La digitalización de España, una tendencia sin vuelta atrás

30 Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital (II)

532
30 ENCUENTRO TELECOMUNICACIONES

“Pese al delicado momento que vive el país, es preciso que todos los agentes involucrados en el sector de las telecomunicaciones mantengan el impulso a la digitalización, aportando propuestas e iniciativas por seguir construyendo la transformación digital de España en las próximas legislaturas”.

El mensaje del secretario de Estado en funciones de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo Sotelo, a los asistentes a la inauguración del 30º Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital no admite dudas. “La digitalización en España avanza a buen ritmo y lo hace más rápido que otros países europeos”. Según sus datos, España ha logrado escalar posiciones en los últimos cuatro años hasta situarse por encima de la media europea en ciertos indicadores, como el DESI. España ha sido el cuarto país que más ha crecido en el último año. El campo de las smart cities es otra área en el que España se encuentra en posición de liderazgo.

Aunque para el secretario de Estado “las perspectivas de futuro para la digitalización son buenas”, estas plantean retos a los que debe darse solución. La conexión a banda ancha en hogares y centros escolares está por debajo de la media europea, así como la adquisición de habilidades digitales por parte del capital humano español, este último un factor con gran repercusión en la competitividad del país”.

“La digitalización de la vida de los españoles, con 27 millones de ciudadanos conectados a Internet, lidera distintos indicadores ligados a las TIC y al uso y desarrollo digitales” recordó a su vez Emilio Gilolmo, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica. En el curso de su intervención centrada en la importancia de la construcción de la España digital – motivo principal del encuentro -, hizo especial hincapié en la labor que la Fundación desarrolla trabajando especialmente en su dimensión educativa y en el ámbito de la cultural digital.

El interés por escuchar a José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, se justificó plenamente. Sobre todo cuando expuso y defendió ante los medios de comunicación, que, “debe ser el usuario quien gestione y decida qué hacer con sus datos personales, porque estos tienen valor y deben volver a manos de sus dueños”. Ese será el leitmotiv de la llamada “cuarta plataforma” – insistió -, sobre la que ya trabaja la compañía: devolver a sus abonados la información que sobre ellos manejan las compañías de internet o las redes sociales, para que sean sus clientes quienes decidan cómo la quieren gestionar. “La información de un cliente pertenece al cliente, es su valor”, declaró Álvarez-Pallete, quien matizó que esto no significa que esas compañías tengan que pagar por los datos de los usuarios, sino que deja en manos de estos la decisión final.

José Manuel De Riva, presidente de AMETIC y José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
José Manuel De Riva, presidente de AMETIC y José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica

Para Álvarez-Pallete, “la digitalización de la economía está generando una explosión de datos”, con aumentos del tráfico que rondan el 50% cada año. Paralelamente se está produciendo una aceleración en la adopción de tecnología que imprime una velocidad vertiginosa también al desarrollo de nuevos modelos de negocio. Ahí están – dijo – las  empresas que han dado en llamarse “unicornios”, que se crean y crecen en dos años alcanzado valoraciones multimillonarias.

El presidente de Telefónica cree que asistimos al nacimiento de una “economía de las plataformas” en la que empresas como Facebook adquieren dimensiones equivalentes a países como China; por lo que es obligado “generar economías de plataforma” también en Europa. Pero también advirtió que, aunque en España, se ha hecho “un trabajo espectacular” en digitalización, el hecho de que no exista ninguna empresa europea entre las más innovadoras del mundo. “Existe la infraestructura, pero no somos capaces de articular nuevos modelos de negocio en torno a ella”, concluyó.

“Hacia una sociedad europea del gigabyte” fue el título de la intervención del CEO de Vodafone Group  Vittorio Colao, quien planteó que este modelo de nueva Europa podría existir para 2025 e incluso antes, pero para ello, “necesita atraer inversiones mediante un marco regulatorio europeo apropiado que armonice las múltiples legislaciones europeas”. Señaló además la necesidad de que las empresas colaboren en lugar de competir, como en su opinión, ya está ocurriendo en España.

Respecto a la cuarta plataforma en la que trabaja Telefónica, coincidió en la necesidad de otorgar el control de los datos a los usuarios. Aunque no desveló en qué términos trabajará su compañía, sí avanzó que Vodafone tiene en mente una estrategia similar, aunque con diferencias en el aspecto técnico.

Si bien es cierto que la digitalización de Europa es “el futuro de la economía europea”, no es menos cierto que “Europa se está quedando atrás respecto al resto del mundo, por detrás de países como Estados Unidos y Japón”, afirmó el presidente de Orange, Stéphane Richard, quien coincidió con sus compañeros de mesa redonda, Álvarez-Pallete y Colao, y poniendo de relieve que “la digitalización de Europa es el futuro de la economía europea”, ya que afectará al 100% de los sectores. Pero para Richard, el tema no es sólo una cuestión tecnológica, sino que afecta a la independencia y a la identidad europea. Subrayó que, “al no tener grandes empresas digitales europeas”, precisamos acelerar la inversión, la extensión de la banda ancha, y también una regulación apropiada”.

Un claro ejemplo de cómo los tiempos están cambiando, quedó de manifiesto con la intervención de Markus Borchert, vicepresidente senior de Nokia y presidente de Digitaleurope,  poniendo el ejemplo de la empresa en la que trabaja, que “ya no es la misma” tras abrazar la digitalización. Según Borchert, Europa debe hacer lo mismo para no convertirse en “un seguidor digital”. De no ser así, el valor de Europa disminuiría, los empleos se generarían fuera de sus fronteras y el continente perdería “soberanía digital”.

