La gran oportunidad de la economía senior

Benigno Lacort, profesor de la Universidad Europea y titulado en alta dirección

En el siglo XX el modelo social ideal consistía en apartar a los mayores ofreciéndoles una asistencia sostenida por el Estado. En el siglo XXI al incrementarse la esperanza de vida con una mejor salud, la ciudadanía tiene nuevas y diferentes expectativas. Ahora ni los mayores quieren ese modelo ni el Estado puede sostenerlo. Hay que revisar la situación desde la óptica de la innovación y ver que existe una inmensa oportunidad donde todo el mundo ve problemas.

Ante este panorama, Benigno Lacort,  profesor de la Universidad Europea y titulado en alta dirección, insiste, “España no presta suficiente atención a la economía senior, “que puede convertirse en un yacimiento de riqueza, tecnología y empleo gracias a la innovación. Veamos un dato significativo. La Comisión Europea acaba de publicar una interesante conclusión. Sumando el consumo previsto de los europeos mayores de 50 años, en 2025 obtendremos un valor agregado que situaría a la “Economía Senior en Europa” como la tercera del mundo, por detrás de EEUU y China, con una contribución al PIB europeo de 6,4 billones de euros, dando empleo a 88 millones de trabajadores. Una oportunidad formidable ante nosotros”.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Cuál es entonces la situación desde su perspectiva?

La situación demográfica es solo un hecho que debemos admitir. No ser vista como una amenaza. Pero está ahí. Simplemente sabemos que va a ocurrir, lo racional es tratar de estar preparados.  El panorama…La generación del “baby boom” se está haciendo “mayor”. Pero no se consideran “pacientes” esperando asistencia estatal. Son ciudadanos que desean seguir activos socialmente y disfrutar de la vida. No les convence el modelo de retiro generalmente aceptado porque tienen otras expectativas y, además, son conscientes de que, tras una crisis que les ha afectado profundamente, este modelo ya no es sostenible. En este escenario no me cabe duda de que esta generación va a actuar. Las cosas van a cambiar lideradas por este grupo, entre los que me encuentro.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Pero en este ámbito de cambios acelerados ¿qué cosas cree que van a cambiar?

Mientras parecemos abocados a un modelo asistencial insostenible, el colectivo que denominamos senior se está convirtiendo en un capital humano subestimado, tanto en su faceta productiva como consumidora. Aquí empiezan a aparecer las oportunidades. Podemos convertir esta capacidad ociosa en una capacidad productiva y, al tiempo, convertir su capacidad de gasto en una demanda de servicios innovadores. En mi opinión aquí residen dos de las grandes fuerzas del cambio.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Cuáles son o serán esas fuerzas? ¿La la capacidad productiva de los mayores?

Benigno Lacort, profesor de la Universidad Europea y titulado en alta direcciónVeamos. En Europa el 40,9% de la población entre 50 y 65 años se encuentra inactiva. Cuando oigo que hay que retrasar la edad de jubilación, con estos datos en la mano me pregunto quiénes tendrán trabajo a partir de los 50 años, porque el debate sobre la edad de jubilación se ha convertido en una frívola polémica entre políticos alejados de la realidad productiva del país.

Nos tendríamos que preocupar por mantener el trabajo a partir de los 50 y, también, por permitir que aquellos que lo deseen, puedan seguir trabajando. Está demostrado el efecto beneficioso sobre la salud de mantenerse activo. ¿Por qué entonces obligar a un retiro forzoso y alienante a quienes pueden seguir aportando valor a la Sociedad? ¿Por qué no poner el foco en reducir drástica y definitivamente el índice de paro?.  La verdad es que estamos desperdiciando una experiencia y un talento que conforman un dividendo demográfico que debería ser puesto en valor. Y, por cierto, no olvidemos que una persona activa contribuye a la bolsa de recursos públicos y, al no hacer uso de estos, genera ahorro, lo que significa una doble ventaja para el Estado. Sobre esto es sobre lo que hay que reflexionar para introducir cambios que son necesarios.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Sin olvidarnos de su capacidad de consumo

En efecto. Cuando las personas mayores disponen de ingresos, salud y ganas de vivir, tienen también un sinfín de necesidades insatisfechas en busca de nuevos productos y servicios que podrían ser ofrecidos desde la iniciativa privada y desde la colaboración público-privada, incrementando su calidad de vida al tiempo que se retrasa (incluso se evita) el consumo de recursos públicos.

