La banca dejará de ingresar 280.000 millones de dólares si no se adapta a los nuevos métodos de pago

La banca dejará de ingresar 280.000 millones de dólares si no se adapta a los nuevos métodos de pagos

Las conclusiones del último informe de Accenture son realmente preocupantes. Al menos para sector financiero y no es para menos, ya que el titulado Banking Pulse Survey: Two Ways To Win, subraya que los bancos de todo el mundo podrían perder hasta el 15% de sus ingresos, es decir 280.000 millones de dólares durante los próximos años, como consecuencia del aumento de los pagos digitales y la gran competencia que significan las entidades no bancarias, a medida que los pagos sean más inmediatos e invisibles.

Este informe se basa en un análisis del modelo ingresos-riesgo cuyo objetivo es medir las tendencias de pago de los consumidores y los cambios previstos en su comportamiento, tecnología y regulación. Información que se complementa con una encuesta a 240 ejecutivos de 22 países diferentes, con el fin de determinar cómo se podría mitigar y aprovechar la disrupción en los pagos para aumentar la fidelidad, los ingresos y la rentabilidad del cliente.

La encuesta online se efectuó entre 240 directivos de banca minorista y de pagos pertenecientes a los bancos más grandes de Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China (principalmente Hong Kong), Dinamarca, Estados Unidos de América, Emiratos Árabes Unidos, España, Finlandia, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Malasia, México, Noruega, Reino Unido, Singapur, Suecia y Tailandia. Este trabajo, realizado entre el 14 de febrero y el 10 de marzo de 2019, tiene un margen de error de +/- 1.55% y un nivel de confianza del 95%.

A modo de conclusión, establece que los ingresos globales por pagos se incrementarán a un ritmo del 5,5% anual, de los 1,5 billones de dólares en 2019 a más de 2 billones en 2025. Sólo los bancos que cambien sus modelos de negocio para adoptar las últimas tecnologías y se centren en ofrecer servicios de valor añadido conseguirán obtener parte de esos 500.000 millones de crecimiento en ingresos.

Fernando Rufilanchas, managing director de Servicios Financieros de Accenture
Fernando Rufilanchas, managing director de Servicios Financieros de Accenture

“En lugar de estar liderando la ola de los nuevos sistemas de pago, los bancos sólo sienten la presión de sus competidores al tiempo que ven sus márgenes estrecharse” indica Fernando Rufilanchas, managing director de Servicios Financieros en España. “Nos enfrentamos a un mundo dominado por pagos instantáneos, gratuitos e invisibles, que puede representar un problema para los bancos. Pero al mismo tiempo, se trata de una oportunidad de introducirse en un nuevo modelo de negocio basado en este boom digital”.

Esta tendencia ya la señalaba el  pasado mes de mayo Jerry Norton, vicepresidente de CGI, en declaraciones a Datágora, advirtiendo que las grandes compañías tecnológicas globales representan una enorme amenaza para la comunidad bancaria y para los proveedores de este sector. Una de las razones es que han recopilado y pueden seguir recopilando un gigantesco volumen de datos sobre los consumidores y, aplicando análisis avanzado sobre los datos, pueden saber qué productos se venderán mejor a los consumidores/ciudadanos y al precio adecuado. La banca abierta potencia dicha amenaza ya que las grandes compañías tecnológicas no tienen que desarrollar su propia capacidad, sino que aprovechan la infraestructura de los bancos.

El informe de Accenture hace especial hincapié en las razones por las cuales, durante los próximos seis años, los bancos se enfrentarán a una mayor presión en sus ingresos por transacciones y tasas, con los pagos gratuitos poniendo el 8% de los ingresos en riesgo. La competencia de entidades no financieras en pagos invisibles (donde los pagos se completan en una cartera virtual, dentro del teléfono o una aplicación) pondrán el 3,9% de los ingresos también en riesgo. Los pagos instantáneos (en los que el capital se transmite en tiempo real y con un pequeño o escaso interés para los bancos) podrían poner un 2,7% adicional también en riesgo.

la industria financiera es consciente de los desafíos planteados por las tecnologías de vanguardia en los pagos

Todo ello se suma a menores ingresos pertenecientes a transacciones con tarjeta y tasas; a una regulación que favorece la reducción de estas últimas; y a que la tecnología está desplazando el rol de los bancos en los pagos. Ya entre 2015 y 2018, los ingresos derivados de transacciones de crédito disminuyeron un 33%; los ingresos de transacciones de tarjetas de débito casi un 15%; y los de tarjeta de crédito prácticamente un 12%.

El estudio muestra que la industria financiera es consciente de los desafíos planteados por las tecnologías de vanguardia en los pagos. El 71% de los ejecutivos encuestados coinciden en que los pagos están pasando a ser gratuitos; el 73% afirma que los pagos son invisibles o lo serán en los próximos 12 meses; y finalmente, el 78% que los pagos son instantáneos o lo serán de aquí al próximo año.

“El boom digital implicará que los bancos actualicen su concepción de la composición de ingresos”, puntualiza Rufilanchas “Algunos de los canales que han permitido a los bancos facturar miles de millones de dólares terminarán por desaparecer. Para triunfar en el futuro, los bancos tendrán que crear nuevos modelos de negocio, con pagos a través de un solo clic como norma y estableciendo las medidas para proporcionar experiencias seguras, sencillas y sin fricción para los consumidores”.

En respuesta a estos desafíos del mercado, casi 4 de cada 5 (18%) encuestados sostienen que la principal prioridad de los bancos debería ser la implementación de una mayor seguridad en los pagos; y aproximadamente el 22% menciona la inteligencia artificial, la robótica, el aprendizaje automático y los nuevos payments hubs como las principales capacidades que deben ser incluidas en su sistema central para lograr flujos de pagos continuos y de alta velocidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.