No se trata de salir del atasco, sino de evitar meternos en él

Federico Olavarri, Director Industry & Society, de Ericsson Iberia

En este siglo XXI nos estamos viendo  cada día más presionados por el factor tiempo. Basta cualquier retraso, la tardanza de un ascensor, un dato no encontrado en Internet,  la lentitud con la que cambia un semáforo, etc., para provocarnos una inevitable exasperación.

Sobre todo en las ciudades, donde la población urbana continúa creciendo en medio de los ineludibles atascos de tráfico y consiguiente incremento de la contaminación, ya que con un parque de coches, vehículos de transporte colectivo y de carga en constante aumento, las nuevas megalópolis no pueden mantener bajos los niveles de CO2, sin limitar la libertad de movilidad de los residentes.

Los datos hablan solos. En 1950, la población urbana representaba solo el 30 % del total mundial. Cien años después, en 2050, se estima que supondrá el 70 %, enfrentándonos a un panorama socioeconómico bastante complicado. Por un lado el aumento de la urbanización, que promete oportunidades sin precedentes y estilos de vida nunca antes imaginados. Pero por otro, mientras los habitantes se concentran en zonas más pequeñas, la congestión del tráfico aumenta, lo mismo que la de CO2, amenazando con detener el progreso y sofocar la calidad de vida. La mayoría de los viajeros de cercanías por ejemplo, están demasiado familiarizados con los atascos de tráfico o los retrasos del transporte público, como para sorprenderse. Son problemas que se agravan a diario.

Las-Vegas-Ericsson

“Unos nuevos y desafiantes objetivos para 2025 (año que la UE sitúa su objetivo de reducción de emisiones) combinados con un completo paquete para tratar la infraestructura de repostaje y otros problemas, fomentarán la transición hacia los sistemas de transmisión con cero emisiones en los vehículos de pasajeros”, recordaba el diario británico The Guardian (20/7/2015). “Dichos objetivos resultan fundamentales para estimular nuevas innovaciones que desarrollen y mejoren los vehículos eléctricos, los de hidrógeno y los híbridos eléctricos enchufables”.

“Estamos yendo hacia una Sociedad en Red en la que las redes inteligentes y el Big Data, resultan fundamentales para el funcionamiento básico de las ciudades en un mundo cada vez más definido por nuevas infraestructuras e interacciones digitales. De hecho estamos viendo un crecimiento exponencial en el Internet de las Cosas o comunicación máquina a máquina (M2M). Literalmente, cualquier cosa que pueda ser conectada será conectada dentro de lo que desde Ericsson denominamos Sociedad en Red” comenta Federico Olavarri, Director Industry & Society, de Ericsson Iberia.

Es evidente que las ciudades serán el principal escenario en el que las TIC pueden aportar soluciones para que personas, empresas y sociedades desarrollen todo su potencial y contribuyan a crear un futuro más sostenible. Un futuro que pasa por una conectividad que acelere la creatividad, la innovación y, en definitiva, el desarrollo socioeconómico con el ciudadano como centro de todo el ecosistema.

El mundo empresarial está multiplicando sus esfuerzos para conseguir ofrecer al mercado innovadoras soluciones adaptadas  a las imperiosas nuevas demandas y exigencias. Sobre todo en el campo automotriz, cuyas industrias se están globalizando y en el que la conexión a vehículos exige un nuevo modelo empresarial y rentable, que apalanque el potencial del ecosistema automotriz con otras industrias relacionadas. 

Actualmente, Ericsson ha desplegado el 40% de la infraestructura móvil en las 100 ciudades más grades del mundo. Una infraestructura y unas redes que son capaces de soportar el crecimiento exponencial en el uso de teléfonos inteligentes y aplicaciones, principalmente en el entorno urbano. 


“Nuestra presencia en estas grandes urbes nos permite ver que el modelo de negocio evoluciona. Ya no depende al 100% de la inversión por parte de la administración local, sino de la colaboración entre los sectores público y privado, de la entrada de nuevos actores. En Ericsson estamos apostando por utilizar las estructuras existentes que garantizan el acceso a las administraciones, favoreciendo al mismo tiempo la creación de nuevos ecosistemas que incluyan compañías de distintos sectores y administraciones locales, con el fin de llevar los beneficios de la tecnología a los ciudadanos” puntualiza Olavarri.


En otras palabras, lograr implementar sistemas de transporte inteligentes (ITS) para mejorar la eficiencia, seguridad y características medioambientales del mundo del transporte en todo el mundo. Ericsson prevé sistemas de transporte realmente inteligentes y complejos (ICT) que requerirán información para la existencia de infraestructura de transportes para flotas de vehículos y para los mismos viajeros. Las comunicaciones  móviles jugarán un rol crítico en línea con comunicación tecnológica en la creación de utilizaciones y operaciones

“Vivimos en una Sociedad Conectada en continua evolución. Miles de millones de personas y dispositivos están conectados entre sí en un mundo cada vez más móvil, con acceso a todo basado en la nube. Con esta filosofía, en Ericsson colaboramos en diferentes proyectos que sitúan a las ciudades en el centro de nuestra visión de la Sociedad Conectada a escala mundial y por ello hemos emprendido una serie de importantes acuerdos de colaboración para la innovación” opina Luis Molero. Responsable de Desarrollo de Negocio Industry & Society, Ericsson España


Recuerda que una de las principales aportaciones de su compañía en soluciones de transporte inteligente es el proyecto Ericsson Connected Vehicle Cloud – o Vehículo Conectado de Ericsson –, que surge de la confluencia de movilidad, banda ancha y la nube. Una de sus vertientes se enfoca en la seguridad de los automovilistas y los ciudadanos a través de sensores conectados que envían información en tiempo real a través de las redes móviles, permitiendo evitar accidentes, avisar y salvar posibles percances con ciclistas o peatones, o bien informar a los servicios de emergencia cuando sea necesario, ampliando esta dinámica interactiva a conductores y pasajeros en la carretera.


Esto es posible ya que se aprovecha las posibilidades actuales de la red de telecomunicaciones ofreciendo una calidad de experiencia increíblemente mejorada, generando nuevas oportunidades de negocio para el ecosistema de la automoción y nuevas fuentes de ingresos M2M para los operadores. Es la plataforma más completa en la industria de automoción mundial: conecta a los vehículos y sus ocupantes con fabricantes, concesionarios, autoridades de tráfico, operadores de red, talleres, centros de asistencia, desarrolladores de aplicaciones, proveedores de contenidos, agencias de medios, etc. Soluciones claras. Como dicen en Ericsson utilizando un símil relacionado con el sector de la automoción, “no se trata de salir del atasco, sino de evitar meternos en él”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.