Las técnicas de biometría no terminan de despegar en España

Casi a finales de los años 80 comenzó a hablarse de una nueva y sorprendente tecnología de seguridad  que irrumpía lenta pero prometedora en el mundo empresarial; una tecnología basada en la identificación que parecía sacada de un relato de ciencia ficción. Con ella se podría controlar el acceso a edificios, habitaciones y locales mediante sistemas informatizados desarrollados especialmente para reconocer y permitir o bien denegar, el acceso de cualquier persona, en caso de que sus características físicas no coincidiesen con las registradas en el sistema.

Aunque centrado principalmente en el reconocimiento de las huellas digitales, pronto ampliaría sus posibilidades. Retina, iris, tono de voz, patrones faciales,  geometría de la palma de la mano, en fin, soluciones que pronto serían capaces de convertir a las tradicionales llaves, tarjetas magnéticas y cerraduras de combinación, en algo, si no obsoleto al menos bastante superado, sobre todo en el mundo empresarial, minimizando riesgos y potenciando técnicas de seguridad.

Métodos de autenticación Biometría

Tecnológicamente el tiempo ha dado la razón a los pronósticos. En estos últimos años la biometría ha crecido desde utilizar simplemente la huella digital, a emplear muchos métodos distintos basándose en diversas medidas físicas y de comportamiento. Sus aplicaciones también han aumentado –desde sólo identificación hasta sistemas de seguridad y otras vías más. Cada vez existen más métodos biométricos para proteger el acceso a la información, métodos derivados fundamentalmente de reconocimiento facial, escaneo del ojo o reconocimiento por voz. Pero el abanico es muy amplio, un ejemplo, se puede identificar quién se esconde detrás de una pantalla a través del análisis de su manera de apretar las teclas.

Sin embargo, y según un estudio realizado recientemente por YouGov para el portal europeo GMX (Global Message Exchange), uno de los servicios de Internet más populares de Europa, más del 60% de los españoles encuestados (un total de 1.013 profesionales diversos), estos siguen prefiriendo las contraseñas para iniciar una sesión online. Los encuestados se muestran escépticos ante este tipo de métodos de autenticación alternativos y muestran su preocupación por los riesgos que puedan causar.

Inicio sesión favorito Biometria GMX

El 63% de los internautas españoles prefieren las contraseñas como método de autenticación para el inicio de sus sesiones en vez de los métodos biométricos. El método biométrico más utilizado es la huella digital (11%). Respecto al resto de métodos biométricos, un 2% prefiere el reconocimiento por voz y tan sólo un 1% el escaneo del ojo y el reconocimiento facial.

Razones del escepticismo de los españoles

Hay varias razones por las que existe escepticismo acerca de las contraseñas alternativas: el 36% de los participantes del estudio no quieren que las empresas guarden o utilicen sus datos personales. Otro motivo que preocupa a los encuestados es no poder acceder a sus datos personales en caso de sufrir una disfunción. Finalmente, más de un tercio de los participantes (35%) afirma que les preocupa el incremento de los delitos en la red a través de estos métodos de autenticación.

Jan Oetjen CEO GMX
Jan Oetjen CEO GMX

Jan Oetjen, CEO de GMX, reflexiona: “El estudio muestra que los métodos biométricos están lejos de convertirse en un sistema de uso masivo. Sin embargo, para una mayor seguridad en la red, es muy importante que los métodos de autenticación alternativos como la biometría se continúen investigando y perfeccionando. Con el fin de responder a las inquietudes de los usuarios, los proveedores tienen que cumplir de manera minuciosa con los requisitos de protección de datos relativos al almacenamiento y utilización de datos biométricos”.

No obstante – aunque lentamente – se van incrementando los seguidores de estas nuevas tecnologías: el 27% piensa que el método biométrico es un gran complemento a las contraseñas, pero sólo en combinación con contraseñas y PIN de varios dígitos, y el 10% de los encuestados lo considera un método libre de riesgo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.