Llegan robots. ¡Rápido! ¡Todos a mejorar en nuestros trabajos!

Por Melanie Hache-Barrois,
Directora de estrategia de soluciones HCM de Oracle EMEA.

Como especie debemos mucho a la evolución. Quizás esta es  la que explica la inquietud del espíritu humano, el deseo de esforzarse para mejorar y cuestionar constantemente el valor de lo que hoy tenemos ante la posibilidad de lo que podríamos tener mañana.

Sin embargo, si leemos algunos de los titulares de hoy en día sobre las nuevas tecnologías, como la IA y la automatización, podría pensarse que nuestro firme deseo de “nuevo y mejorado” está a punto de poner en cuestión la utilidad de nuestra especie.  En efecto, se nos dice y afirma que los robots están llegando y que nos robarán nuestros trabajos.

Obviamente esto ha creado un gran alarmismo, hasta el punto de que encuestas recientes sugieren que está configurando la opinión pública cara a la IA y la automatización. La verdad es que nos encontramos en el medio. Aunque estas tecnologías son cada vez más frecuentes en el lugar de trabajo y traen consigo muchos beneficios, no podemos ser demasiado indiferentes respecto a cómo afectarán a los trabajadores.

Al menos por ahora, la automatización y los robots sólo están reemplazando las tareas, no los trabajos. Es importante hacer esta distinción, ya que la mayoría de los trabajos conlleva una variedad amplia y cambiante de tareas de las que solo es posible automatizar algunas de ellas. Esto variará según el sector (el trabajo de un operador de fábrica implicará un conjunto de tareas más limitado que el de el encargado de un restaurante), pero en un futuro cercano la aplicación de la IA y la robótica se limitará a un trabajo simple y repetitivo.

Dicho esto, debemos estar preparados para el cambio. Estas tecnologías se perfeccionarán y asumirán una gama más amplia de tareas y, a menos que mantengamos su uso en jaque, será la próxima generación de trabajadores la que sufrirá sus efectos. Después de todo, un taxista de 50 años no va a convertirse de repente en un científico de datos de la noche a la mañana.

Como empleadores, empleados, educadores y sociedad, es necesario que empecemos a abordar estas preguntas y ayudemos a garantizar que nuestros hijos y nietos prosperen en sus equipos de trabajo como hemos hecho nosotros.

Las empresas deben comenzar a trazar un camino hacia la automatización que beneficie a sus negocios y que también garantice que sus equipos puedan trabajar junto a las nuevas tecnologías. Objetivo, mejorar la forma en que trabajamos. La gente seguirá exhibiendo ingenio y juicio. Las máquinas simplemente nos permitirán codificar y escalar el pensamiento humano de forma rápida y a gran escala.

Aquí es donde deben evolucionar los recursos humanos. Los responsables de RR. HH son la voz de los empleados en la sala de juntas y, como tales, tienen un papel integral que desempeñar en la configuración de la estructura de habilidades de la empresa moderna. Desde trabajar junto con los responsables de la línea de negocio para definir sus estrategias de automatización, hasta los programas de consulta y formación para los empleados, los RR. HH deben asumir un papel de liderazgo a la hora de ayudar a las organizaciones a alcanzar un equilibrio entre una mayor eficiencia a través de la tecnología y un pensamiento humano más profundo, una elección que a menudo se presenta erróneamente como un binario.

Las empresas también deben trabajar con educadores para ayudar a formar una estructura de aprendizaje preparada para el futuro. No es ningún secreto que el sistema educativo no ha envejecido bien, y en muchos casos las habilidades que los estudiantes aprenden en la escuela primaria ya no son relevantes en el momento en que se incorporan al mercado de trabajo. Será más importante ayudar a los estudiantes a convertirse en solucionadores de problemas y libres pensadores, con un conjunto de habilidades adaptables que puedan asumir un amplio rango de funciones y desbloquear el potencial de las nuevas tecnologías.

Nuestra firme proposición de progreso no muestra signos de desaceleración, pero nos debemos a nosotros mismos asegurar que el cambio rápido no deja atrás a grandes grupos de personas. Con las empresas, los educadores y la sociedad trabajando juntos, podemos asegurar que nuestras habilidades y comprensión de la tecnología se ajusten a nuestras ambiciones para el futuro.

1 Comentario

  1. Y yo me pregunto: si la técnología vá sustituyendo poco a poco la mano de obra ¿Dónde vá el empleo? ¿Dónde van los beneficios de las empresas que utilizan las tecnologías para aumentar sus beneficios y reducir la mano de obra.

    Visto así parece que nuestro futuro es una sociedad donde los trabajadores cada vez tendrán menos trabajo, menos ingresos , habrá más pobres y menos consumo para una sociedad capitalista.
    Por otro lado, los empresarios, los grandes capitales crecerán en base a sus inversiones en tecnología que generará despidos. El capital llamará al capital y los ricos serán más ricos.

    ¿Cómo se vá a mantener así un sistema social donde la brecha entre ricos y pobres no se podrá sostener?

    Desde mi punto de vista, además de que nos hagamos este planteamiento ( que no creo que todo el mundo lo haya pensado aún) , sería interesante saber cómo se traduce desde RRHH de las empresas el hecho “asegurar que nuestras habilidades y comprensión de la tecnología se ajusten a nuestras ambiciones para el futuro.”
    Creo que todo pasa por un cambio de sistema social, . ¿Por qué no hacer que los beneficios de la tecnología que ha sustituido nuestros trabajos, puedan hacer que tengamos un salario mínmo , básico para “vivir” que es para lo que nacemos ( no nacemos para “trabajar”) , disfrutar del conocimiento , de la sabiduría, de la familia, de la naturaleza, de todo lo que la vida nos proporciona y que no podemos disfrutar por tener que trabajar.?

    Ojalá empezaramos ya a cuestionarnos todos y acordar como queremos que sea nuestro futuro, el de las generaciones venideras..

    Mae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here