Primer objetivo de un CEO, reforzar el compromiso de los empleados con la empresa

Reforzar el compromiso de los empleados con la empresa

La crisis del coronavirus con sus obligados planteamientos de cambio y renovación, ámbito en el que la agilidad, pero sobre todo la velocidad es la norma ineludible, ha impactado de tal forma en el sector terciario que los departamentos de RR.HH. se están viendo obligados a estudiar cuidadosamente sus políticas de gestión. Saben que quienes no evolucionen a ese ritmo es probable que más pronto que tarde pasen al olvido. El camino está trazado y ya no hay vuelta atrás.

Por el momento el mejor ejemplo es la intensificación de las funciones de teletrabajo (con sus diversas variantes) y la aplicación de las herramientas necesarias para llevarlo a cabo, elementos que han puesto a prueba los niveles de digitalización y capacidades de comunicación de gran parte de las compañías. En este ámbito las empresas buscan una alineación no sólo de estrategia corporativa, sino también de su cultura empresarial.

Los departamentos de RRHH de las compañías se han fijado como primer objetivo reforzar el compromiso de los empleados con su empresaEn Francia por ejemplo, un reciente informe de Markess, empresa de estudios de mercado de aquel país (investigación realizada entre  un centenar de responsables de grandes y medianas empresas), señala que el 77% de los departamentos de RRHH de las compañías se han fijado como primer objetivo reforzar el compromiso de los empleados con su empresa. Es decir, primer paso: trabajar y potenciar lo que se tiene. Conocer sus reales posibilidades, ya que la digitalización y la comunicación es básica, sobre todo en lo que respecta a retención de talento. Esta actitud ha permitido constatar que el 56% quiere fortalecer el rendimiento general de la compañía y el 42% espera mejorar su atractivo. Las cifras indican también, la existencia de  un vínculo muy importante entre el compromiso de los empleados con el rendimiento general de la empresa.

Resulta esencial entonces proporcionar a los empleados una serie de herramientas digitales que garanticen la continuidad de sus funciones a distancia. Sin embargo, es igualmente esencial continuar con la «experiencia» que se tiene en la empresa. Esto es factible por medio de la digitalización de los RRHH con las herramientas adecuadas.

Así entonces, la experiencia del empleado se crea a partir de todas las interacciones entre él y su organización, desde el momento mismo de su incorporación hasta la salida del mismo. La ambición de los departamentos de personal es que todos los procesos maximicen los sentimientos positivos del empleado hacia la compañía. Esta experiencia debe aspirar también a alcanzar el justo equilibrio entre las misiones del colaborador, el entorno de trabajo y la cultura corporativa.

Enrique Escobar, Managing Director Iberia & Latam de Talentia Software
Enrique Escobar, Managing Director Iberia & Latam de Talentia Software

Para Enrique Escobar, Managing Director Iberia & Latam de Talentia Software, “en estos momentos con un contexto de inestabilidad, la experiencia del empleado no debe pasar a un segundo plano, ni tampoco debe verse afectada por la introducción de herramientas digitales. Más bien lo contrario: debemos apoyarnos en la digitalización para mejorar esta experiencia”.

Conviene recordar que en los últimos años las empresas se han centrado mucho en la experiencia del cliente, actitud muy positiva, pero que en ocasiones ha ido en detrimento de la experiencia del empleado. Una experiencia que es simplemente el resultado de la simetría de intenciones entre lo hecho para el cliente final y lo que se debe hacer para el empleado, desplazando toda la energía que optimiza la experiencia del usuario/cliente hacia el empleado. No hay que olvidar que hoy en día, la experiencia del cliente y el empleado repercute directamente en el rendimiento de la empresa. Es por ello, que no debe dejarse en un segundo plano, y la “next normal” (próxima normalidad) nos brinda una importante oportunidad para ‘repensar’ esta experiencia y ampliarla hacia el entorno digital.

Ahora, hay que tener en cuenta que, con la llegada del COVID-19 y el ‘next normal’ , el talento de las organizaciones se pone en riesgo. Primero, resulta esencial garantizar la salud de la plantilla y asegurarse de que todas las funciones cruciales para el normal funcionamiento de la empresa están cubiertas. Por ello se deben gestionar los equipos a distancia, asegurar un mayor rendimiento y mejorar el acercamiento. Estas son prioridades para los managers de cualquier departamento de la organización, y por supuesto, también lo son para RRHH.

En este marco la experiencia de los empleados es crítica para la organización, ya que constituye un factor clave en el rendimiento. Se trata de un desafío absoluto, especialmente en tiempos de crisis de la COVID-19, donde mantener una fuerte relación con los empleados es más vital que nunca para las empresas.

Las empresas deben tomar decisiones para asegurarse siempre de contar con el mejor talento y favorecer el rendimiento del mismo. El ‘smart working’ o trabajo inteligente, es la tónica general y exige la instauración de procesos sencillos y digitales que nos permitan continuar proporcionando una experiencia óptima del empleado. La mejora de la vida diaria del empleado en la empresa, facilitando los intercambios y manteniendo una comunicación continua mediante un canal único y directo ayudan a este objetivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.