La ciudad inteligente se acerca al ciudadano

“Establecer un marco común para definir y caracterizar el concepto de Ciudad Inteligente en España estableciendo para ello una visión general sobre su situación actual, exige la instauración de un marco común. Por ello ofrecemos una hoja de ruta o guía para desarrollar iniciativas que faciliten su evolución hacia este objetivo” manifestó Marciala de la Cuadra, socia de la Industria del Sector Público de Deloitte, en el acto de presentación del “Estudio y guía metodológica sobre ciudades inteligentes”.

Este estudio elaborado por Deloitte para ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información) contó con la contribución de AMETIC y recoge soluciones, productos y servicios comercializados por las empresas que componen la Comisión de Smart Cities y que son las más representativas del panorama español, contó con la colaboración de AMETIC.

Presentado el pasado día 30 en Las Palmas de Gran Canaria, despertó gran expectación en diversos medios, ya que no solo define un modelo de smartcity para todos los municipios españoles, también permite disponer de información sobre el estado de partida de los ayuntamientos en el ámbito smart y les facilita las herramientas necesarias para ayudar a su transformación en ciudades inteligentes. Analiza además, la situación de partida de los servicios de 200 municipios españoles representativos de cada Comunidad Autónoma, poblaciones que oscilan entre los 20.000 y los 100.000 habitantes, y se incluye entre las actuaciones realizadas en el marco del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, de la Agenda Digital para España.

En este sentido, el informe incluye un paquete de herramientas diseñadas para facilitar el proceso de transformación hacia ciudades inteligentes que comprende una herramienta de evaluación, una hoja de ruta para alcanzar el modelo de smartcity y una guía para la búsqueda de financiación. Además, incorpora un catálogo de 637 soluciones TIC aportadas por 73 empresas distintas.

El informe, además de definir el modelo de Ciudad Inteligente de acuerdo con los principales agentes públicos y privados involucrados, introduce el término de Territorio Inteligente para referirse a la agrupación de municipios de menos de 20.000 habitantes, en base a sus características económicas, socio-demográficas y geográficas, para la implantación de soluciones y servicios inteligentes que den respuesta a las necesidades de su población.

A estos efectos se ha diseñado una cadena de valor que describe las diferentes actividades y fases que han de realizarse en la transformación inteligente de una ciudad. Esta cadena permite caracterizar a las empresas que ofrecen soluciones para las smartcities y distingue entre las que proporcionan conectividad, asesoramiento profesional, soluciones específicas para municipios, servicios integrales o suministro de grandes plataformas de integración de información y servicios municipales.

Por lo tanto el modelo planteado está formado por los siguientes ámbitos y sub-ámbitos Smart que conforman una Ciudad Inteligente:

  • Smart Environment está centrado en la gestión eficiente y sostenible de los recursos de la ciudad, y engloba los sub-ámbitos de: Energía, Agua, Medio Ambiente Urbano y Gestión de Residuos.
  • Smart Mobility tiene como objetivo mejorar la movilidad y el trasporte y la accesibilidad en la ciudad, y abarca los sub-ámbitos de: Infraestructura Viaria, Transporte y Tráfico, Estacionamiento, Conectividad TIC y Accesibilidad.
  • Smart Governance está encaminado hacia un gobierno abierto y transparente y que se apoya en la tecnología para conseguir calidad y eficiencia en sus servicios y actividad, y engloba los sub-ámbitos de: Planificación Estratégica, Información Geográfica de la Ciudad, Administración Digital, Transparencia y Participación.
  • Smart Economy se enfoca hacia un desarrollo económico y competitivo de la ciudad basado en la innovación, y encuadra los sub-ámbitos de: Turismo, Consumo, Comercio y Negocios, Empresa Digital, Ecosistema de Innovación y Empleo y Emprendimiento.
  • Smart People está orientado hacia a potenciar el capital social y humano de la ciudad, y cuenta con los subámbitos de: Colaboración Ciudadana e Inclusión digital.
  • Smart Living que tiene como objetivo incrementar la calidad de vida de las personas que forman parte de la Ciudad, y que contempla los siguientes sub-ámbitos gracias a aspectos como: la Salud, Educación, Cultura y Ocio, Asuntos Sociales, Seguridad y Emergencias, Urbanismo y Vivienda e Infraestructura Pública y equipamiento urbano.

Entre los principales resultados obtenidos en el análisis destaca el hecho de que, en la práctica totalidad de los 200 municipios analizados, están implantados servicios vinculados con la gobernanza pública (Smart Governance) basados en la transparencia, gobierno abierto, participación y administración digital, entre otros.

Por el contrario, aquellos vinculados al empleo de las TIC en la colaboración ciudadana y la inclusión digital (Smart People) están poco desarrollados y cuentan con un amplio margen de mejora.

Estudio y guía metodlogica SC

En una situación intermedia, se sitúan los servicios correspondientes a los ámbitos Smart Environment (medio ambiente, gestión de residuos, energía, agua), Smart Living (salud, educación, cultura y ocio, asuntos sociales, seguridad, urbanismo) y Smart Economy (turismo, consumo, comercio, empleo) que presentan niveles de implantación medios y un grado de desarrollo similar entre ellos.

 

Según el estudio, las principales diferencias en servicios inteligentes, atendiendo al tamaño de los municipios analizados, se centran en los servicios de movilidad relacionados con el transporte, tráfico o la conectividad TIC (Smart Mobility), que alcanzan mayor desarrollo en los ayuntamientos de más de 100.000 habitantes.

Tras haber diseñado el Modelo Smart City, que incluye tanto los ámbitos como los sub-ámbitos que conforman dicho modelo, y tras haber delimitado los Servicios Smart que cada ámbito de la ciudad puede evolucionar, el siguiente paso es el de definir un marco para poder evaluar el grado de desarrollo Smart de dichos servicios. Teniendo en cuenta que en el marco del Comité Técnico de Normalización 178 de AENOR se está trabajando en la definición de los indicadores de una Ciudad Inteligente, se ha optado por definir un conjunto de indicadores que permitan conseguir los siguientes objetivos:

a)   Definir un modelo sencillo que permita, de forma práctica, la evaluación del grado de desarrollo de un servicio inteligente.

b)   Disponer de una herramienta sencilla para que los municipios puedan hacer una evaluación del estado de sus servicios en relación con el objetivo de convertirlos en inteligentes.

c)   Tratar de establecer un modelo que sea complementario a los trabajos que se desarrollan en el marco del citado Comité Técnico. Con el objetivo de definir dicho modelo de indicadores para evaluar el grado de desarrollo Smart de un servicio, se ha partido de la definición de Smart City propuesta por el Comité Técnico de Normalización 178 y recogida en el Plan Nacional de Ciudades que especifica: “Ciudad Inteligente (Smart City) es la visión holística de una ciudad que aplica las TIC para la mejora de la calidad de vida y la accesibilidad de sus habitantes asegurando un desarrollo sostenible económico, social y ambiental en mejora permanente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.