La banda ancha no termina de llegar a pequeñas poblaciones

Una reciente encuesta de IBM (más de 4.000 ejecutivos en todo el mundo) señala que los factores tecnológicos Cloud Computing, Big Data, dispositivos móviles inteligentes y tecnologías de seguridad, se consideran como las fuerzas externas con mayor impacto en la evolución de organizaciones, por encima de factores como la macroeconomía o la globalización. Las previsiones apuntan a un alza continuada. En este sentido y según el informe “Cloud Reality Check 2015” efectuado en Europa y Estados Unidos, la nube representará más de un cuarto (28%) de los presupuestos de TIC corporativos en 2018 y la gran mayoría (80%) de los encuestados esperan que el número de plataformas en la nube que utilizan en sus organizaciones crezcan en los próximos tres años.

“La sensación general es que los particulares estamos más adelantados que el sector empresarial en algunos aspectos y que las empresas están adaptando sus procesos al nuevo entorno digital de manera progresiva. El ejemplo más claro es la adopción del Cloud. Hoy en día, un usuario difícilmente concibe ver o compartir un vídeo en Internet si no lo hace sobre una plataforma Cloud en streaming, como pueden ser Youtube o Vimeo” comentó a Datágora Nieves Franco, directora comercial de Arsys.

“Sin embargo” recuerda, “al hablar del entorno empresarial, todavía nos encontramos con algunas reticencias a la gestión de sus recursos IT en modo Cloud. Esto se debe a la confluencia de diversos factores, como la situación económica que hemos atravesados en los últimos años y las características del propio tejido empresarial español, compuesto mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas y profesionales. Aun así, las ventajas del Cloud son tan innegables que la adopción de la Nube entre las empresas españolas está superando estos factores coyunturales y macroeconómicos y crece a un ritmo interanual del 30%.

Rentabilizar la masa de usuarios digitales es una de las preocupaciones más habituales en el nuevo universo digital, ya hablemos de visitantes a una página web o de seguidores en una red social. De hecho, recurrentemente es una de las dudas que plantean los analistas cuando una red social sale a bolsa o realiza algún tipo de operación corporativa.

Datágora. Un documento de la Comisión Europea (“Why we need a Digital Single Market”) indica que un total de 315 millones de europeos utilizan Internet diariamente y que el usuario de la sociedad hiperconectada que viene ya no tolera esperar ni un par de segundos cuando requiere datos, información o conectividad, el desafío para los proveedores de servicios especializados en Cloud Computing, es impresionante. Sin embargo en el mundo de la conectividad masiva, en el que los usuarios precisan obtener información en una variedad de aparatos móviles – se argumenta que el ancho de banda en España es aún bastante lento.

NFP. En comparación con otros países o zonas geográficas, es cierto que el acceso puede resultar lento, ya hablemos de conectividad fija o móvil. No obstante, tenemos que tener en cuenta que:

Primero. España es el segundo país con más territorio de la UE y contamos con una población y tejido empresarial concentrado en dos grandes núcleos de población (Madrid y Barcelona), pero existe bastante dispersión geográfica. Lo mismo que una gran superficie no se establece en una población de pocos habitantes porque no le resulta rentable, en España hay lagunas en el acceso de banda ancha en zonas de poca población, independientemente de la tecnología de acceso. Aun así, desde hace años, se ha aprobado el acceso universal a banda ancha en España, que responde a la necesidad que tienen los ciudadanos de estar conectados a Internet.

Segundo. La infraestructura de conectividad es el primer paso en esta digitalización, porque es la base imprescindible para crear masas de usuarios en Internet. Pero no podemos obviar que también es necesario incentivar la capa superior: un modelo de productividad basado en la innovación y en la tecnología… Y eso va más allá de invertir exclusivamente en el acceso; es necesario fomentar la formación y el uso de Internet con un claro enfoque hacia la productividad. Ese es el presente inmediato y el futuro a medio y largo plazo.

Datágora. Un estudio de Gartner sobre las necesidades de almacenamiento de contenidos digitales de los consumidores (almacenamiento en nube) preveía que estos crecieran desde el 7% en 2011 hasta el 36% en 2016. ¿Cuáles serían las previsiones para España?  

