto supone un enfoque en el talento interno, ahorro de costes, generación de economías de escala, reducción del riesgo, ahorro de tiempo al iniciar nuevos proyectos, así como el acceso a la innovación, que le permitirá mejorar la competitividad y obtener resultados tangibles.

En otras palabras, en el marco de un mercado cada vez más globalizado, las empresas deberían dedicarse a innovar y concentrar sus recursos en su negocio principal, para lo que el outsourcing constituye una solución óptima, siempre que los resultados de esta colaboración sean medibles, de lo contrario se resta capacidad de reacción.

Pero hay que tener en cuenta que el outsourcing es un proceso mucho más complejo que una subcontratación – con la que suele confundirse – y se caracteriza por su sólida integración con la compañía que lo contrata, ya que el alcance del servicio es muy amplio, además del valor que añade. En otras palabras, no es una operación puntual, sino un proceso que no puede concretarse en poco tiempo y que, además, se apoya en otros dos  conceptos. Primero, la dimensión temporal (contratos a varios años que exigen inversiones, compenetrarse, integrarse, traspaso de competencias, de conocimientos, etc. Fase muy compleja). Segundo, el componente de facilidad e inmediatez en la relación.

Karspersky

Que el concepto y sus aplicaciones han impactado entre el empresariado lo demuestra la VI encuesta de Adecco Outsourcing, cuando subraya que el 64,6% de las empresas españolas consideraron durante 2015 aumentar la externalización de servicios. Es más, Vector ITC Group asegura que el outsourcing tecnológico es un sector con gran crecimiento, las empresas son conscientes de su gran eficacia y cada vez hay más compañías que ofrecen soluciones más personalizadas.


 “La tendencia del mercado para el 2016 se centra en la externalización de servicios de departamentos que no son CORE para las empresas como la gestión documental, el cálculo de las nóminas, gestión de proveedores, CAUs,  que les permitan reducir esa carga diaria de gestión, mejorando su cuenta de resultados y permitiendo focalizarse en los procesos que proporcionan valor añadido.” afirma José Enrique Zarco, responsable del área de Outsourcing y BPO (Business Process Outsourcing).


Dada su amplia trayectoria en el sector servicios, Vector ITC Group propone un modelo de servicio centrado en tres áreas de especialización:

  • Infraestructuras: este modelo combina accesibilidad, robustez y flexibilidad. Se interconectan las soluciones de diferentes fabricantes y se construye el modelo necesario para el outsourcing.
  • Servicios BPO: un modelo multidisciplinar que comprende BPO de soporte a técnicos y a clientes, call centers, gestión documental y procesos exclusivos de negocio. Las capacidades de los servicios de BPO que ofrece Vector ITC Group se basan en un conocimiento de negocio muy especializado.
  • Outsourcing informático y de aplicaciones: un modelo de trabajo para servicios de mantenimiento de aplicaciones basado en ITIL, ISO 20000 y Lean IT. Esto se aplica en diferentes tecnologías como Meta 4, BI, Java, .NET, PHP, Banksphere, Cobol.

 

Según el informe de Adecco Outsourcing, “todo tipo de empresas prevé recurrir a los servicios de externalización a lo largo de este año, concretamente el 23% de las pequeñas empresas, un 33,2% de las medianas empresas y un 33,9% de las grandes empresas”.

En este sentido, el outsourcing se puede enfocar de modos diferentes en función del tipo de cliente, del tipo de mejora, de la tipología del proceso (back Office, front Office), o en función del sector. Estos son los principales servicios:

  • Consultoría de procesos de negocio.
  • Outsourcing de procesos administrativos de back Office (pago de nóminas, recursos humanos, recuperaciones, reclamaciones, gestión documental)
  • Outsourcing de servicios operativos como formación, marketing, servicios financieros.
  • Outsourcing sectorial, adaptado tanto al sector como a su organización.

“Hasta la fecha, las organizaciones que se han aprovechado de la externalización de servicios son empresas con una alta capitalización con necesidades muy específicas. Nuestra apuesta es que cualquier empresa, de cualquier tamaño puede beneficiarse de las ventajas que ofrece permitiéndole hacer crecer su negocio sin tener que preocuparse de los procesos administrativos. Con el outsourcing se puede conseguir una reducción de entre el 20% y el 60% de los costes en estos procesos, generando economías de escala que se transforman en ventajas competitivas.” concluye José Enrique Zarco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.