Estamos hablando de un colectivo de varios millones de personas que esperan y necesitan un futuro diferente. Personas que no quieren oír hablar de quedar aparcados en una residencia hasta que ocurra lo inevitable. Personas que en su inmensa mayoría preferirían permanecer en su casa. La lógica de la Economía del Bienestar diseñada en el siglo XX tiene que transformarse radical y urgentemente a la vista del cambio de perfil de los seniors, mucho más longevos, con una mejor salud y con otras inquietudes. Entre ellas y en un papel destacado, la de permanecer en su casa con los medios técnicos apropiados y con variedad de servicios, hoy inexistentes, permitiendo mantener a las familias conectadas entre sí y con los prestadores de estos servicios. Servicios que, a ser posible, no sean percibidos como “servicios para viejos retirados”.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Entonces y según su opinión ¿cuáles serán los primeros pasos que habría que dar en pos del cambio?

Está claro que los modelos actuales han quedado obsoletos, por lo que no tiene sentido perpetuar una situación insostenible. Es precisa una reflexión para convertir las amenazas en oportunidades. La población “50+” es un mercado por explorar, capaz de generar nuevos paradigmas económicos. Nuestras instituciones y empresas han de reflexionar sobre esto, buscando impulsar un nuevo sector desde la innovación y la tecnología. El camino por delante es apasionante, ni más ni menos que redefinir el futuro de la sociedad.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad De acuerdo, ¿pero cómo se materializa todo esto?

Habrá que concretarlo en políticas sociales innovadoras que revisen la rigidez de las actuales, en nuevos productos, en nuevos servicios y nuevas infraestructuras. Nuevos enfoques para el ocio y el turismo. Nuevas tecnologías asistivas. Digitalización de los servicios médicos y farmacéuticos (las medicinas en la cantidad que hacen falta y a quién hace falta en cada momento y con el adecuado seguimiento de su ingesta). Nuevos modelos asistenciales, urbanísticos y logísticos para que las personas puedan envejecer en sus casas o en entornos que se le parezcan mucho y conectados con los suyos. Nuevos enfoques sobre cómo las empresas gestionan los Recursos Humanos para incrementar la empleabilidad de las personas con gran flexibilidad intergeneracional. Nuevos modelos de conectividad social en los que los nietos recuperen una mayor relación con los mayores en general, no solo con sus abuelos, y se recupere el respeto por la senectud. Nuevos modelos de conciliación que permitan la integración intergeneracional poniendo las cosas más fáciles a las familias. … y podríamos seguir. El campo de oportunidad es inmenso.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Lo ve así el Gobierno? ¿Tiene sensibilidad respecto de estos planteamientos?

En 2017 se aprobó por Real Decreto la creación del Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico, a quien corresponde elaborar una Estrategia Nacional al respecto. El nuevo Gobierno ha designado a Doña Isaura Leal en lo que parece un gesto de refuerzo de esta estrategia, al tiempo que se percibe una clara preocupación por el tema.

Benigno Lacort y la gran oportunidad de la economía seniorDatagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Bien, pero dada la situación actual, ¿cree que el Gobierno introducirá la innovación para este sector en su agenda?