NFP.   Debido a la globalidad del mercado tecnológico, no resulta fácil realizar una estimación de la demanda de almacenamiento de un país concreto. Aun así, nadie puede dudar de que las necesidades de storage se incrementan anualmente por encima de los dos dígitos. A nivel global, la consultora Sogeti calcula queen 2020 tendremos 35,2 zettabytes de datos almacenados, frente a los 1,8 que había al principio de esta década (2011).  Para hacerse una idea del volumen que alcanzaremos, basta explicar que un único zettabyte equivale a 1,1 billones de GB, por coger una unidad de medida digital a la que estamos más acostumbrados.

En el sector empresarial y de servicios Cloud al que nos dirigimos en Arsys, los responsables técnicos son cada vez más conscientes de que sus necesidades de almacenamiento están creciendo exponencialmente. Precisamente por eso, optar por soluciones basadas en Servidores Cloud les ofrece la mejor posibilidad de contar con un entorno flexible, fácil de gestionar y con una capacidad de almacenamiento prácticamente ilimitada.

En todo caso, es innegable que la Nube está aquí para quedarse. Está registrando crecimientos anuales cercanos al 30% y estamos hablando de una adopción imprescindible para ser más competitivos. Según la consultora Penteo, migrar la infraestructura al modelo Cloud es la tercera prioridad para los máximos responsables técnicos de las empresas españolas, sólo por debajo de movilidad y analítica, y el uso de IaaS en las empresas españolas pasará del 30% del pasado año al 68% en 2016

Datágora. Las ciudades inteligentes empiezan a ser una de las áreas de aplicación idóneas para las tecnologías Cloud, con la nube como motor determinante en el desarrollo de las mismas, de cuyos avances depende en gran medida el despegue de esta tendencia. ¿Cuáles diría que son las principales aportaciones de la nube en una política de implantación de una ciudad inteligente?

NFP.   Hablar de smart cities implica hablar de muchos factores (energías renovables, eficiencia energética, diseño urbanístico, participación ciudadana…) y, sobre todo, de una mayor interactividad del ciudadano con su localidad y los servicios que ésta puede ofrecerle en su día a día. Por tanto, es imprescindible un elevado grado de digitalización que lleve a ofrecer más y mejores servicios digitales y, para eso, deben contar con Centros de Datos y una infraestructura de hardware y software que lo soporte, porque la Nube no es una entelequia, es algo que requiere unas instalaciones de alta seguridad, personal 24×7, sistemas redundantes de seguridad…

2 gestionFoto Cloud. Arsys

Construir un Centro de Datos para cada smart city (o uno global para todas) requeriría muchos recursos económicos y humanos y resultaría muy difícil de gestionar. Por tanto, la externalización de esa infraestructura en Centros de Datos de proveedores Cloud como Arsys es la opción más eficiente. Y como, precisamente, la eficiencia es uno de las características de cualquier proyecto de smart city conceptos como Cloud y las smart cities están tan relacionadas como cuando hablamos de Internet y los nuevos hábitos de consumo.

Datágora. No hay duda que “una ciudad inteligente depende de plataformas abiertas, escalables y transversales, capaces de ofrecer servicios en tiempo real y con capacidades de análisis de datos que entran en el área del Big Data”(…) “ya que la forma más rápida y económica para las Ciudades Inteligentes de desplegar servicios para los ciudadanos de modo rápido y universal es a través de las plataformas Cloud”. Ud. como experta en marketing, ¿cómo definiría el perfil del habitante usuario/consumidor de una ciudad inteligente?

NFP. Podemos definirlo en sólo dos palabras “siempre conectado” y esto implica cuatro   características clave: localizable y localizador gracias a los smartphones; informado y exigente porque puede acceder a cualquier dato y oferta online; social porque las TIC y las Redes Sociales han cambiado los conceptos de privacidad y sociabilidad; y buscador de experiencias, más que de productos o servicios.

También has abordado un concepto como Big Data, cuyos proyectos sólo resultan fácilmente abordables si se realizan sobre una infraestructura en modo Cloud. Sobre una arquitectura tradicional, la capacidad de computación y almacenamiento que requiere un proyecto de Big Data necesita cuantiosos recursos y no resulta fácil de gestionar. Sin embargo, el Cloud y los entornos IaaS están democratizando este tipo de soluciones y poniéndolas al alcance de cualquier empresa o Administración. Mientras que antes se requerían cuantiosas inversiones iniciales o compromisos contractuales a largo plazo, el nuevo modelo de pago por uso está permitiendo que las empresas desplieguen más fácil y económicamente numerosos servicios online.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.