La experiencia de los empleados es la clave del éxito en la nueva normalidad

Por Michael Allen, vicepresidente y director de tecnología de EMEA, Dynatrace,

En el apogeo de la pandemia de COVID-19 Sky News estimó que casi la mitad de la población mundial vivía bajo algún tipo de restricción de encierro. El tremendo cambio que se produjo de la noche a la mañana alteró radicalmente el mundo laboral y nuestras rutinas. De pronto, cientos de millones de personas trabajan desde casa y no sabemos cuál va a ser el futuro. A medida que las organizaciones se adaptan a estas circunstancias excepcionales y planifican la nueva normalidad, la dependencia de las aplicaciones y de la nube para mantener la productividad de los empleados e impulsar el éxito empresarial han aumentado exponencialmente.

Hasta ahora, existía un importante foco en garantizar una experiencia excelente del usuario para impulsar una ventaja competitiva y mantener los ingresos. Sin embargo, en un informe técnico reciente, Deloitte sostiene que las organizaciones deben dedicar el mismo nivel de recursos a optimizar la experiencia digital de los trabajadores, y destaca que esto también tiene un impacto directo en los ingresos. Ello adquiere un significado aún mayor en el contexto actual, donde la mayoría del trabajo en todo el mundo, con la excepción de los servicios esenciales, se realiza de forma remota.

Empleados satisfechos

Conseguir que el trabajo remoto sea efectivo se ha vuelto vital para la continuidad y el crecimiento de los negocios y depende de la capacidad que tengan las organizaciones para brindar una experiencia digital perfecta a sus empleados. El primer paso implica hacer que la transición al trabajo remoto sea lo más fluida posible. Es fundamental garantizar que los empleados tengan fácil acceso a las herramientas y aplicaciones digitales que necesitan para trabajar y colaborar de forma eficaz. Las empresas que dependen de infraestructuras internas y aplicaciones locales pueden tener más dificultades ya que son sistemas no diseñados para una gran cantidad de trabajadores remotos. Como resultado, algunos empleados se enfrentan a malas experiencias cuando intentan acceder a las aplicaciones de forma remota y descubren que no pueden operar de la misma manera que en la oficina.

El mercado de migración a la nube crecerá 7,1M de $ en 2024

Muchas organizaciones, a las que les resulta difícil proporcionar experiencias digitales fluidas para su fuerza laboral remota, están analizando las aplicaciones y cargas de trabajo que utilizan y considerando si algunas, si no todas, podrían operar en la nube. Este es un movimiento que ya está siendo adoptado por un número creciente de organizaciones, y las previsiones hablan de que el mercado de servicios de migración a la nube crecerá 7,1 millones de dólares en 2024.

La migración de aplicaciones a la nube, o el cambio a alternativas basadas en SaaS, ayuda a reducir la dependencia de las VPN, eliminando así un cuello de botella para permitir a los empleados disfrutar de los mismos niveles de conectividad que tendrían en la oficina. Por lo tanto, las organizaciones pueden proporcionar un acceso más consistente a las aplicaciones, independientemente del dispositivo del usuario o su ubicación, lo que ayuda a maximizar la productividad de su fuerza laboral remota.

Sin embargo, si bien la nube ofrece importantes beneficios al permitir el trabajo remoto, también aumenta la complejidad detrás de los entornos de TI modernos. Los equipos de TI reciben constantemente miles de alertas de rendimiento y disponibilidad todos los días, lo que dificulta priorizar los problemas y aumenta el riesgo de que se interrumpa el acceso a las aplicaciones críticas para el negocio. Recientes análisis han demostrado que en los entornos de nube híbrida una única transacción de aplicación web o móvil atraviesa un promedio de 37 sistemas o componentes diferentes. Esta complejidad ha hecho que sea mucho más difícil para los equipos de TI mantener una perspectiva de afuera hacia adentro que les permita comprender completamente la experiencia digital que reciben sus clientes y empleados, razón por la cual las organizaciones deben buscar la tecnología y, en particular, la IA para ayudar a ayudar con estos desafíos.

Los equipos de TI no tienen tiempo ni capacidad para investigar de forma manual todas las alertas de rendimiento y resolver todos los problemas que surgen para ofrecer experiencias digitales sencillas para los empleados. Por lo tanto, las organizaciones deben ofrecerles soluciones que reduzca la necesidad de realizar tareas repetitivas y de bajo valor,  y los libere para centrarse en iniciativas que generen un valor más tangible para el negocio. De esta manera, las empresas pueden dar mayor poder a los equipos de TI para que cumplan sus funciones con más confianza y productividad, impulsando una mayor satisfacción laboral y mejores experiencias.

La inteligencia artificial y la automatización son esenciales para ello, ayudando a los equipos de TI a extender más que nunca sus recursos limitados, eliminando la necesidad de resolver problemas manualmente y descubriendo respuestas precisas para resolver problemas antes de que afecten a la experiencia del usuario. También necesitan la capacidad de monitorizar sesiones de usuarios reales, para que puedan identificar proactivamente problemas que los empleados encuentran con las aplicaciones SaaS y trabajar con el proveedor de servicios para resolverlos antes de que los empleados comiencen a pedir ayuda. Esta automatización y asistencia de IA coloca a las organizaciones en una posición más sólida para ofrecer a los trabajadores acceso ininterrumpido a los servicios digitales y mantener una experiencia de usuario perfecta.

Sin duda, los acontecimientos de los últimos meses tendrán un impacto duradero en la forma en que vemos el mundo profesional. Aunque se produzca el regreso progresivo de los empleados a la oficina, es probable que veamos un incremento en el trabajo remoto en relación con las fechas anteriores a la pandemia. A la luz de esto, los cambios que estamos viendo deben reconocerse como algo más que una medida de continuidad del negocio a corto plazo y pensar en ellas como prácticas que permitan sentir seguridad de que cuando se trabaja de forma remota se tiene la misma experiencia y niveles de productividad que cuando se está en la oficina. Aquellas organizaciones que tomen la iniciativa de brindar una experiencia digital de primera clase a sus empleados estarán en la mejor posición para tener éxito en la nueva normalidad que nos espera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.