Las empresas españolas pierden alrededor de 35.000 millones de euros anuales al no saber gestionar sus plantillas

Las empresas españolas pierden alrededor de 35.000 millones de euros anuales al no saber gestionar sus plantillas

La brusca irrupción del COVID-19 con sus devastadores efectos sobre las economías de todo el mundo, ha obligado – entre otras medidas – a que estas apliquen de forma masiva las posibilidades ofrecidas por las TIC. Respecto a Europa, los planes corporativos de emergencia han exigido que buena parte de los trabajadores de sus empresas utilicen técnicas de teletrabajo. Una solución que si bien es cierto ha permitido mantener funcionando las gestiones empresariales y de la Administración, no es menos cierto que a la vez está generando una serie de problemas entre los trabajadores ante esta nueva modalidad laboral, ya que no todos pueden ni están preparados para teletrabajar.  Pero, además, ni los domicilios están diseñado para un trabajo constante en ellos, ni los medios en ellos disponibles son los adecuados…

Estos últimos días se ha venido comentando las medidas que afectarán a las empresas en su vuelta a la normalidad. Ahí está el reciente RD 555/2020, de 5 de junio, que recoge las medidas básicas que hay que cumplir para prevenir los contagios por COVID-19 en su vuelta a la oficina. Pero aunque las empresas ya las están implementando, lo cierto es que no se está teniendo en cuenta la situación emocional de las personas a la hora de asumirlas y enfrentarse a la nueva normalidad.

No olvidemos que hace ya años la constante aparición de tecnologías de vanguardia, suele venir acompañada de una desmesurada especulación sobre los cambios radicales que se espera imprimirán a nuestras vidas. En este ámbito, las direcciones empresariales suelen pensar fundamentalmente en los resultados que pueden obtener, olvidándose o teniendo apenas en cuenta que la tecnología es solo una herramienta, por muy espectacular y potente que sea, porque es el ser humano quien la maneja. Con la pandemia hubo que centrarse brusca y masivamente en el trabajo en remoto, no considerando o minimizando sus variadas repercusiones sobre los operadores. Factor este último que en la mayoría de los casos no suele tomarse en cuenta.

Un informe de la Sociedad de Medicina Laboral del Reino Unido, hace poco más de un par de años subrayaba “Cada año cerca de 400.000 personas reportan que el estrés relacionado con el trabajo, está enfermándolos. Los cambios en las tecnologías son un factor que contribuye especialmente si esto hace que los empleados sientan que no pueden soportar las crecientes demandas o si tienen menos contráctil den su cantidad de trabajo”.

Las empresas españolas pierden alrededor de 35.000 millones de euros anuales al no saber gestionar sus plantillas

Ahí están los comentarios de Intuitiva, consultora de recursos humanos especializada en gestión de transiciones para adaptar a los equipos desde su situación anterior a los nuevos escenarios. De un informe realizado a través de su programa formativo Bootcamp se desprende que el 92% de las empresas ha puesto en marcha medidas para favorecer la vuelta a la normalidad, pero solo el 38% está teniendo en cuenta los factores asociados al estrés de los trabajadores.

Patricia Grams, cofundadora de Intuitiva y especialista en Gestión y Coaching de Transición (Transition Management), señala que los trabajadores “se enfrentan a la vuelta a la empresa tras semanas de trabajo en remoto, con un alto nivel de estrés por sacar adelante su trabajo mientras abordan las tareas escolares de los hijos, sufren miedo por la pandemia y los rebrotes, incertidumbre por perder el trabajo, por la duración del confinamiento… Esta situación de ansiedad no se puede sostener durante un tiempo prolongado.” 

Si insistimos en el temor a la pérdida de trabajo enmarcada en una situación laboral que comienza a mirar con desconfianza  a los mayores de 35 años, y veta decididamente a los de 45/54 años, tendremos una visión bastante clara del por qué esa ansiedad. Pero no solo en el sector terciario…

Un reciente estudio de la University College de Londres señala que la prevalencia de depresión, ansiedad, estrés post-traumático y fatiga tras la COVID-19 pueden ser muy altos. En circunstancias que conllevan tantos cambios existe una tendencia natural a la parálisis, que afecta a las personas en su día a día y, por tanto, a las empresas: entorpece la toma de decisiones, aumenta la rotación y los conflictos internos y dificulta la retención del talento.

Esto implica que la empresa pierde dinero: el estrés provoca baja productividad, absentismo y ausentismo, mala comunicación, irritabilidad… que se traduce en pérdidas de unos 35.000 millones de euros al año en España. Y puede derivar en situaciones extremas para empresa y trabajadores, como las huelgas que las que han saltado a los medios de comunicación recientemente (Lidl, autobuses públicos en Ceuta,  SEG Automotive en Cantabria…)

Patricia Grams y Jacky Levy fundadores de Intuitiva
Patricia Grams y Jacky Levy fundadores de Intuitiva

En este escenario, es más necesario que nunca que las compañías gestionen el proceso transición, es decir, la transformación mental y emocional que las personas deben atravesar para dejar atrás lo que han perdido con la pandemia y acoger los cambios que vienen con la nueva normalidad. De hecho, un 42% de empresas está preocupado por no tener una estrategia o metodología clara para gestionar la nueva situación con los colaboradores.

Para Patricia Grams “la clave es ayudar a los managers a alinear a las personas con el propósito de la compañía y volver a los niveles de producción pre-COVID-19 lo más rápido posible, y hacerlo con herramientas que proporcionen resultados a largo plazo.” Insiste además, en poder crear modelos que sean adaptables a los cambios de escenario que pueden surgir con la situación del COVID-19. Y es que según un estudio de Willis Towers Watson, aunque el 55% de las iniciativas de cambio alcanzan los objetivos iniciales, el 75% de los programas de gestión del cambio fracasan.

Con este objetivo, el Bootcamp de Intuitiva está diseñado para ofrecer a los equipos herramientas para que vuelvan a su punto de eficiencia y a un buen estado de productividad y creatividad rápidamente. Trabajar con técnicas de transición, entrenar al personal en esas técnicas les proporciona flexibilidad, adaptabilidad, resiliencia y crea condiciones para poder desarrollar modelos de gestión que respondan a la nueva normalidad y que puedan ser replicables en futuras situaciones de crisis.

En esta formación, que se realiza a través de webinar, los expertos de Intuitiva ayudan al equipo a reubicarse y rápidamente, a entender y gestionar las transiciones, a mapear situaciones de riesgos, posibilidades, a gestionar y potenciar a los líderes emergentes de la compañía que facilitarán la implementación de nuevos modelos y cultura, y a desarrollar un modelo replicable en caso de futuras crisis.

Además, Bootcamp permite a los directivos monitorizar los KPIs fundamentales de la empresa para valorar el impacto de esos procesos de transición en las personas. Esto es posible gracias al medidor desarrollado por Intuitiva, que muestra la situación de los equipos a través de preguntas semanales, rápidas de contestar y anónimas. Así, los managers pueden conocer su estado de ánimo, su nivel de engagement, si tienen dudas respecto a las medidas para hacer frente al COVID-19, cómo está el nivel de comunicación… La empresa puede saber con antelación qué es lo que piensan sus empleados, lo que necesitan y tomar medidas antes de que el personal esté quemado.

“Con Bootcamp conseguimos crear con éxito procesos rápidos de reorganización, pues proporcionamos a los equipos un mapa sobre el momento de transición en el que se encuentran, la necesidad del cambio, los problemas y oportunidades del modelo empresarial, y preparamos el plan para que ese cambio sea real y cuente con las ayudas internas necesarias para sacarlo adelante” concluye Grams.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.