El vicepresidente senior de Nokia alertó también del retraso que experimenta Europa en la carrera global hacia la digitalización y dio algunos datos: los ingresos de los operadores en concepto de servicios móviles han disminuido un 34% respecto a 2008. En conectividad ultra-rápida, la penetración de LTE en Europa era de un 22% en el segundo trimestre de 2016, mientras que en China alcanzaba un 45%.

Vittorio Colao, CEO de Vodafone Group/ FionaMaharag-Bravo, moderadora. José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. Stéphane Richard, presidente de Orange
Vittorio Colao, CEO de Vodafone Group/ FionaMaharag-Bravo, moderadora. José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. Stéphane Richard, presidente de Orange

Borchert hizo también un llamamiento a Gobiernos y reguladores para que establezcan “un marco que estimule las inversiones privadas”. (…) “La fragmentación europea sigue siendo un inhibidor y debemos afrontar una solución. Necesitamos el Mercado Único Digital y lo necesitamos cuanto antes”, reclamó Borchart. “Pero además” concluyó, “ya es hora de dejar en pensar en silos y apostar por los ecosistemas transversales para desarrollar la innovación digital”, como son ya Berlín para el comercio digital o Londres para fintech”.

Por su parte Jaime Serrano, presidente de NEC Ibérica, identificó el cambio de paradigma en las Pymes, las que en mayor medida componen el tejido empresarial español, como uno de los grandes retos nacionales, “porque la transformación digital no es un capricho, es una necesidad”.

Gran interés suscitó el esbozo del perfil de los nuevos líderes que precisa esta evolución digital, líderes capaces de crear valor a partir de la incertidumbre, con visión de futuro, versátiles. Para el representante de NEC Ibérica, este liderazgo asentará la transformación y se producirá cuando los nativos digitales, ahora mismo estudiantes universitarios o en proceso de formación, se conviertan en CEOs.

Serrano intervino en el encuentro con una ponencia titulada “Transformación digital = x”, planteamiento que le sirvió para recorrer todos los elementos que, combinados en una “fórmula mágica” –y que extrajo del libro ‘La gran oportunidad’, de José de la Peña Aznar y Mosiri Cabezas- pueden propiciar el cambio. Serrano repasó los elementos básicos que componen esa fórmula -tecnología, clientes, factor humano-, los factores del ‘cómo’ –velocidad, valentía para la acción, necesidad- y la capacidad multiplicadora de la comunicación entre empresas.

José María de la Torre, presidente de Hewlett Packard Enterprise, en su intervención: “La digitalización es una exigencia de la persona digital”  explicó la influencia que está teniendo la “persona digital” en las empresas y las organizaciones, porque en su opinión “está retando a los prestadores de servicios a la hora de hacerlo”.

Esas “personas digitales” – que son multifacéticas, infieles, emplean los dispositivos digitales de manera permanente, pueden ser actores de la economía colaborativa y usuarias de las redes sociales- están “controlando las relaciones comerciales e institucionales”, lo que obliga a efectuar grandes cambios en las organizaciones.

De la Torre citó el caso de la industria del automóvil, cuyos fabricantes esperan alcanzar un 40% de sus ventas en el segmento coches compartidos en el futuro, una proyección que revela la creciente importancia de un usuario digital que prefiere el uso y el disfrute a la propiedad de un objeto.

“Qué formas de organización puede adoptar las grandes empresas para poder liderar el nuevo entorno digital?, fue la interesante reflexión que expuso Silviano Andreu, director general de Minsait (Indra), quien centró su ponencia en las formas de organización que pueden adoptar las grandes empresas para poder liderar el nuevo entorno digital. Más allá de ideas y conceptos, “lo más relevante es determinar cómo se pasa a la acción”, un proceso que tiene que ver con la organización, con el modelo de cada empresa, con asumir un desafío, y también con el compromiso de los directivos. Dicho compromiso es uno de los factores de éxito, según el director general de Minsait, junto con el compromiso presupuestario, la apuesta decidida de la empresa por la transformación o la articulación de un equipo multidisciplinar.

Andreu aseguró que el cambio de paradigma, si la compañía quiere seguir siendo clave en el mercado, se hace inevitable. Esbozó un contexto regido por la conectividad y la inteligencia que sustenta los datos, y en el que los sectores, sea cual sea su naturaleza, tienen que reconfigurarse ante la irrupción de nuevos entrantes, ante los nuevos escenarios. En este contexto, la tecnología “ha pasado de ser una palanca para convertirse en una pieza central de la estrategia” de negocio de las compañías. Para ello planteó tres modelos: la transformación del negocio que parte de un legado; la creación de un negocio de futuro, esto es, una empresa que decide adoptar el nuevo paradigma; o la reinvención total a partir del pilotaje de nuevos negocios disruptivos.

Estar alerta y no dejarse obnubilar por los avances. El director general de Cisco España, José Manuel Petisco, se mostró moderadamente optimista respecto a la posición de España respecto al reto digital porque “tenemos el reloj tecnológico en hora”. No obstante, recalcó que es “lo importante es acelerar” porque “vamos a competir globalmente a nivel de personas, empresas, ciudades y países”.

Para Petisco, “no ha habido un momento mejor para la innovación”, con un crecimiento exponencial en el uso de la tecnología. Y lo que ha ocurrido con empresas como Gillete, que ha visto cómo el unicornio Dollar Shave Club, en apenas tres años de vida, le mordía un 8% de su cuota de mercado, “puede ocurrir en otros sectores”. En concreto, citó el estudio de Cisco “Vórtice Digital”, que prevé que un 40% de las empresas serán desplazadas del mercado en los próximos cinco años.

Según el director general de Cisco, la explosión de datos es una oportunidad que también España está aprovechando. Los casos de las startup Wallapop, Novicap o CartoDB demuestran que “los unicornios están también apareciendo en nuestro país”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here