Impulsar la aerotermia frente a otras energías contaminantes

Toshiba Calefacción y Aire Acondicionado

Crear un núcleo de profesionales especializados en climatización y decidido a apostar por el desarrollo de la aerotermia como alternativa al uso de energías contaminantes, como el gas natural y el gasóleo por ejemplo, pero que además se plantee eliminar localmente el 100% de las emisiones de CO2 de las instalaciones de climatización, fue el objetivo de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado, al reunir en Madrid a 120 empresas de ingeniería, arquitectura, hostelería, banca y cadenas de distribución.

La compañía subrayó que la evolución hacia la aerotermia como sistema básico y mayoritario de calefacción, constituye una alternativa real para cambiar el actual modelo energético nacional, haciéndolo independiente de importaciones de hidrocarburos y primando la producción y consumo de fuentes no contaminantes y renovables. Este planteamiento está en línea con las políticas energéticas y medioambientales impulsadas por la Unión Europea y resulta un camino seguro para el cumplimiento del Acuerdo del Clima de la Conferencia de París.

Los hechos hablan solos. La plena sustitución de las calderas de gas y gasóleo por sistemas basados en energía por aerotermia o bomba de calor y su instalación en edificios de nueva construcción elimina las emisiones globales de CO2 de los hogares españoles. Toshiba recordó también que la Unión Europea respalda esta energía renovable como una de las más eficientes y sostenibles para sustituir los equipos obsoletos de climatización y reducir la dependencia energética del continente, los costes en el ámbito residencial y las emisiones de CO2.

Carlos Gómez Caño, director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado
Carlos Gómez Caño, director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado

Carlos Gómez Caño, director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado, insistió en que “la evolución implica ‘dejar de quemar cosas’ como fuente de energía. Acelerar esta evolución es inevitable por cuestiones de supervivencia. El tiempo en que esto se consiga incidirá en la calidad de vida de los ciudadanos, en la preservación del medioambiente y en la competitividad de la economía española”.
En efecto, los sistemas de calefacción por aerotermia son capaces de calentar los hogares, como mínimo, un 25% más barato que el gas natural y su precio es un 50% inferior, si se compara con los costes de calentar las viviendas con calderas de gasóleo.

Este planteamiento ha sido confirmado por un informe de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado realizado tras analizar y comparar las tres opciones en 30 instalaciones. Estas incluyen informes sobre viviendas unifamiliares, comunidades y bloques de pisos en diversas zonas geográficas de España, donde las necesidades de calefacción son muy diversas.

Según el estudio realizado por Toshiba, y tomando como referencia una zona climática con inviernos fríos, el coste de la calefacción por m2 y año con aerotermia oscilaría entre 3,6 y 3,9 euros. En el caso de las calderas de condensación (gas natural) el coste sería de 5 euros por m2/año y para las de gasóleo oscilaría entre los 7 y 9, dependiendo de si los equipos son de última generación o más antiguos.

Con estos objetivos, la compañía compartió con las empresas asistentes los últimos avances en aerotermia, que permiten a esta tecnología ser la única alternativa a los viejos equipos de gas natural y gasóleo, con menores niveles de consumo, mejoras en el confort y la total eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero en los sistemas de climatización.

En este sentido destacan sus últimos lanzamientos de las gamas SMMS-e, Mini SMMS-e y SHRM-e. En efecto, estos sobresalen por su modularidad y flexibilidad a la hora de adaptarse a una gran diversidad de aplicaciones de climatización en locales, grandes áreas y edificios de diferentes tamaños, que pueden ir desde una vivienda individual, a un edificio de 100 plantas, y hacerlo con importantes ahorros en consumos energéticos, respecto a otros sistemas de climatización.

“Los fabricantes de sistemas de calefacción por gas y gasóleo ya han conseguido obtener de estos combustibles el máximo posible de su poder calorífico, no tienen ya margen de mejora. No es posible generar más energía con la misma cantidad de combustible. Por el contrario, la eficiencia de la aerotermia todavía no tiene techo, es parte de una revolución en tecnologías químicas de refrigerantes, mecánicas con nuevos materiales y electrónicas de control que ha conseguido bombas de calor eficientes desde 25ºC bajo cero a 46ºC sobre cero adaptándose a cualquier climatología y pudiendo dar una respuesta a los usuarios y empresas en cualquier punto donde haya una conexión eléctrica”, apuntó Carlos Gómez-Caño.

Javier Basterrechea, responsable de producto de Toshiba
Javier Basterrechea, responsable de producto de Toshiba

De cara al cliente final, Javier Basterrechea, responsable de producto de Toshiba, hizo hincapié en “la elevada eficiencia estacional y bajo coste de operación de los equipos basados en aerotermia”. En concreto, el Mini VRF bomba de calor SMMS-e es el primer sistema del mercado en alcanzar coeficientes de eficiencia energética estacional (ESEER) superiores a 10, mientras que el VRF con recuperación de calor SHRM-e proporciona al usuario soluciones eficientes de frío y calor durante todo el año, con un ESEER superior a 8.

Otro de los aspectos que llamó la atención de los asistentes fue la capacidad de calentamiento continuo de la gama SHRM-e, así como la incorporación de innovaciones tecnológicas entre las que se incluyen el uso de Near Field Communication (NFC) a través de la App Wave Tool de Toshiba, lo que facilita el diagnóstico y mantenimiento externo y remoto de los equipos.

Datos para un informe

Tomando como ejemplo una vivienda unifamiliar de 180 metros cuadrados de clima continental, la calefacción por aerotermia consumiría al año 6.667 KWh, lo que supondría un coste anual de 687 euros, en el que se incluyen los costes fijos de la factura eléctrica con una tarifa de discriminación horaria. La misma vivienda, con una caldera de condensación de gas, consumiría anualmente 20.747 KWh, con un coste de 937 euros anuales (tras gastar 2.300 m3 de gas). Mientras, una caldera de gasóleo consumiría entre 2.154 y 2.619 litros de combustible para generar entre 21.930 y 26.677 KWh, con un coste que oscilaría entre 1.293 y 1.572 euros.

A los costes de calefacción se añaden los costes de mantenimiento y propiedad. En el caso de la aerotermia son prácticamente nulos y de extrema sencillez. Por su parte, las calderas de gas y gasóleo necesitan revisiones periódicas que sólo pueden realizar personal cualificado, lo que al año supone costes añadidos.

En cuanto a los precios de adquisición, Toshiba recuerda que al comprar un sistema de calefacción por aerotermia se adquiere un equipo con hasta tres funciones distintas, calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente todo el año. Si lo elegimos sólo para climatización obtenemos calefacción y aire acondicionado todo en uno.

Finalmente, la empresa insistió en que al día de hoy y tecnológicamente, es posible climatizar y calentar agua en una vivienda unifamiliar o comunidad de vecinos de manera más barata y ecológica y sin necesidad de conectarse a la red eléctrica, apoyando esta instalación con paneles fotovoltaicos y baterías acumuladoras. Por esta razón, considera que es responsabilidad de las empresas de distribución y generación eléctrica ofrecer precios competitivos y dar a los particulares energía eléctrica estable, segura y económica, capaz de competir con la nueva realidad del autoconsumo y autogeneración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.