Sinceramente hablando, me preocupa que el debate esté monopolizado por la cuestión de las pensiones, lo cual me parece un error. Ante la falta de recursos económicos parece que para la esfera política no hay más respuesta que la fiscalización, lo cual en mi opinión nos llevará de manera acelerada a una catástrofe presupuestaria dada la estructura productiva de nuestro país. Hay que explorar nuevas rutas y estoy convencido de que la nueva Comisionada será sensible al estudio de alternativas innovadoras que conviertan el problema en oportunidad. Es indispensable afrontar el reto demográfico de forma disruptiva para encontrar modelos económicamente sostenibles. Yo mismo estoy tratando de hacer llegar esta visión al nuevo Gobierno y soy optimista en que, al menos, lo analizarán.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad Si está intentando presentar esta visión al Gobierno, tendrá más o menos claro  cómo podría llevarse esta iniciativa a la práctica

A mi modo de ver, desarrollando un proyecto-país alrededor de la innovación tecnológica y social para la mejora del bienestar de los mayores. España puede llegar a ser el líder mundial en modelos sociales avanzados apoyados en la iniciativa privada, en la colaboración público-privada y en el sector público, si cada uno de los actores sabe ocupar su lugar de una manera inteligente y eficaz.

El sector público puede concentrar sus esfuerzos en aquellos que necesitan asistencia por situación de dependencia, al tiempo que permite y supervisa que el sector privado se desenvuelva de una manera ordenada ofreciendo servicios de calidad a amplios segmentos de población que se encuentran en una situación de vida independiente. Se trata de escenarios que se complementan de manera simbiótica pues la población que sigue haciendo una vida normal apoyándose en estos servicios ofrecidos por el mercado, contribuye a la creación de riqueza y empleo al tiempo que no detrae recursos públicos.

Además, será fundamental contar con foros de reflexión donde se den cita actores públicos y privados para hablar de innovación y de cooperación empresarial, un lugar donde fraguar paradigmas sociales disruptivos y nuevas estrategias empresariales. Y esto debería complementarse con grandes laboratorios urbanos de demostración de todas estas innovaciones a gran escala para convertirlas, definitivamente, en nuevos productos y servicios. Las ciudades deberían abanderar este movimiento.  De esta manera generaremos una industria, empleo, riqueza y seremos capaces de transformar el reto demográfico en una grandísima oportunidad para nuestro país.

Datagora medio especializado en transición digital, smartcities, digitalización, recursos humanos, sostenibilidad y movilidad ¿Y el mundo empresarial?  ¿Ve Ud. una oleada de empresas tecnológicas e iniciativas empresariales innovadoras relacionadas con este sector?

Sin lugar a dudas. Las denomino “empresas Sentech”, fusión de los términos “senior” y “tecnología”. Igual que la digitalización ha generado empresas Fintech en el ámbito financiero, empresas Insurtech en el asegurador, etc., el sector de productos y servicios para mayores en breve plazo de tiempo generará empresas Sentech de base tecnológica, con soluciones para todos, pero de especial utilidad para los “senior”.

Afortunadamente, empiezo a ver movimientos significativos en España por parte de grandes compañías que ya están valorando el potencial de lo que está ocurriendo. Como por ejemplo la alianza de CaixaBank y Securitas Direct para el lanzamiento de “Protección Senior”, una solución de seguridad personal para mayores, con una unidad central y un reloj inteligente para monitorizar todo tipo de alertas. O el producto VidaMovida de el Corte Inglés, un nuevo seguro de vida que premia a las personas que se preocupan por su salud mediante una app que convierte en dinero los pasos que el asegurado da a lo largo del día. O la Ciudad del Bienestar y la Salud de Metrovacesa en Aldeamayor (Valladolid), donde la tecnología juega un papel destacado. O el loable esfuerzo del Grupo Norte con su innovador modelo de gestión “Mi vida, mi hogar” que se está implantando en diez de sus centros, Creo sinceramente que el cambio está empezando a producirse. Y no hay que temerle. Hay que potenciarlo para que nuestro país lidere este ámbito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.