La gestión de personal médico, laboratorios y equipamiento en hospitales mejora con ayuda de Zebra Tec

La gestión de personal médico, laboratorios y equipamiento en hospitales mejora con ayuda de Zebra Tec

Aunque el sector sanitario viene trabajando en su transformación digital hace ya bastantes años, la irrupción de la COVID-19 ha hecho que muchos profesionales de la salud se pregunten si realmente se ha hecho lo suficiente para mejorar la calidad, la eficiencia y la seguridad de la atención al paciente en diversas áreas de la salud.

Zebra Technologies lleva décadas colaborando con hospitales, clínicas y ambulatorios en todo el mundo para ayudarles en su digitalización con soluciones de seguimiento, localización y colaboración. Aunque obviamente algunos han avanzado más que otros, lo cierto es que la mayoría ya ha hecho progresos significativos en el uso de tecnologías vanguardistas. A nivel mundial y según el estudio «Intelligent Enterprise Index 2019«, el 17% de las empresas se considera «inteligente» y el 61% afirma que están en camino de serlo gracias a la implantación de tecnologías avanzadas.

La mayoría de los servicios de atención sanitaria han estado revisando estos últimos meses sus políticas, procedimientos, procesos y sistemas para ver y comprobar hasta qué punto eran eficientes para capturar y analizar datos en tiempo real. Y muchos están empezando a acelerar la adopción de tecnología o trabajando para ampliar las soluciones que ya tienen desplegadas. Sin embargo, la velocidad a la que se produce realmente el cambio sigue siendo menor a la que demanda la situación que estamos viviendo.

La mayoría de los servicios de atención sanitaria están empezando a acelerar la adopción de tecnología

“Si un hospital o sistema de salud ya utiliza ordenadores móviles clínicos, impresoras, escáneres de código de barras, tecnologías RFID o soluciones RTLS, es posible que simplemente necesite ampliar sus soluciones para conseguir nuevas prestaciones. Por el contrario, aquellos que están afrontando ahora la transición a estas nuevas soluciones de movilidad, deben asegurarse de actualizar antes sus políticas y procedimientos, proporcionando al personal instrucciones claras sobre cómo desinfectar los dispositivos, cómo hacerlos más seguros para proteger la privacidad del paciente y cómo aprovechar al máximo todas las aplicaciones de comunicación y colaboración”, señala David Gozalo, MSSI VP South Region de Zebra Technologies.

Que la tecnología ha sido y sigue siendo la impulsora del cambio en este ámbito, es evidente. Desde los primeros meses de la pandemia se movilizaron equipos de atención médica y se automatizaron algunos flujos de trabajo clínicos en tiempo récord. En varios casos se desplegaron tecnologías móviles en apenas unos pocos días para mejorar la eficiencia de los ingresos de los pacientes, agilizar los diagnósticos o evitar la escasez de suministros.

David Gozalo, MSSI VP South Region de Zebra Technologies
David Gozalo, MSSI VP South Region de Zebra Technologies

“Gracias a esta experiencia, hemos aprendido cómo ayudar a la comunidad médica a utilizar la tecnología para mejorar la gestión de personal, pacientes, activos e instalaciones”, recuerda Gozalo.

Hay que tener en cuenta que, cualquier tipo de evento que afecte a un gran porcentaje de población (desastres naturales, accidentes laborales, gripe estacional, etc.) puede repercutir en la capacidad de los hospitales y sus recursos. El hecho de proporcionar dispositivos móviles clínicos a los profesionales médicos hace posible la comunicación y colaboración en tiempo real con otros sanitarios, aunque estén ubicados geográficamente en otros sitios, ayudando a «ampliar» el personal sin exigir una mayor presencia física en cada hospital. Estos dispositivos también ayudan a los médicos a ser más eficientes, ofreciendo acceso a historiales clínicos de los pacientes que pueden actualizarse en tiempo real sin necesidad de desplazarse a un puesto de enfermería.

En este sentido, el hecho de poner a los pacientes una pulsera con código de barras asegura una identificación positiva durante la administración de la medicación y el tratamiento y puede ayudar a localizarlos si es necesario. La pulsera se puede escanear con un ordenador móvil de mano para actualizar automáticamente los registros y las ubicaciones actuales de cada paciente cuando son trasladados. Además, también se podrían utilizar etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID), sistemas de localización en tiempo real (RTLS) u otros tipos de tecnologías de vigilancia a distancia, como los dispositivos de Internet de las cosas que monitorizan las constantes vitales y ayudan a reducir al mínimo el contacto directo con los pacientes en controles rutinarios.

En Zebra recuerdan que, los retos comienzan en el momento de la recogida de las muestras. Para empezar, se pueden colocar etiquetas con código de barras o RFID en cada una de ellas para aumentar la precisión de su identificación y seguimiento. Las impresoras móviles sincronizadas con los ordenadores portátiles clínicos pueden facilitar esta tarea, siendo necesario tan solo un rápido escaneo de la pulsera del paciente. Igualmente, un simple escaneo de la etiqueta puede confirmar quién la ha manipulado y cuándo. Una vez que el técnico de laboratorio escanea el código de barras para recuperar el registro de un paciente e introducir los resultados de las pruebas, se pueden enviar notificaciones al equipo médico para que tome las medidas oportunas. Esto es especialmente importante cuando hay un aumento en el volumen de las muestras para un mismo tipo de pruebas, como ocurre durante una pandemia mundial como la que estamos viviendo.

Poner a los pacientes una pulsera con código de barras asegura una identificación positiva durante la administración de la medicación y el tratamiento

En cuanto a la gestión del equipamiento, antes que nada, es necesario colocar etiquetas RTLS en las camas, las sillas de ruedas, los sistemas intravenosos, los respiradores y los monitores cardíacos puede facilitar la identificación y ubicación de los activos disponibles.

Respecto a la gestión de inventario, no hay que olvidar que este ha sido durante mucho tiempo un problema que se hace más fácil de resolver si se cuenta con las etiquetas y dispositivos de lectura de códigos de barras correctos. Si el personal escanea el paquete cada vez que se utiliza un artículo -ya sea una mascarilla, un frasco de sangre o un medicamento- e introduce la cantidad utilizada, la precisión del sistema de gestión de inventario mejoraría el funcionamiento de un hospital o incluso todo el sistema de salud. Estas mismas tecnologías pueden utilizarse además para cumplir con los requerimientos legales de presentación de informes, como los de la Directiva sobre medicamentos falsificados de la Unión Europea, o para informar sobre artículos que están a punto de caducar.

Por último, la gestión de la cadena de suministro, conviene destacar que el hecho de que el personal médico escanee los artículos cada vez que los utiliza, permite sincronizar los sistemas de inventario para alertar cuando los suministros se están agotando y es necesario solicitar un nuevo pedido automático. Esta información también puede ayudar a identificar los excesos de existencias y a minimizar las compras innecesarias. Al mismo tiempo, la aplicación de RTLS, códigos de barras u otras herramientas de rastreo en toda la cadena de suministro ayudará a confirmar el estado de un pedido en tiempo real y a alertar de su estado en casos de escasez, retrasos en la producción o entrega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.