Más de la mitad de los directivos españoles subestiman el potencial disruptivo del 5G

El potencial disruptivo del 5G

Prometiendo velocidades de descarga entre 10 y 20 veces más rápidas que las que disponemos ahora, la internet móvil «superápida 5G de quinta generación» podría implantarse este año en varios países, ofreciendo – entre otras cosas – además de las velocidades de descarga, una amplia cobertura y conexiones más estables, facilitando un mejor uso del espectro radioeléctrico y permitiendo a muchos dispositivos conectarse al mismo tiempo. Una oferta de la que pocos dudas.  La pregunta es ¿Cuándo?.

En la mayoría de los países no se lanzará antes de 2020, pero Corea del Sur espera poder contar con ella este año, lo mismo que China. Estados Unidos, México, Chile o Argentina también están intentando tenerla operativa para esas fechas. Unas facilidades que el mundo tecnológico espera hace ya tiempo. Pero como en otros avances TIC, vale la pena reflexionar un poco, ¿las esperanzas van más allá de las realidades? ¿La espera es un sentir generalizado? ¿Hasta qué punto se le demanda en todos los sectores?

Un reciente estudio de Accenture Empresas y directivos subestiman el potencial disruptivo del 5G encargado a Loudhouse Research, una encuesta online efectuada entre un total de 915 ejecutivos de IT y 915 altos ejecutivos de 12 sectores diferentes en Estados Unidos, Reino Unido, España, Alemania, Francia, Italia, Japón, Singapur, Emiratos Árabes Unidos y Australia, indican que vale la pena detenerse a reflexionar un poco sobre el particular.  La encuesta y su modelado de datos cuantifican las percepciones sobre el sector y el conocimiento de los empleados de 5G y su potencial impacto en los negocios y en sus vidas, respectivamente. El trabajo online se desarrolló entre diciembre de 2018 y enero de 2019.

Los resultados dan que pensar. Accenture indica que los ejecutivos de empresas de nuestro país subestiman el potencial disruptivo de la tecnología 5G que resultará del aumento de la velocidad y la capacidad de la red. Según la encuesta, más de la mitad de los ejecutivos españoles, el 51%, cree que hay «muy pocas» cosas que el 5G les permitirá hacer que no puedan hacer con redes 4G. Las cifras arrojan un resultado similar a nivel global, donde el porcentaje se establece en el 53%. Por el contrario, el 32% espera que el 5G produzca un cambio «revolucionario» en la velocidad y la capacidad, cifra ligeramente inferior a nivel global, donde alcanza el 37%.

Al mismo tiempo, los ejecutivos reconocen que esta tecnología tiene importantes implicaciones competitivas. Así, el 64% de directivos españoles sostienen que el 5G llegará a casi toda la población para el año 2022, y el 73% que las aplicaciones 5G les dará una ventaja competitiva con los clientes. Pero además, la mitad también espera que esta tecnología tenga un impacto «significativo» en la velocidad (52%) y la capacidad (48%).

Berta Millán, managing director Accenture CMT y responsable de red en España
Berta Millán, managing director Accenture CMT y responsable de red en España

«La realidad es que el 5G traerá una gran ola de conectividad que abre nuevas dimensiones para la innovación y el desarrollo comercial y económico», confirma Berta Millán, managing director Accenture CMT y responsable de red en España. “Los avances en video tridimensional, televisión inmersiva, automóviles autónomos e infraestructura de ciudades inteligentes abrirán oportunidades que son difíciles de imaginar hoy, pero que pronto serán transformadoras. Las compañías de telecomunicaciones jugarán un papel fundamental en sacar a la luz estas expectativas».

Cierto es que es un hecho que “cualquier cosa que hagamos ahora con nuestros smartphones podremos hacerla mejor y más deprisa«, ha indica OpenSignal, compañía británica que analiza datos móviles.  «Pensemos en los lentes inteligentes con realidad aumentada, en la realidad virtual móvil, en de calidad mucho más alta, en la internet de las cosas que hace a las ciudades más inteligentes.  Pero lo que es realmente emocionante son todos los nuevos servicios que serán implementados y que aún no podemos prever».  Pero además, pse a estas y otras muchísimas posibilidades y aplicaciones, “no hay que olvidar que todavía no hay estándares definidos para todos los protocolos de 5G.  Las bandas de alta frecuencia tienen mucha capacidad, pero sus longitudes de onda cortas hacen que se bloqueen más fácilmente por objetos”.

El 74% de los ejecutivos consultados, declararon a Accenture  que necesitan ayuda para imaginar las posibilidades futuras y los casos de uso del 5G, y las compañías de telecomunicaciones son uno de los principales proveedores de servicios con los que planean asociarse para poner en marcha esta tecnología, indica el 49% de encuestados. Sin embargo, el 52% de los consultados señala que los proveedores de servicios de comunicaciones desconocen los desafíos que existen en sus industrias, como por ejemplo, cómo se debe aplicar la tecnología 5G para innovar; ambas cifras contrastan con las obtenidas a nivel mundial, que se sitúan en el 40% y 60%, respectivamente.

El 5G traerá una gran ola de conectividad

Otras de las conclusiones del informe a nivel global y que conviene tener en cuenta, son:

Las percepciones del 5G varían de sector a sector; así, más de la mitad (53%) de los ejecutivos del sector energético consideran que el 5G tendrá un impacto revolucionario por su capacidad de llegar a nuevas localizaciones (como áreas remotas e inhóspitas), frente al 41% de todos los ejecutivos encuestados.

Las administraciones públicas son la que menor nivel de conocimiento tiene sobre el 5G, con el 59% creyendo que será 10 veces más rápido que 4G; la cifra contrasta con el 67% si consideramos a todos los ejecutivos encuestados. Además, solo el 66% de los altos cargos de las administraciones públicas consideran que utilizar el 5G para la conectividad en el puesto de trabajo hará a los negocios más seguros, en contraposición al 78% en total.

Berta Millán, concluye: “pese a la brecha de conocimiento, los líderes empresariales sienten entusiasmo por el valor que 5G puede aportar a las empresas. Este valor está actualmente atrapado dentro de los riesgos percibidos y la incertidumbre en torno al 5G, pero puede desbloquearse con organizaciones que entiendan las necesidades de los clientes, puedan superar las barreras de adopción e impulsar la colaboración entre los proveedores de servicios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.