Mesa redonda sobre los retos que afronta la Ciudad Inteligente

Carmen Vela Olmo

“Integrar la innovación e investigación en una misma interacción, centrándose en solucionar los retos sociales actuales, es el objetivo del proyecto europeo Horizonte 2020” recordó la secretaria de Estado de Investigación y Desarrollo, Carmen Vela Olmo, en la presentación de su ponencia “La innovación y las TIC en el marco europeo 2020”. “Esto significa” agregó, “promover el desarrollo de tecnologías, buscar excelencia científica, favorecer la participación de pymes y ofrecer un alto porcentaje de subvención, en algunos casos del 100% para investigaciones”.

Recordó también los inicios del proyecto en el que España siempre ha tenido presencia, asegurando “que los programas se ajustan a las retos sociales actuales de nuestro país”. Vela subrayó que el proyecto H2020 cuenta con un presupuesto de 77.000 millones de euros, de los cuales España ha aportado el 8,3%. En este marco – dijo – los objetivos españoles son lograr un retorno “ambicioso” del 9,3%, liderar al menos el 10% de los proyectos y aumentar el número de beneficiarios en un 15%.

Según destacó la secretaria de Estado, uno de los ejes del programa se centra en “dar respuesta a los principales problemas de la sociedad” y cuenta con un presupuesto de 30.000 millones de euros. La salud es el punto más importante de este eje, seguido del transporte inteligente y ecológico. Vela además explicó que en ese apartado de retos sociales, 305 actividades están financiadas con participación española; en el eje de liderazgo industrial, 348 actividades, y en el de ciencia excelente, 282.

También destacó el papel de las TIC en este programa, y es que, según afirmó, “no hay una línea en la que no aparezcan las tecnologías”. Así, la subvención obtenida por España en este campo es de 63,4 millones de euros; 107 actividades cuentan con participación española y el país lidera 28 proyectos. La empresas obtienen un 44,8 % del retorno español, seguida por las universidades con el 25,8%.

Finalmente recordó que Horizonte 2020 cuenta con medidas de apoyo, como diversos programas para establecer oficinas de proyectos, y programas de ayuda a la preparación de propuestas.

La sesión de tarde de la segunda jornada se cerró con una mesa redonda sobre Smart Cities, abierta y moderada por el presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) y alcalde de Santander, Íñigo de la Serna. Este enumeró las múltiples iniciativas que está desarrollando en su ciudad para convertirla en una urbe inteligente, pionera en Europa, como la plataforma de integración de servicios públicos que acaba de sacar a concurso con una inversión de 15 millones de euros, Santander City Lab, Smart Water o el Pacto Local por la Innovación. De la Serna brindó la ciudad a todas las empresas participantes en el encuentro para desarrollar en ella sus proyectos innovadores, porque ofrece “estabilidad y liderazgo social”.

IÑIGO DE LA SERNA
IÑIGO DE LA SERNA

El alcalde no obstante, se mostró preocupado por una incógnita abierta tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo y que él entiende como una potencial amenaza: cuál va a ser la posición de ciertos ayuntamientos respecto a los proyectos de ciudades inteligentes, aunque confesó que esperaba que “no se ralentizara”.

Para el CEO de Altitude Software, Alfredo Redondo, “la ciudad inteligente es un gran contact center” y puede gestionarse como si lo fuera”. Para Redondo, las bases de una smart city son la información, los sensores que la captan y el análisis de datos para obtener conclusiones que ayuden a tomar decisiones también inteligentes. En su opinión, este análisis ha pasado de ser estático a dinámico: “pasaremos de perfiles de ciudadanos a patrones de ciudadanos y de ahí a servicios personalizados para los ciudadanos”.

El director general de Ikusi Velatia, Iñaki Maiz, explicó algunos de los proyectos de ciudades inteligentes en los que trabaja su empresa, como Star, sistema de telegestión y automatización para Iberdrola; una red privada de internet para la Administración pública con la Comisión Federal de Electricidad de México; o el proyecto Spider, solución propia implementada en San Sebastián que mide y gestiona la ciudad en tiempo real y “permite mayor eficiencia, seguridad y conocimiento de lo que ocurre. Para Maiz, las smart cities “no van de sacar datos, sino de obtener información que sirva para tomar decisiones estratégicas sobre la ciudad” y mencionó la incorporación del ciudadano “que hoy demanda mucho más de lo que demandaba antes y, si no se lo damos, nos adelantarán por la derecha”.

En esta mesa redonda participó también el director general de la Unidad de Negocio de Empresas de Vodafone España, Andrés Vicente, quien ha señalado que la propuesta de su empresa se incluye en el sistema SMAC, es decir, social, móvil, analítica y cloud. Una propuesta dirigida a que la ciudad esté en la “nube”, mediante una plataforma a la que se conecten todos los servicios públicos y de la que se pueda extraer información en tiempo real para analizarla y tomar decisiones. Según Vicente, el formato cloud “da mucho retorno a corto plazo con una escasa inversión inicial”. Es un modelo que crece porque distintas entidades o municipios se pueden conectar a una misma plataforma, sea cual sea su tamaño, y permite gestionar los servicios “de extremo a extremo con la colaboración ciudadana”.

Por su parte, la directora de Innovación de Orange, Alicia Calvo, destacó la gran importancia del consumidor como “motor del cambio” tecnológico que se está viviendo en un “mundo hiperconectado”. En este sentido, y respecto a las smart cities, afirmó que el objetivo es lograr un usuario conectado e implicado en la ciudad. Pero, además, se deben desarrollar servicios innovadores con un “altísimo” impacto en esas mismas ciudades y sus empresas, logrando un modelo flexible de colaboración público-privada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.