Los jóvenes españoles preocupados por el «confinamiento» de su carrera profesional debido al teletrabajo

El síndrome del confinamiento de la carrera

«Al 70% de los trabajadores menores de 45 años de nuestro país le preocupa que la prolongación del teletrabajo impuesto por la crisis sanitaria afecte negativamente sus oportunidades de proyección profesional». Esta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado para Sharp por Censuswide durante el pasado mes de septiembre, entre más de 6.018 jóvenes profesionales de Pymes europeas (de 10 a 250 empleados) en Reino Unido, Francia, Alemania, España, Países Bajos, Suecia, Italia y Polonia.

El análisis alerta sobre este nuevo efecto del teletrabajo al que los expertos en recursos humanos que colaboraron en esta investigación ya denominan el síndrome del «confinamiento de la carrera», que afecta a profesionales entre los 21 y los 45 años.

Recordemos que, a partir de la activación masiva del teletrabajo, iniciada de un día para otro, gran cantidad de empresas se vio obligada a implantar el trabajo en remoto de forma intensiva entre su personal, que en su mayor parte no disponía de una preparación adecuada en este sentido. En este contexto, resultó muy importante la adecuación de toda la red de comunicaciones de empresa que permitieron la conexión a los servidores de los trabajadores desde sus hogares, ayudando así a la gestión de esta infraestructura y la resolución de todos los problemas técnicos del día a día que pudiesen surgir fuera de la oficina.

Transcurridos algunos meses comenzaron las preguntas, ¿Hasta qué punto afecta el trabajo desde el hogar los esfuerzos de colaboración y la calidad del trabajo, tanto en equipos pequeños como en comunidades de trabajo de mayor tamaño? ¿Cuáles han sido sus repercusiones sobre la empresa? ¿Se ha logrado obtener el rendimiento adecuado a sus objetivos? Estas y otra cantidad de interrogantes comenzaron a ser formuladas por investigadores, analistas, trabajadores y empresarios, tras comprobar que la forma de trabajar y gestionar a la que se enfrentaban no era una variante más de su trabajo, es que era una manera muy diferente de la forma tradicional de hacer las cosas.

En estos momentos y con buena parte de las plantillas trabajando todavía en sus viviendas algunos comienzan a preguntarse, entre otros temas, ¿hasta qué punto podemos pretender a ser promocionados si no acudimos a la oficina? ¿Qué podemos hacer para que nuestro jefe se fije en ti y marcar la diferencia?

Pero desde la perspectiva de los jefes, mientras que en la oficina pueden ver lo duro que trabajan sus empleados (puede comprobarlo in situ), a veces les es difícil dejar de alejar de sus mentes el temor de que los trabajadores remotos estén en realidad paseando con sus hijos, yendo de compras con su esposa, haciendo algo de bricolage… De todas maneras, varias grandes empresas, nacionales e internacionales, han anunciado que planean continuar con la opción de trabajar desde casa para cualquiera que también lo desee tras la la pandemia.

De todas maneras, el teletrabajo continúa imponiéndose y las empresas buscan cada vez más empleados que tomen la iniciativa a la hora de actualizar sus habilidades a través de, por ejemplo, programas de certificación ‘online’. Hace una década, los empleadores mostraban su escepticismo ante dichos programas, recuerda Brian Kropp, director de investigación de recursos humanos en la consultora Gartner, «Ahora la perspectiva es muy distinta», afirma. «Los programas muestran que las personas poseen habilidades solicitadas y que valoran superarse a través de un aprendizaje continuo».

Viola K. Kraus
Viola K. Kraus

Según la psicóloga Viola Kraus que colaboró en el estudio de Sharp, «existe una tendencia creciente entre la generación más joven de trabajadores, incluidos los nativos digitales, a considerar que las empresas les están abandonando a su suerte en cuanto a su crecimiento profesional. En las circunstancias que estamos viviendo, estos trabajadores necesitan recibir formación no sólo para usar la tecnología de forma óptima, sino también para adquirir habilidades empresariales generales que permitan potenciar su desarrollo profesional”.

Según el estudio, la falta de estas oportunidades es señalada por el 25,6% de los trabajadores españoles consultados y – conviene no olvidar – figura entre las principales preocupaciones sobre su futuro laboral, sólo es superada por la dificultad para mantener la motivación (27%). Asimismo, citan la dificultad para adquirir nuevas competencias (20%) y para mejorar su formación (17,6%). A este respecto, el 72% de los encuestados considera que la capacitación en nuevas habilidades será su reto más importante tras la crisis sanitaria, y el 45,6% señala que la formación online es el área más crítica que han de tener en cuenta las empresas para asegurar el bienestar de sus empleados cuando trabajan a distancia, por encima incluso de la flexibilidad horaria (45,4%).

Pese a que el 56% de los consultados considera ser más productivo cuando trabaja a distancia, más de la mitad señala que les resulta más difícil mantenerse informados sobre lo que ocurre en su empresa (51%), mientras un 54% se siente aislado de su equipo de trabajo y el 45,6% afirma tener problemas para mantener la motivación.

A la hora de salvar estas dificultades, siete de cada diez trabajadores valoran el papel de la tecnología para ser más eficiente fuera de la oficina. Sin embargo, conviene señalar que el 51% declara sentirse preocupado por la mayor sofisticación de ésta en funciones y áreas como la protección de datos, la seguridad o la automatización. Problema este último que se presenta – en mayor o menor grado – en todos los niveles empresariales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.